La información económica de los líderes

Entrevista

Álex Cervantes vuelve a los Goya con “Memorias de un hombre en pijama”

En 2018, ha trabajado en Black is Beltza y Luis Buñuel en el Laberinto de las Tortugas, Premio Especial del Jurado en el Animation is Film de Los Ángeles

Archivado en: 

El próximo día 4 de enero se estrena la película Memorias de un hombre pijama, basada en los cómics de Paco Roca y protagonizada por Raúl Arévalo. Todo eso tiene muy buena pinta, pero lo mejor es que, antes de llegar a las pantallas, ya ha sido nominada a Mejor Película de Animación en los próximos Premios Goya. Y es lo mejor porque la parte de animación la ha desarrollado Hampa Studio, la productora valenciana que dirige Álex Cervantes (València, 1975). No será la primera vez que Álex pise la alfombra roja -ya sé que es verde, pero me refiero al concepto-, porque en 2010 fue nominado por su cortometraje Margarita, la rampa de lanzamiento que convirtió a Hampa Studio en una productora de referencia.

-“Memorias” es una película que mezcla imagen real con animación, la que corresponde a Hampa. ¿Te sientes directamente nominado?

-Sí, porque además casi la “parimos” aquí. Acudieron a nosotros los promotores de la peli, Jordi Mendieta y Ángel de la Cruz, junto con Carlos Fernández de Vigo, el director, sin tener prácticamente nada, sólo un guión provisional. Nos pidieron hacer el storyboard inicialmente como un servicio. A nosotros nos gustó mucho el proyecto y hablamos con ellos para coporducirla. Nos convertimos en una parte muy importante porque nadie más implicado en el proyecto había hecho animación 2D, los dibujos animados de toda la vida. Entonces, nosotros montamos un poco el “sistema”, cómo tenía que funcionar, qué cosas debíamos tener en cuenta…De hecho, salgo como director técnico de la película.

-Si el cine ya es un gran trabajo de equipo, no me quiero imaginar cómo será una película de estas características. Un super-equipo…

-Tuvimos que poner muy en común todo, en cuanto al story, en cuanto al guión, a los layouts, que es la fase anterior a la animación…Son muchos procesos que teníamos que poner de acuerdo entre todos los coproductores. De hecho, pasé la vida durante un año o un año y pico maleta para arriba y para abajo entre València y Barcelona. Teníamos que estar en plena comunicación para organizarnos bien y que uno no hiciera el trabajo de otro.

-Una paliza que ahora sabrá a gloria.

-Sí. Además han pasado entre tanto muchas cosas, sobre todo retrasos en la producción porque el guión se fue cambiando. Había muchas opiniones, reescrituras…Entonces claro, además de todo eso, había que terminarla dentro del tiempo establecido, y tras tanto sufrir, que nos nominen al Goya, sienta muy bien.

-Están nominadas también dos películas infantiles, que son “Azahar” y “Bikes”, y la hispano-polaca “Un día más con vida”, basada en la novela autobiográfica de Kapuściński sobre sus vivencias durante la guerra de Angola…¿Os lo vais a jugar con ella mano a mano? 

Un día más con vida es una película dramática y, por cierto, estuvimos a punto de meternos en ella hará unos ocho años, por eso la conozco bastante bien. Viendo cómo funciona la Academia, y el cine en general, hay que tener en cuenta que lo nuestro es una comedia romántica. Es muy complicado luchar contra una película muy dramática, casi documental.

-Siempre se ha dicho que a la hora de repartir premios  la comedia se valora menos que el drama.

-Creemos que es un espacio más propicio para Un día más con vida, pero nuestra fuerza es que, en el marco de los Goya, se valora que todo el talento que ha trabajado en la película sea español, y sobre todo, que sea una película basada en un cómic de Paco Roca que ha tenido mucho éxito.

Memorias

Black is Beltza. | Hampa Studio

-Este año para Hampa Studio, ha sido tremendo, porque no hablamos sólo de “Memorias”, sino también de “Black Is Beltza”. ¿Cómo ha sido trabajar con Fermín Muguruza en un proyecto tan revolucionario?

-Hay gente que brilla con luz propia. Yo nunca había conocido a un tipo como Muguruza. Tendrá cincuenta y muchos tacos, y una energía que no se acaba. Daba igual que estuviésemos al final de producción, que hubiera que regrabar unas voces, que se fuera Alemania y tuviera que volver enseguida…Siempre estaba a tope de energía. Fue un trabajo superduro, porque la hicimos íntegramente en Hampa Studio, y encima en un tiempo récord de nueve meses, cuando una peli normalmente tarda tres o cuatro años en hacerse. Fermín venía a València, se sentaba con nosotros, y cuando se iba nos dejaba como un chute de energía brutal.

También había que saber canalizar esa energía, porque era muy cañero. Cuando empezamos a animar, tras el primer plano que le enviamos, me llamó eufórico, en plan “¡Vamos a salirnos! Power!!”. Al día siguiente llegaba un plano que a lo mejor era más rutinario, y me decía que le entraba bajón…Le tuve que explicar eran 1.100 planos ¡Imagina pasarnos toda la peli así! (Ríe).

La película ha funcionado muy bien, y en muchas partes del mundo, teniendo en cuenta que fue pensada para un circuito alternativo. Tiene un look que junta el cómic, el documental, la animación clásica, con una trama que llama mucho la atención al público.

Avánzame algo sobre “Luis Buñuel y el Laberinto de las Tortugas”, que ya se ha llevado el Premio Especial del Jurado en el Animation is Film de Los Ángeles.

-Es una peli superpotente. Es una película seria sobre la vida de Buñuel, dirigida por Salvador Simó, y confiamos en que pegue fuerte el año que viene en los cines.

Suscríbete a nuestra newsletter