La información económica de los líderes

El cierre de la planta de Ford en Burdeos podría ser solo el primer adiós a Europa

La reestructuración de gran calado en Europa anunciada por el presidente de la firma empieza a hacerse efectiva y pone en jaque a la planta de Almussafes

Archivado en: 

Ford ha comunicado que cerrará su planta de Blanquefort en Burdeos (Francia) a finales de agosto de 2019, una fábrica activa desde 1972 y que no ha encontrado comprador que se adapte a las exigencias de Steven Amstrong, presidente de la compañía en Europa, tras su búsqueda durante seis meses .

Esta noticia llega en un año turbulento para los trabajadores de la planta de Almussafes (Valencia), que afrontan un expediente de regulación de empleo temporal que se prolongará hasta el próximo 31 de enero de 2019 y que se hará realidad durante los primeros seis meses del año.


“El despido de la toda la plantilla francesa nos pone alerta sobre las dificultades que vamos a tener que afrontar los trabajadores de Ford en Almussafes”


El proveedor de cajas de cambios Punch Powerglide era un potencial comprador de la plata francesa, pero según un comunicado ofrecido por la empresa automovilística, el plan propuesto por el comprador presentaba riesgos notables que no estaban dispuestos admitir. Un total de 850 trabajadores se verán afectados por el cierre, ya que esta acción supondrá el despido de toda la plantilla según fuentes del proceso.

En cuanto a la repercusión que pudiera tener este cierre en la fábrica de Almussafes, Calos Faubel, secretario general de UGT Ford en el municipio valenciano, asegura que a priori no serán consecuencias directas. Sin embargo, la relación entre ambas fábricas había sido muy estrecha en los últimos años, para lo bueno y para lo malo, ya que en 2015 la falta de suministros procedentes de la planta francesa suspendió durante dos días la producción de modelos en la Comunitat. “Este lamentable final era algo que en el Comité de Empresa Europeo ya sabíamos, ahora serán los trabajadores franceses quienes deberán negociar las condiciones de cierre”, asegura.

El cierre de la fábrica de Ford en Burdeos es una muestra más de la apuesta de la compañía estadounidense por rentabilizar su negocio y podría ser un precedente para el avance del proceso en Valencia. “El despido de toda la plantilla francesa nos pone alerta sobre las dificultades que vamos a tener que afrontar los trabajadores de Ford en Almussafes y en Europa”, advierte Faubel. “Esta noticia también coincide con la reciente suspensión de un turno en una planta alemana que ha afectado a 1.600 trabajadores– prosigue el representante sindical-, y mucho me temo que habrá más noticias desagradables próximamente”.

Suscríbete a nuestra newsletter