La información económica de los líderes

Todas las áreas de conocimiento de la UA aparecen reflejadas

La Universidad de Alicante aprueba con nota en los ranking internacionales

La UA se posiciona entre las mejores del mundo según “The” y “Everis” la reconoce como la mejor de España para titulaciones relacionadas con la Salud

Todas las áreas de conocimiento de la Universidad de Alicante (UA) aparecen reflejadas en el ranking internacional Times Higher Education (THE) World University, que analiza 1.500 instituciones de educación superior de todo el mundo a partir de trece indicadores que pretenden representar la totalidad de las actividades universitarias.

El campo de Ciencias de la Computación de la UA ha entrado por primera vez en este ranking y ocupa la posición 501-600. De esta forma, la Universidad de Alicante se sitúa globalmente en el ámbito nacional entre las 20 primeras universidades españolas en el decimoséptimo puesto.

El área de Ciencias de la Educación también obtiene un lugar destacado en este medidor, ya que está en la posición mundial 301-400 y en la décima de entre las universidades españolas.

Además, los estudios de Ingeniería y Tecnología han mejorado su posición respecto al ranking anterior y se sitúan en la horquilla 301-400. Esta posición coloca a la UA en la quinta posición entre los mejores centros de educación superior que imparten estas disciplinas.

La UA aparece también en el ranking THE en las disciplinas de Arte y Humanidades (401-500), Economía y Empresa (501-600), Ciencias de la Vida (501-600), Ciencias Físicas (501-600), Ciencias Sociales (601-700) y Ciencias de la Salud (601-700).

Es importante remarcar que todos los campos del conocimiento que se imparten en la UA aparecen recogidos en este prestigioso ranking. Y más aún si además tenemos en cuenta que en el mundo hay algo más de 26.000 universidades“, ha indicado el vicerrector de Calidad e Innovación Educativa de la Universidad de Alicante, Francisco Torres.

Esta clasificación se orienta a ámbitos como la investigación, la docencia, la transferencia del conocimiento y la internacionalización. Dos de los indicadores con más peso se basan en la reputación docente e investigadora, cuya información se recaba por medio de encuestas realizadas a una muestra significatica de expertos académicos.

Asimismo, la UA se encuentra en la posición 201-250 en THE Young University Rankings 2018, que aplica la misma metodología que el anterior pero recalibrando los indicadores para reflejar el perfil de las universidades que tienen una antigüedad inferior a 50 años. En este ranking solo aparecen dos universidades de la Comunitat Valenciana: la Politècnica de València y la propia UA.

En cuanto a su posición entre las instituciones académicas europeas, el THE Europe Teaching Ranking 2018 la sitúa en la posición 151-200.

En su metodología utiliza un total de trece indicadores de rendimiento, siete de los cuales proceden  de los resultados de la encuesta europea de estudiantes y representan el 50 % de la puntuación final.

El sondeo examina una serie de cuestiones clave como son la participación de los estudiantes en sus estudios, la interacción con el profesorado, las oportunidades para desarrollar habilidades y sus puntos de vista sobre la calidad de los servicios en su institución.

Fundación Everis

Por otro lado, la Universidad de Alicante es, por segundo año consecutivo, el mejor centro universitario español para estudiar titulaciones relacionadas con la Salud y el Bienestar, según el ranking de la Fundación Everis, que recoge la evaluación de las empresas sobre los recién titulados que han sido contratados por ellas sin tener experiencia previa.

El estudio indica que, según la valoración de los empleadores, los centros universitarios mejor valorados por los estudios relacionadas con la Salud y el Bienestar son la Universidad de Alicante, la Universidad Autónoma de Barcelona y la Universidad de Castilla-La Mancha.

De este modo, la UA mantiene su liderazgo respecto al año pasado y se sitúa como la mejor entre las universidades que imparten titulaciones relacionadas con la salud.

De la facultad alicantina dependen los grados de Enfermería y el de Nutrición Humana y Dietética, además de seis másteres oficiales y un programa de doctorado con un total de treinta y seis líneas de investigación.

Este estudio basa su valoración en ocho competencias de los recién egresados universitarios: la capacidad de trabajo en equipo; las habilidades interpersonales y comunicación; los conocimientos técnicos de la profesión; la honestidad y compromiso ético; la capacidad de aprendizaje; el análisis y resolución de conflictos; la orientación a resultados; y la habilidad para trabajar en entornos multiculturales y multidisciplinares

El eje principal del cuestionario es la valoración por parte de los responsables de contratación de las competencias de los recién titulados contratados por la empresa en los últimos cinco años, así como la adaptación de las mismas a las necesidades de las empresas.

Líder en Ciencias Sociales

El Grado de Trabajo Social de la Universidad de Alicante se sitúa como el mejor de entre todas las universidades españolas en el ranking de estudios superiores que cada año publica El Mundo. Esta valoración no es nueva, sino que la ostenta por décimosexto año consecutivo, y pone de manifiesto el grado de excelencia de los estudios correspondientes a la rama de Ciencias Sociales y Jurídicas que se imparten en la Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales de la Universidad de Alicante.

Junto a Trabajo Social, otros cuatro grados de la UA destacan en el ranking entre los cinco primeros: Enfermería, Estudios Ingleses, Óptica y Optometría. Todos ellos aparecen en la quinta posición de sus respectivos rankings particulares.

Esta clasificación también sitúa a la UA en la posición número veinte en el conjunto de todas las universidades españolas, tanto de ámbito público como privado. Asimismo, si únicamente se tiene en cuenta el carácter público de los centros educativos, la de Alicante se sitúa entre las dieciseis primeras universidades en el panorama nacional.

“La calidad no es un fin, sino un camino”

Francisco Torres, vicerrector de Calidad e Innovación Educativa de la UA valora la evolución de la universidad en esos marcos de referencia:

– Hay diferentes maneras de evaluar la calidad y una de ellas es el posicionamiento en los principales ranking. Sin embargo, no todo es fácilmente evaluable. La educación superior es mucho más compleja que el volumen de tesis defendidas, el de artículos científicos publicados o la tasa de éxito de su alumnado. La calidad de una universidad, más aún cuando es pública, debe medirse en función del cumplimiento de los objetivos previstos, del impacto social que generan sus titulaciones y su investigación y de la repercusión en la sociedad, aspectos no siempre fáciles de medir cuando no intangibles. La universidad pública debe también transferir conocimiento o adquirir un compromiso social y ético, que son aspectos desatendidos o apenas presentes en los ranking. Pero además mezclan institutos tecnológicos, universidades politécnicas y generalistas, centros privados y públicos, religiosos, o que no lo son, y, al final, se acaban comparando sistemas de gestión completamente diferentes, con objetivos distintos, y con recursos humanos y financieros de procedencia muy variada.

– Hay que tomar, entonces, los datos con cautela.

– Con una cierta cautela, sí. Solo por hacer una comparación, la Universidad de Harvard, número uno del mundo en casi todos los ranking, tenía en 2016 un presupuesto de 34.549 millones de dólares. Ese mismo año, el presupuesto de la Universidad de Alicante fue de 186,2 millones de euros. Por eso, nuestra política es incentivar la calidad en sentido amplio. Ejemplo de ello es haber renovado hasta hoy las acreditaciones de todos nuestros grados, doctorados y másteres. Además, hemos conseguido que siete titulaciones de la Escuela Politécnica Superior tengan sellos de calidad internacionales (EUR-ACE y Euro-INF, dentro del programa Acredita+ de Aneca), y que titulaciones como ADE, Enfermería, Estudios Ingleses, Ingeniería Química, Óptica y Optometría, Química, Trabajo Social o Turismo sean hoy referentes en España para cualquier persona interesada en cursarlas. Desde el vicerrectorado de Calidad pensamos que trabajando en esa línea los resultados en los ranking vendrán, pero no son los que marcan nuestra agenda. Y, de momento, los hechos parecen demostrarlo porque, pese a todo, con las duras restricciones de los últimos años, la UA se enorgullece de ocupar puestos en los ranking muy por encima de su presupuesto.

– ¿Cuáles son las políticas universitarias para lograr mejorar la calidad de la enseñanza?

– Nosotros creemos que la calidad no es un fin, sino un camino. El objetivo no es ser perfecto en algo, porque dicha perfección está siempre en función del contexto y por tanto es variable. Lo que era perfecto hace unos años, ya no lo es hoy. Lo que debemos buscar es la mejora continua y desde ahí seguir avanzando. La búsqueda de la calidad, por tanto, no es un recorrido lineal sino más bien en espiral: se repite todos los años el mismo proceso, pero cada vez desde una perspectiva diferente. En el caso de la UA es importante remarcar que la calidad es un compromiso global de todas las áreas de la universidad y no solo responsabilidad nuestra.

– ¿Su vicerrectorado actúa en este sentido como una especie de hilo conductor?

– Nos encargamos de coordinar la mejora continua de todos los aspectos de la UA. Y para ello contamos con diversas herramientas como la elaboración de encuestas de satisfacción de muy diferente índole: docencia, PDI, titulaciones, del alumnado egresado con el título cursado, de inserción laboral o sobre la enseñanza en idiomas distintos al castellano. También hemos desarrollado un sistema de evaluación de la calidad de la docencia denominado Docentia-UA y trabajamos en la obtención de sellos de calidad internacional, entre otras acciones. El Portal de Transparencia se mantiene y gestiona igualmente desde aquí. Es un vicerrectorado de mucho trabajo interno.

– El segundo eje sobre el que giran las competencias de su vicerrectorado es la innovación educativa. De alguna forma, también forma parte del concepto de calidad.

– Sí. Forma parte de esa mejora continua de la que hablábamos. Bajo ese epígrafe se integra, por ejemplo, el programa Redes de investigación en docencia universitaria. Está compuesto por cerca de 300 redes integradas por profesorado universitario y de otros niveles educativos. Desde esta plataforma se analizan casos concretos y se ponen en práctica experiencias innovadoras que se desarrollan en el aula. La responsabilidad sobre los programas de formación del profesorado y sobre el fomento de la enseñanza semipresencial también recaen en nuestro vicerrectorado

Suscríbete a nuestra newsletter