La información económica de los líderes

La UE aprobó hoy una norma común que incluso define los delitos vinculados al lavado de dinero

Penas comunes contra el lavado de dinero y la financiación del terrorismo

 / 
Archivado en: 

La condena mínima por lavado de dinero en la Unión Europea será de cuatro años, según la nueva norma aprobada hoy por La Unión Europea (UE). Los 28 han dado hoy el visto bueno definitivo a nuevas normas para castigar los delitos de lavado de dinero que establecen, entre otras medidas, mínimos para las condenas a prisión o la posibilidad de hacer recaer la responsabilidad también sobre sociedades.

El objetivo es complementar la legislación ya vigente para prevenir el lavado de dinero en el sistema financiero y la financiación del terrorismo.

La norma establece penas mínimas comunes en toda la UE para los delitos de lavado de dinero, como un mínimo de al menos cuatro años de prisión para las sentencias máximas por este tipo de infracciones. Además, los jueces podrán imponer sanciones adicionales, como prohibir que quienes sean condenados por blanqueo puedan asumir un cargo público o excluirles del acceso a financiación pública.

Una de las novedades es que se introducen definiciones comunes sobre los delitos vinculados al lavado de dinero.

Además, se da la posibilidad de hacer a las entidades legales responsables de ciertas actividades relativas al blanqueo, de modo que puedan enfrentarse a sanciones como su puesta bajo supervisión o cierre por orden judicial o la exclusión de acceso a ayudas públicas.

Por otra parte, se facilita la cooperación policial y judicial introduciendo provisiones comunes que clarifican, para los casos transfronterizos, qué Estado miembro tiene la jurisdicción, cómo los países implicados deben cooperar y cómo debe participar Eurojust, el órgano de coordinación judicial europeo.

El Parlamento Europeo ya había dado su visto bueno a la norma en septiembre, por lo que con la luz verde de los Estados la directiva podrá publicarse en el boletín oficial de la UE y, a partir de entonces, los Estados tendrán dos años para introducirla en sus legislaciones nacionales. EFECOM

Suscríbete a nuestra newsletter