La información económica de los líderes

Más de 150 obras desde la Antigüedad hasta el siglo XXI

Habitar el Mediterráneo, la “fértil tierra madre de mitos y espejismos”

Cuenta con la colaboración de la Fundación Banco Sabadell

 / 
Archivado en: 

Piezas arqueológicas e imágenes actuales se unen en las salas de "Habitar el Mediterráneo". | E3

La exposición Habitar el Mediterráneo, presentada hoy en el  Institut Valencià d’Art Modern (IVAM), avanza en la conmemoración del 30º aniversario de la institución culminando una de las líneas centrales de su discurso actual: la cultura mediterránea. Más de 150 piezas que abarcan desde el año 2.500 a. C. hasta la contemporaneidad. Un “diálogo entre culturas, espacios y tiempos”, en palabras el director José Miguel G. Cortés, sobre esta “fértil tierra madre de mitos y espejismos”, como la definió Susan Sontag en el texto que recibe al visitante.

Tanto G. Cortés como el comisario de la exposición, el arquitecto Pedro Azara, han querido subrayar el ingente trabajo realizado por el equipo del museo para reunir una muestra semejante. Para lograr sumergirnos en la Historia de las ciudades que habitan y han sido habitadas durante milenios a orillas del Mare Nostrum, el IVAM ha logrado la colaboración de centros como el Museo de Louvre, el Museo Arqueológico Nacional, el Museo de Arte Romano de Mérida, el Centre Pompidou de París o la Fundación Le Corbusier, entre muchos otros, además de colecciones particulares. Mención aparte merece la implicación del Museo Arqueológico de Alicante (MARQ) y de la Fundación Banco Sabadell, colaborador principal de la exposición. La lista de artistas participantes, de todos los países bañados por aguas mediterráneas, es interminable.

Como ha destacado el director del IVAM, no resulta nada común encontrar piezas procedentes de la Antigüedad compartiendo espacio con obras que llegan hasta bien entrado el XXI en un museo de arte contemporáneo. “Para nosotros es fundamental saber de dónde venimos para saber quiénes somos”, afirmación que es una de las vigas maestras del proyecto museológico desarrollado en los últimos años.

La exposición se estructura como un recorrido arquitectónico de ida y vuelta. Desde el mosaico romano con escenas portuarias, del Siglo III d.C hasta la fotografía del sirio Yazan Khalili del pequeño campamento de Al-Amari, al este de Ramala (Palestina), un asentamiento que fue concebido como abrigo provisional de refugiados y ahí sigue desde 1949, el recorrido no pretende ser un examen de la arquitectura y el urbanismo mediterráneos sino, como ha indicado Azara, trata sobre “los modos de vida acogidos o rechazados por las estructuras arquitectónicas y urbanas” que se pierden en los albores de la civilización grecolatina.

Así, como ha declarado el comisario, “se demuestra que construimos sobre espacios en los que se ha construido y se ha vivido ya”. A pesar de las diferentes épocas y culturas, las ciudades mediterráneas han tenido en común el gusto por la vida exterior, reflejada en plazas, patios, terrazas, balcones, y esas misteriosas celosías que suponen un espacio intermedio entre lo público y lo privado, una mezcla metafórica de potentes luces y sombras.

El visitante de Habitar el Mediterráneo, al salir de la Galería 1 del IVAM, podrá tener la sensación de haber realizado un viaje espacio-temporal por todos los extremos del mar. Los trabajos expuestos presentan el crisol de culturas, los cruces de caminos, las fronteras, el espíritu comercial, los conflictos y las reconciliaciones ocurridos en “ciudades construidas siempre sobre rastros anteriores”, según Azara “un rasgo muy peculiar de la cultura mediterránea”.

Nosotros tenemos la suerte de vivir en el Mediterráneo cantado por Serrat, pero desde hoy el IVAM les ofrece acercarse al máximo a las aguas en las que se perdió Ulises, a las que dominaron las grandes dinastías faraónicas, las que sometió el Imperio Romano, y a las de hoy, en las que conviven de orilla a orilla grandes urbes turísticas -que “ofrecen ilusiones sin estar ligadas al pasado”, ha dicho Azara-  con zonas en permanente conflicto sangriento.

Hasta el 14 de abril de 2019, pueden explorar profundamente la historia del mar en el IVAM.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter