La información económica de los líderes

Una de las mayores conocedoras de la obra de Amedeo Modigliani

Greta García, restauradora: “La autentificación de obras es un caos”

La experta asegura que "no podemos dedicarnos a hacer ricos o pobres a quienes tienen una obra, no es nuestra función"

 / 

Greta García, restauradora. | Foto: Efe (Kai Försterling)

La restauradora y presidenta del comité científico de la Fondazione Amedeo Modigliani Ricerca Scientifica, Greta García, alerta de que la autentificación de las obras de arte es un “caos” en el mercado no regulado y que detrás hay una presión por intereses económicos de particulares, casas de subasta y museos. García es técnico superior de conservación y restauración en la Subdirección valenciana de Conservación, Restauración e Investigación ICV+R, dependiente de la Generalitat, y desde hace unos meses es miembro de la fundación italiana creada para divulgar la figura y obra de Modigliani, un autor al que la restauradora lleva dedicados quince años de estudio.

“Modigliani es uno de los ‘cromos’, de los autores clave que todo coleccionista quiere tener en su colección”, explica en una entrevista que ha concedido a la agencia Efe, pero también de los “más falsificados”, y este fue precisamente el aspecto que más le atrajo del artista. La restauradora cursó un máster internacional de tasación y peritaje de obras de arte y cuando encaraba el trabajo final, una amiga le llevó a ver un lienzo de una conocida, una obra inglesa, para que le diera su opinión sobre si podría ser auténtica o falsa.

En ese momento, recuerda, comprendió “el complicado mundo del mercado del arte“, de las autentificaciones y quién las decide, disciplinas que no se estudian ni en Bellas Artes ni en Historia del Arte y un campo que, señala, “ha estado siempre controlado por los historiadores“.

Esta tesis fue la que le llevó al mundo de Modigliani, cuya tragedia personal, un artista en el sentido “más puro, un bohemio” que no se identificaba con ningún movimiento concreto de la época, lo convirtió en “único” y en uno de los más valorados por los coleccionistas y, con ello, por el mundo de las falsificaciones.


“La autentificación no tiene que ser solo el análisis sino también conocer la procedencia de la obra, muy bien al autor, su vida y sus obras, las etapas de ejecución”, añade, un trabajo “multidisciplinar”

La restauradora analizó las técnicas aplicadas en las obras auténticas, aplicó radiaciones ultravioleta e infrarrojas y radiografías, identificó los componentes de las pinturas y estableció un modelo con diecisiete puntos de concordancia. “La autentificación no tiene que ser solo el análisis sino también conocer la procedencia de la obra, muy bien al autor, su vida y sus obras, las etapas de ejecución“, añade, un trabajo “multidisciplinar” que va estableciendo pistas y componiendo el rompecabezas para determinar la autenticidad de la obra.

García señala que le llegan constantemente mensajes y correos electrónicos de personas que quieren su opinión sobre la autenticidad de las obras de Modigliani que poseen “para que les convierta en millonarios“, una aspecto, asegura, que no le “interesa” en absoluto. “No podemos dedicarnos a hacer ricos o pobres a quienes tienen una obra, no es nuestra función“, asevera la restauradora.

Las entidades que autorizan las autentificaciones son dispares; en el caso de Picasso es la propia familia, en el de Rembrandt el Proyecto Rembrandt y el de Van Gogh, el Museo homónimo, ya que cada institución trabaja en paralelo y en el mercado no regulado es un auténtico “caos”, advierte.

Detrás de la autentificación están también los intereses económicos de los particulares propietarios de obras, pero también de los museos que utilizan como reclamo a los artistas más valorados.

En el caso de Modigliani, señala, las casas de subastas solo aceptan las obras del catálogo razonado de Ambrogio Ceroni, de 1958 y actualizado en 1970, cuestionado por los expertos ya que incluye fotografías de obras que el tasador no vio personalmente.

A su juicio, los objetivos de la fundación Amadeo Modigliani Ricerca Scientifica tienen que ser analizar y estudiar todos los modiglianis con métodos científicos: “No tener un banco secreto, sino recoger toda la información para que cada institución o colección saque sus propias conclusiones”, explica.

La fundación tiene sobre todo una función divulgativa y, para ello, prepara una gran exposición sobre el artista italiano para 2020, coincidiendo con el centenario de su muerte, con las últimas tecnologías, un ambicioso proyecto que García proyecta llevar a la ciudad de València.

Suscríbete a nuestra newsletter