Solo se podrá quemar paja de arroz en una parte de la Albufera

Solo se podrá quemar paja de arroz en una parte de la Albufera

“La paja de arroz no es un residuo, es un recurso”. Estas han sido las palabras del secretario autonómico de Agricultura y Desarrollo Rural, Francisco Rodríguez Mulero, para sintetizar el Plan de Gestión de la Paja 2018 que ha elaborado la Conselleria en colaboración con todos los agentes implicados en la problemática.

Aunque el objetivo primordial es acabar definitivamente con la quema, el Plan que ha presentado esta mañana el secretario autonómico de Medio Ambiente y Cambio Climático, Fran Quesada, todavía permite esta práctica, pero con estrictas limitaciones. “Este año hemos establecido un ciclo rotativo de la eliminación de la paja de arroz de forma sectorizada. Para ello, la Albufera se ha dividido en dos zonas, la zona A y la zona B, y este año la quema solamente estará permitida en la B. Este espacio comprende los campos situados entre ‘La sequiota’, por el norte, Sueca por el sur, y el ‘Escorredor’, por el oeste”.

Del mismo modo, el Plan contempla medidas paliativas alternativas para reducir la materia orgánica en las dos zonas, entre las que destaca una ampliación de recursos públicos para la recogida de paja, que en un principio asumirá Vaersa. “El objetivo es retirar 5.000 toneladas de paja de los campos, que se destinarán fundamentalmente al ganado”, ha anunciado Quesada. La paja restante se incorporará al terreno con mesura para evitar la aparición de aguas negras, aunque sostienen que lo mejor sería conseguir su reutilización bajo el concepto de economía circular. “Tenemos ejemplos de fallas hechas con paja de arroz y estamos trabajando para dar salida a otros proyectos similares”, ha recalcado Mulero.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Ayuntamientos, asociaciones de agricultores y de más afectados han mostrado su agradecimiento a la Conselleria por contar con ellos desde el principio para la elaboración del Plan, aunque creen que algunos aspectos podrían ser mejorables. “La solución perfecta sería la recogida total de la paja, pero la Conselleria no dispone de los materiales técnicos necesarios. Sin embargo, han demostrado un compromiso firme para conseguirlo en los próximos dos años”, ha defendido Miguel Minguet, en representación de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA).

Por su parte, Isabel Jiménez, de La Unió de Llauradors, ha advertido de que la delimitación de las dos zonas podría dar lugar a confusión. Por último, la representante de los ayuntamientos afectados y especialmente de Sueca, Isabel Jiménez, ha agradecido la implicación de la Administración, pero ha lamentado tener que cerrar el acuerdo “deprisa y corriendo a última hora”.

Una app de buenas prácticas
Como novedad, el Centro de Estudios Ambientales de la Comunitat (CEAM) ha diseñado una aplicación móvil donde los interesados podrán consultar los niveles de riesgo para la quema de paja a tiempo real. “La app se llama Quepar y tendrá un panel con franjas coloreadas de verde, naranja o amarillo según el nivel de peligrosidad por horas y zonas”, ha adelantado Quesada.

Esta tecnología completa el código de buenas prácticas que han consensuados todas las partes, un documento que servirá para planificar las quemas en función de criterios comunes. Iniciar la combustión con vientos definidos y preferiblemente por la noche, detener la incineración en caso de niveles de contaminación elevados y la retirada de la paja de arroz antes de la inundación post-cosecha son algunos de los consejos.

Por último, el documento invita a las organizaciones agrarias a organizar jornadas para ampliar conocimientos y sensibilizar a los agricultores de la necesidad de cumplir este código de buenas prácticas para evitar desperfectos medioambientales.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.