La información económica de los líderes

Armando Belmar, socio director de la oficina de València; José Luis Belmar, socio de Auditoría; Luis Piacenza, socio de Consultoría de Crowe

“La ventaja de Crowe es que ofrece una cara local para un asesoramiento global”

 / 
Archivado en: 

Crowe  es una organización global de firmas de servicios profesionales, que ofrece una amplia experiencia internacional en auditoría, consultoría y asesoramiento legal y tributario. Desde València, un equipo de profesionales acompaña a las empresas en su internacionalización, así como en el delicado relevo generacional, entre otras prestaciones. Atenta a las nuevas necesidades, en Crowe también están preparados para las exigencias de un mercado digital y sostenible.

¿Cuándo aterrizó Crowe en València?

José Luis Belmar: En 1972 este despacho valenciano empezó ofreciendo servicios de consultoría económica y financiera. Poco a poco se sumó el área fiscal y auditoría que cobró protagonismo con la entrada en vigor de la Ley de Auditoría de 1988. Crowe, por otro lado, se fundó en Estados Unidos hace más de 100 años. En 2016 decidimos unirnos a la firma americana y ampliar nuestros servicios en un mundo global.

– ¿Cuántos profesionales forman el equipo de Crowe?

J.L.B: La plantilla está integrada por 36.540 profesionales de todo el mundo y 805 oficinas en 130 países. Crowe Spain es la octava firma más grande en el territorio nacional, con más de 350 profesionales. Actualmente estamos en València, Madrid, Barcelona, Sevilla, Coruña, San Sebastián, Vigo y Lleida, y estamos en negociaciones para abrir oficinas en Murcia. Nuestros equipos conocen la realidad del mercado global y operan desde diferentes áreas según su especialización: auditoría, consultoría, asesoramiento legal y tributario. El despacho de València, en concreto, cuenta con 20 profesionales y aproximadamente la mitad son especialistas en auditoría y la otra mitad en consultoría.

– ¿Y a cuánto asciende la facturación?

Luis Piacenza: Crowe cerró 2017 con una facturación total de 3.280 millones de euros y registró un crecimiento del 3,2 %. Con este resultado se situó como la octava firma en el ranking mundial de firmas de servicios profesionales de auditoría y consultoría, según el International Accounting Bulletin (IAB). El sector crece aproximadamente un 3 %, por lo que tendemos a crecer un poco más que el promedio. Nuestros dos motores de cambio son, por un lado, las adquisiciones e incorporaciones de nuevas firmas y, por otro, el crecimiento orgánico.

J.L.B: En 2017, la facturación en toda España alcanzó los 30,4 millones de euros, un resultado que viene evolucionando positivamente desde 2013 con un incremento medio de dos millones al año. Por su parte, la cifra de negocio en la Comunitat ronda los 1,5 millones de euros anuales, donde el 50 % del total corresponde a los servicios de auditoría, un 30 % a los legales y tributarios y el 20 % restante a los de consultoría.

– ¿A cuántas empresas asesoran en la Comunitat Valenciana?

J.L.B.: Asesoramos aproximadamente a 250 empresas. Por sectores, con el cerámico tenemos una relación muy estrecha y asesoramos a sus empresas, sobre todo de la provincia de Castellón. En València trabajamos para el sectores salud, inmobiliario , distribución y concesionarios. Alicante, sin embargo, es una provincia en la que estamos empezando a reforzar nuestra presencia. Tenemos experiencia en el sector textil pero, como consecuencia de la crisis, este está en vías de reconversión y estamos trabajando por extender nuestros servicios.

– ¿Cuáles son los valores estratégicos y competitivos de vuestra organización?

Armando Belmar: Hemos sido un despacho más centrado en la auditoría, mientras que la consultoría ha ido tomando fuerza durante los últimos años. Lo que buscábamos integrándonos en Crowe era aportarle al cliente unos servicios que fueran más allá de las típicas prestaciones que ofrece un despacho local, como pueden ser las valoraciones, due diligences y planes de negocio, que seguimos realizando. Con esto me refiero a un asesoramiento global ante las inquietudes de internacionalización de las empresas valencianas. Muchas de ellas ya han salido fuera y extender el servicio, tanto en Valencia como fuera de ella, es algo que han agradecido mucho.

Antes de nuestra incorporación a Crowe ofrecíamos unos servicios más técnicos, lo que correspondía a un despacho local. Y ahora, en cambio, podemos ofrecer lo que nos demandan los clientes, igual que una Big 4, y con un servicio de tú a tú, sin darle al contador cuando suena el teléfono. Con el apoyo de Barcelona y Madrid hemos ampliado nuestra gama de servicios y desde València asesoramos sobre servicios de sostenibilidad, blanqueo de capitales, fusiones y adquisiciones y compliance.

L.P.: Lo bueno que tiene Crowe en España es que tiene una cara local para un servicio global. Además, como firma, se ha producido un proceso simbiótico porque la oficina de València le ha aportado a Crowe su experiencia en el área de salud, un aprendizaje que le suma valor en un entorno global y nos ha abierto puertas muy interesantes en toda España.

– En el salto internacional de las empresas valencianas, ¿hacia dónde se mueven principalmente las inversiones?

A.B.: En el sector azulejero, por ejemplo, llevan ya tiempo instalados en América Latina, en México fundamentalmente, y ahora están yéndose a zonas donde se ubica la materia prima como por ejemplo India y Egipto. Para avanzar hay que moverse, esta es la moraleja para los supervivientes a la crisis.

– Con la notable recuperación económica, ¿ha caído o ha repuntado la demanda de algunos de vuestros servicios o actividades?

J.L.B.: Lo que fundamentalmente ha aumentado es la gestión de operaciones y transacciones y de traslados de inversores. Todas aquellas empresas que han conseguido mantenerse e incluso crecer en los años más complicados, requieren asesoramiento para la adquisición y la gestión de empresas en el extranjero. Este es uno de los servicios que más hemos desarrollado, a parte del cumplimiento normativo como consecuencia de la entrada en vigor de nuevas leyes, como las relacionadas con el blanqueo de capitales y la protección de datos, a las que las empresas españolas han tenido que adaptarse.

– A.B.: Además, hay compañías en las que sus directivos se aproximan a la jubilación y empiezan a pensar cómo vender su empresa. Verificamos que hay mucha disponibilidad de capital en toda Europa, especialmente en España. Para nosotros, los servicios asociados a la compraventa representan un terreno de crecimiento muy interesante. En el otro extremo, si hay un servicio que ha caído es el de la gestión de procesos concursales, lo que es una excelente noticia.

J.L.B.: Los procesos concursales constituyeron una importante rama de crecimiento en la empresa desde 2008 hasta hace poco y ahora es una actividad prácticamente residual.

– ¿Cuáles son los riesgos empresariales más preocupantes del panorama actual?

J.L.B.: El compliance, la protección de datos, el blanqueo de capitales, la digitalización y la seguridad de datos en la nube son las preocupaciones más recientes de nuestros clientes en la Comunitat y por las que muestran cierta inquietud.

A.B.: En efecto, la digitalización está acarreando muchas transformaciones y la Ley de Protección de Datos todavía dará mucho juego en el último trimestre del año. Su entrada en vigor, el pasado 25 de mayo, nos pilló con las ‘chanclas puestas’ y todavía están abiertos los caminos para que sea una implementación efectiva.

Por otro lado, las compañías empiezan a recibir estímulos para la producción limpia y la financiación de actividades sostenibles. Este cambio va a ir acompañado de una gran cantidad de capital dedicado a la construcción sostenible porque existe un gran incentivo europeo para financiar ese tipo de actividades.

Asimismo, tenemos el China Desk, que más que con los riesgos tiene que ver con las oportunidades de los empresarios. Este servicio consiste en contar con una plantilla de profesionales, capacitados para hablar en chino y cercanos a la cultura del gigante asiático, que ayuden a nuestros clientes a comprender cada detalle del eje hacia el cual se está reordenando el poder global. Nuestra firma es la primera, si no la única, con un copresidente chino. Somos la segunda firma por tamaño en China y eso aviva el desarrollo de China Desk, sobre todo en los países que están alrededor del proyecto chino de expansión. Creemos que esta prestación es una de las apuestas que nos diferenciará de la competencia en los próximos años.

Un futuro de oportunidades

– ¿Cómo prevén que evolucione el asesoramiento empresarial en los próximos años?

A.B.: En cuanto a la demanda, el desarrollo de informes de sostenibilidad va a llegar a medio plazo, así lo va a imponer el mercado. Ya no será suficiente con detallar la información financiera Esto surgirá como respuesta a las exigencias de una sociedad que vive la época de la información, la reputación y la transparencia. En un futuro muy próximo, este tipo de informes ayudarán a las empresas a posicionarse y a diferenciarse del resto.

J.L.B.: Si hablamos del modus operandi, la digitalización va a transformar también la profesión de auditor. Va a ser imprescindible potenciar el talento en las empresas de auditoría porque la parte mecánica, con los avances tecnológicos, desaparecerá ya que la información estará al alcance de todos. Con la información online de todos los clientes y con los parámetros adecuados se va a poder analizar y el saber interpretar esos resultados es lo que va a marcar la diferencia.

– ¿Cual sería uno de los puntos destacables de la economía valenciana según Crowe?

L.P.: Tenemos dos líneas estratégicas. La primera tiene que ver con el mercado, tenemos que estar donde estén los clientes y debemos dotar al mercado de contenidos. Tenemos una parte de crecimiento inorgánico que tiene que ver con elegir los mejores despachos para que pasen a formar parte de nuestra red y seguir creciendo. De hecho, tenemos como fin crecer mucho en Madrid y en València y agregar a todo ello una propuesta de valor a nivel de consultoría que nos permita capitalizar ese crecimiento. En segundo lugar, debemos dotar a ese mercado de nuevas capacidades y herramientas, como es el caso de la consultoría, que está en constante evolución al estar en contacto con la innovación.

En resumen, el objetivo es crecer en capilaridad para llegar donde otros no llegan, pero con un nivel muy alto de complejidad que es lo que las pymes están requiriendo.

A.B.: En la Comunitat, concretamente, queremos enfocar el crecimiento hacia la consultoría. El mercado de auditoría está muy amortizado y es un escenario donde crecer a cifras de dos dígitos es prácticamente imposible.
Por último, vamos a intentar trabajar en sectores que puedan despuntar actualmente en las tres provincias. Algunas zonas han sufrido mucho por la crisis y hay muchas empresas que han desaparecido y ahora se está produciendo una reconversión del tejido empresarial e intentaremos estar en el lugar y el momento adecuado.


Conoce todo el contenido:

Suscríbete a nuestra newsletter