RSC

¿Qué hacemos cuando no está el jefe delante? Lo cuenta Rafael Juan de Dulcesol

En los próximos meses, la empresa inaugurará las nuevas instalaciones de su Centro de Innovación Nutricional y Salud

Rafael Juan.

“Por mucho que las empresas nos empeñemos en anotar, imprimir, incluso decorar las paredes de nuestros despachos y oficinas con la misión, visión y valores de nuestra organización… tengo que reconocer que es algo absolutamente estéril. Lo verdaderamente importante y que trasciende, es la cultura de la organización, qué es lo que hacemos cuando el jefe no está delante. Y eso responde a nuestro ADN como empresa, algo que hay que trabajar todos los días”, advierte Rafael Juan, CEO de Dulcesol.

Juan ha destacado que los valores no se improvisan, “se trabajan” y advierte a las empresas que buscan sobrevivir y trascender en el tiempo que “solo es posible si cuidan el entorno en el que operan y a las personas que trabajan en ellas”. El empresario ha participado esta semana en el desayuno de trabajo ‘Responsabilidad Social en la empresa familiar: una nueva ventaja competitiva’ organizado por el Ivefa, en colaboración con Ética Sostenibilidad, en el marco de Expoforum 2019 del Ateneo Mercantil,

Esta forma de entender la gestión basada en la RSC debe integrarse en las estrategias de las organizaciones para impactar de manera positiva en cada uno de sus grupos de interés (propiedad, dirección, plantilla, clientes, proveedores, generadores de opinión, sociedad,…). “Entendemos que es nuestro deber rendir cuentas de lo económico y de lo social que afecta o puede afectar a nuestros empleados, clientes, a nuestras comunidades y, en definitiva, a toda la sociedad”, ha asegurado Juan.

 

El equipo en el centro de las decisiones

En cuanto al talento, Dulcesol, según Juan, lo tiene claro: “en la organización todas las personas son importantes y por ello debemos comprometerlas en nuestros desarrollos”. Así ha hecho extensiva su forma de entender la innovación con un modelo de organización basado en equipos autogestionados: “cualquier persona de la compañía puede aportar sus ideas”. “Ideas que van a redundar no solo en mejoras de productos o procesos, sino en todas las áreas de la compañía, incluida la distribución”, ha recalcado.

Entre los beneficios apuntados por Juan: capacidad para atraer y retener el talento; lealtad del cliente y consumidor; mejora de la reputación e imagen de la empresa; sostenibilidad del negocio a largo plazo; refuerzo de la cultura corporativa; mejora del clima laboral y de la productividad; fomento de la innovación con nuevos procesos, productos…; reducción de costes y de desperdicios; eficiencia energética; prevención de riesgos de “malas praxis”…

“En definitiva una apuesta por la mejora continua”, ha resumido Juan, que ha llevado a Dulcesol a desarrollar numerosos proyectos de I+D+i, apostando por ingredientes y productos más saludables, además de mejorar las categorías en las que ha entrado con fuerza, “como la de alimentación infantil, con certificaciones de agricultura y ganadería ecológica”.


En los próximos meses, Dulcesol inaugurará las nuevas instalaciones de su Centro de Innovación Nutricional y Salud, impulsado a finales de 2018

De momento, solo el pasado año la compañía invirtió más de 49 millones de euros, que incluyeron también el impulso de su nuevo Centro de Innovación Nutricional y Salud orientado a tres líneas de actividad, algunas de ellas ya en marcha:

  • I+D Salud, enfocada a potenciar la alimentación funcional y su enriquecimiento con componentes bioactivos, entre otros.
  • Mejora Nutricional de los productos, concentrada en la reducción de azúcar, sal y grasas saturadas, así como en nuevas gamas de productos saludables.
  • Y fomento de hábitos saludables, centrada en el fomento de la actividad física, de hábitos alimenticios saludables e incluirá el Programa de Bienestar del Empleado.

El Centro, que se integrará en un nuevo edificio que se está construyendo en la planta de Villalonga, según ha confirmado Rafael Juan, “acogerá un taller de ingeniería para el desarrollo de procesos y un laboratorio para el desarrollo de producto, donde vamos a poder avanzar de manera transversal en todas las áreas de la empresa”.

Previsiblemente su inauguración oficial se producirá después del verano, un hito más, encaminado a “promover a todos los niveles de la organización la contribución activa y voluntaria a la mejora del entorno laboral, reducir el impacto medioambiental y devolver a la sociedad una parte de lo que esta nos aporta”, resumió Rafael Juan.

En 2018, Dulcesol como líder del sector en España, facturó 335 millones de euros, un 3% más que en 2017. La compañía fabricó 150.400 toneladas de productos y su plantilla alcanzó los 2.421 empleados.

Noticias relacionadas

2 Comentarios

  1. Beatriz Piñeiro
    Abr 02, 2019 @ 10:10:43

    cuando un profesional tiene pertenencia en una organización o empresa, se siente parte de ella, da lo mejor de sí mismo, su creatividad y productividad se multiplica y genera un valor exponencial, y eso es lo que marca la diferencia.

    Reply

  2. María Dora Marichal Toubes
    Jul 30, 2019 @ 11:40:09

    El capital humano de una empresa es quien realmente mantiene en el tiempo el reconocimiento de una marca, muchos empresarios no entienden que las inversiones realizadas dentro de ese entorno son remuneradas de forma transparente, que dichos beneficio se retornan a mediano plazo y que es una promoción no solo de la empresa, sino a su vez del entorno social de cada una de las personas involucradas. Las empresas y sus productos son la fuente los empleados sus recursos un empleado satisfecho, no solo es aquel que percibe una paga acorde a su trabajo, es aquel que se mantiene con la mejor actitud, su responsabilidad, ante la empresa y eso solo se logra con el compromiso entre las partes, el reconocimiento propio del esfuerzo físico y mental que pueda suministrar por el empleado influye en el crecimiento y reconocimiento de la empresa. No es igual, un empleado moralmente activo, que un empleado cuyo objetivo es cumplir un horario o una línea de producción con el fin de mantener el sustento. Una empresa debe cuidar no sólo su infraestructura, su calidad y su reputación; , debe prestar atención a su capital humano y ellos serán quienes con una buena supervisión, coordinación y dirección harán posible que la empresa marche por si sola.

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter