La información económica de los líderes

Agustín Carrilero, director de ESIC Valencia

“Lo más importante para entender el mercado es escuchar lo que no se dice”

 / 

Siempre se ha dicho que la experiencia es un grado y Agustín Carrilero lo demuestra con creces en su día a día, tanto en su trabajo como director del campus ESIC Valencia, como en su labor como profesor. 20 años de experiencia en el ámbito formativo avalan sus conocimientos, pero no solo dentro del aula, sino también en el mundo de la empresa, tal y como demuestra el crecimiento de un 25 % conseguido en 2017.
A su juicio, “un profesor tiene que saber comunicar y enamorar al alumnado para conseguir en él un proceso de transformación”.

– ¿Cuál es la posición de ESIC en estos momentos?

– Contamos con diez campus en España y dos más en Brasil. Estamos en este país latinoamericano porque ESIC pertenece a la congregación religiosa de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús. En esta zona había una presencia institucional muy importante por parte de la orden y además ofrecía grandes oportunidades de negocio y necesitaba de la formación que desarrollamos desde hace 53 años.

– ¿Qué papel juega en ESIC la congregación religiosa de los Sacerdotes del Sagrado Corazón de Jesús?

– Desde la orden religiosa, cuyo fundador fue el padre Dehon, siempre han entendido que la forma de hacer una sociedad mejor era a través de la educación. Siempre decían que tú no puedes cambiar la sociedad pero sí que puedes, a través de la educación, hacer mejores personas que contribuyan a transformar la realidad social.
ESIC cuenta con una junta de gobierno integrada por religiosos que podría equipararse al consejo de administración de una empresa. Yo dependo del padre Eduardo Gómez, director general de ESIC que pertenece a la congregación.

– En su opinión, ¿cuál es el modelo de negocio de ESIC?

– Un modelo de negocio es la combinación de dos aspectos: capacidades y recursos. Los recursos, que son copiables e imitables, son las instalaciones, los medios tecnológicos… Pero, ¿qué son las capacidades? Son los recursos humanos competentes en su trabajo, que interpretan bien el mercado y que entienden y empatizan con el cliente. Esta es sin duda, dentro del modelo de negocio de ESIC Valencia, la gran virtud: la capacidad de las personas que trabajan en ESIC, su equipo humano, que no se puede ni copiar ni imitar.

– ¿Qué áreas formativas ofrece ESIC a sus alumnos?

– Las cuatro grandes áreas formativas que ofrecemos a nuestros alumnos son la de grado y la de posgrado -másteres y programas superiores- y un apartado al que denominamos Executive, a través del cual impartimos formación in company mediante programas a medida con el fin de atender las necesidades formativas de la empresa.

La cuarta área, mucho más joven y de menor tamaño y que va adquiriendo cada vez más importancia, es la de Idiomas, que nace con el objetivo de formar a todos los alumnos de las áreas de grado y posgrado que, año tras año, pasan por nuestras aulas. Además, a lo largo del tiempo ha surgido la necesidad de abordar la formación in company e incluso estamos preparando a nuestros alumnos y externos para los exámenes de Cambridge.

– ¿Podríamos decir que ESIC es especialista en marketing?

– Somos la única escuela de negocios que en nuestro nombre –ESIC Business Marketing School– referenciamos un área funcional como es el marketing.

También es verdad que mucha gente, cuando piensa en ESIC, nos relaciona con el marketing y la estrategia y no nos va mal que se nos identifique de esta manera, pero es algo circunstancial.
Fuimos la primera escuela de negocios que impartió formación en España sobre marketing como algo transversal a todas las áreas funcionales de cualquier compañía. Pero en estos momentos cubrimos todas las áreas de conocimiento de una compañía –recursos humanos, logística, financiación…–.

– ¿ESIC exporta sus conocimientos?

– Sí, el alumno que curse alguno de nuestros másteres o programas se encontrará con el mismo en cualquiera de los campus de ESIC. Y no solo desde el punto de vista de estructura del programa o de contenidos, sino que incluso comparten el mismo claustro docente.

– ¿E ICEMD, que papel juega en todo ello?

– El Instituto de Economía Digital (ICEMD) es 100 % ESIC, se compró hace siete u ocho años, aporta todos los contenidos digitales y tiene un doble comportamiento: primero, como unidad de negocio y de desarrollo de todos los programas digitales de manera transversal. Es decir, aporta conocimientos y criterios barriendo todos los programas que desarrollamos en ESIC.

Y, en segundo lugar, ICEMD aporta el profesorado, contenidos y novedades sobre cómo tienen que reciclarse y actualizarse todos los programas cada año.

Con capacidad para comunicar y de enamorar

– ¿Qué requisitos debe cumplir un profesor de ESIC?

– Lo que esperamos de cualquier profesional que entra a dar clases en un posgrado de ESIC es que aporte conocimiento pero, por encima de todo, experiencia profesional de lo que está haciendo en el día a día de la empresa.

Mientras que el área de grado se valora que el profesor tenga la capacidad de trasladar conocimientos y conceptos en tiempo y forma, sin perder un enfoque práctico que le acerque a la realidad empresarial.

– ¿Qué pesa más, la experiencia profesional o los conocimientos académicos?

– La experiencia profesional. También pesa mucho otra faceta, que el profesor tenga capacidad para comunicar.

Para ser un buen profesor, este debe aplicar la teoría de las tres ‘P’: capacidad pedagógica; persuasión para convencer al alumno de lo que está diciendo; y ser persistente.
Cuando un profesor entra en un aula de posgrado debe tener ciertas dotes de actor y capacidad para enamorar a los alumnos teniendo en cuenta que un 85 % es subconsciente y el 15 % restante es racional.

Por lo tanto, como el 85 % es subsconsciente, siempre afrontas esa clase con ilusión y pasión y, con la responsabilidad, de que sea un buen fin de semana y no falles.

Yo, por ejemplo, llevo veinte años dando clases y si te digo que cuando entro a dar clases en posgrado no me pongo nervioso, te mentiría.

– ¿Cómo se evalúa al profesorado?

– Se le valora tanto desde el punto de vista cuantitativo, con las evaluaciones que realizan los alumnos que participan en cada uno de los programas y; desde el punto de vista cualitativo, gracias a los comentarios que aportan los alumnos en sus encuestas donde se recoge información sobre su capacidad de comunicar y de impactar en el alumno tanto en positivo como en negativo y de aflorar sentimientos de empatía, persuasión…
Cuando un profesor da clases, los conocimientos es evidente que los tiene pero se le exige que impacte en el alumno consiguiendo llegar a ellos pasando diez horas de experiencia positiva y que además produzca un proceso de transformación.

Objetivo, transformar al alumno

– ¿En que consiste ese proceso de transformación?

– ¿Eres consciente de que el 90 % de los conocimientos que se aportan en una clase, 24 horas después no recuerdas prácticamente nada? Al final, el alumno tiene la sensación de estar dedicándole un montón de horas a una actividad formativa, con el sacrificio que supone, y van pasando las sesiones y piensa que no está aprendiendo mucho. De hecho, el alumno piensa que “como me haga mañana una prueba mi jefe y me diga que escriba qué es lo que he aprendido hasta ahora”, le va a costar cumplimentar esa hoja. ¿Por qué? Porque está viviendo un proceso de transformación y a veces no es del todo consciente de que lo está aprendiendo hasta que no ha pasado un tiempo desde que ha finalizado el programa.

Es decir, si el alumno coge una bolsa e introduce en ella siete u ocho variables, te aseguro que cuando finalice el programa será capaz no solo de poner 7 u 8 variables, sino de introducir 14 o 15, pero eso no es lo importante.

– ¿Y qué es lo importante?

– Lo importante es que cuando ese alumno tenga un problema al que deba dar solución tendrá criterio para obtener esas variables de la bolsa con un orden y un sentido, una solución que no sabemos si será la correcta, pero será robusta, sólida y estará bien construida. Ese es el objetivo de nuestros procesos formativos de posgrado, transformar al alumno.
Alumno de ESIC para toda la vida

– Además de los formativos, ¿qué otros servicios ofrecen a sus alumnos?

– La Unidad de Desarrollo Profesional (UDP) engloba servicios como Alumni, Emprendedores y salidas profesionales.
En cuanto al apartado de Alumni, nosotros decimos que “cuando alguien es alumno de ESIC lo será para toda la vida”. Esto significa que puede participar gratuitamente en todas las actividades y acciones que desplegamos a lo largo del año. Acciones que le permitirán estar al día y mantener ese barniz de contar con conocimientos actualizados para dar respuesta al mercado. Ese es el objetivo con el que desarrollamos todos los años en torno a 50 o 60 actividades dirigidas a antiguos alumnos.

La comunidad de Alumni de ESIC Valencia está integrada por 8.000 antiguos alumnos y estamos muy satisfechos con todos ellos porque sabemos que el 75 % de los alumnos que comienzan cada año viene referenciado por antiguos alumnos.

El segundo aspecto que engloba la UPD es el área de Emprendimiento ya que no la entendemos como algo independiente sino como consustancial a la formación que impartimos.

Y el tercer apartado es el de las carreras profesionales tanto desde el punto de vista de prácticas como del de la empleabilidad.

Concretamente, una de las variables con las que marcamos la diferencia e indica que hacemos las cosas bien es que nuestro índice de empleabilidad –tanto de grado como de posgrado– se sitúa en el 93 %. Este dato indica que la gente que sale por la puerta está preparada e impulsa que la empresa sea receptiva a contratar a un alumno de ESIC porque sabe que la formación que este ha recibido le valida.

– ¿Qué percepción ha tenido de la crisis teniendo en cuenta los datos que arrojaba la bolsa de empleo?

– Desde el punto de vista de la empleabilidad, el área comercial y de marketing no se ha resentido, mientras que otras áreas funcionales de la empresa sí que se han contraído. Esta contracción se ha producido por dos vías: por el número de candidatos solicitados y desde el punto de vista de la remuneración tanto de las prácticas como de los puestos de trabajo que se solicitaban.

– ¿Y cuál es la situación actual?

– Nos encontramos con que tenemos más demanda por parte de las empresas que gente que sale por la puerta formada en economía digital y en marketing.

– ¿Cómo vehiculan desde ESIC las carencias formativas?

“Alguien que no tiene los ojos bien abiertos jamás evolucionará a la misma velocidad que el consumidor”, una frase que practicamos muy bien en ESIC.

Además, según Peter Drucker “detrás de cada negocio de éxito siempre hay una persona que tuvo la capacidad de tomar una decisión valiente”. ¿Y cuál es esa decisión valiente? Nosotros somos capaces de mirar y de leer al mercado y, además, no tenemos miedo a la hora de ser rápidos implementando los cambios en nuestros programas. Esta es una de nuestras grandes virtudes respecto a la universidad pública.

Por ello, el apartado de Executive es estratégico para nosotros porque, además de aportar ingresos, es un área donde tenemos profesores que están formando a gente dentro de la empresa. Es decir, están en el día a día de esa compañía, ven lo que pasa, conocen sus problemas, necesidades y carencias y comprueban dónde es necesario aportar capacidades y recursos. Toda esa información la empleamos para hacer programas que den respuesta a esa necesidad.

Siempre recomiendo en mis clases el libro “El poder de lo simple” de Jack Trout, en el que se dice como las personas que tienen éxito profesional y personal en la vida han sido capaces de hacer sencillas y simples aquellas cosas que pueden parecer difíciles Las personas, por definición, tenemos la capacidad de llegar a alguien, cuando algo, que puede ser más o menos complicado a la hora de poder entenderlo, tiene la capacidad de hacerlo sencillo para que la otra persona lo entienda y se sienta cómoda.

– Existe también el miedo al riesgo…

– Todos tenemos miedo y es inherente a la persona. Los valientes son los que tienen la capacidad de superar ese miedo. Esta es la diferencia entre un valiente y un miedoso. También lo trabajamos en clase: cómo ser capaces de enfrentarse al miedo.

– ¿Cómo aplica ESIC el marketing a su propio negocio?

– El departamento de Marketing lo integramos las 50 personas que trabajamos en ESIC. El marketing no lo tiene que aplicar solo un departamento, sino todas las personas que formamos parte del equipo que cada día desarrollamos nuestro trabajo.

¿Y qué es el marketing? Es esa área que dice a la empresa lo que tiene que producir y cómo lo tiene que producir para aportar valor al mercado. Partiendo de esa premisa, se entiende porque los 50 que trabajamos en ESIC Valencia tenemos que hacer marketing.

Todas las personas que interactuamos con el alumno estamos ayudándole a que su experiencia en ESIC sea buena y ojalá sea inolvidable. Y eso es hacer marketing. Es decir, que tengas la capacidad de generar confianza desde la persona que te recibe en Información hasta la que te da el título el último día.

– Y partiendo de esta base, ¿cómo se trabaja en ESIC la cohesión del equipo?

– Muy fácil, cada vez tengo que dedicarle menos tiempo porque tengo la suerte de que mis compañeros tienen mucha ilusión en el proyecto y se coordinan para que todo salga bien ayudándose y ayudándonos unos a otros.

– ¿Qué significa para ESIC acciones como ‘Hoy Es Marketing’?

– Nosotros siempre definimos tres momentos muy importantes para ESIC Valencia: las graduaciones de los alumnos de grado y de posgrado; y Hoy Es Marketing. Son los tres eventos donde movilizamos muchísima gente y donde estamos haciendo una puesta en escena y en el mercado con una visibilidad notable.

Por su parte, Hoy Es Marketing nace con el deseo de decirle al antiguo alumno cuáles son las tendencias y hacia dónde está evolucionando la estrategia, el marketing y la parte digital en la realidad empresarial. Pero sí que es verdad que el mercado se ha empeñado en que sea un evento que cada año tiene mejor posicionamiento e imagen y en el que se dan cita entre 1.200 y 1.300 personas, a las que hay que sumar un importante número de empresas colaboradoras, organizadoras y patrocinadoras que nos apoyan y nos impulsan a que año tras año hagamos ese evento.

– Hoy en día, el mercado se está transformando a gran velocidad, ¿la formación lo está haciendo a la misma velocidad?

– Sí, absolutamente. De todas formas, no estamos viviendo una época de cambios, sino un cambio de época.

– Defina ese cambio de época.

– En estos momentos ya no hay diferencia entre lo analógico y lo digital. Actualmente estamos hablando de que vivimos una era digital, una era de lo social donde ya no tienes que conocer al individuo sino a la sociedad porque el consumidor ya no esta en España, Valencia o Europa, sino que está en todo el mundo.

– ¿Cómo valora la preparación de los profesionales del mundo de la empresa en la Comunitat Valenciana?

– La sociedad valenciana, desde un punto de vista de necesidad formativa, no está ni mejor ni peor que cualquier otro punto de España. Creo, además, que es puntera a la hora de afrontar situaciones de crisis.
En los negocios, un directivo se compone de aptitudes -conocimientos- y de actitudes. El empresariado valenciano siempre se ha caracterizado por tener una actitud muy positiva a la hora de emprender, de salir al mercado exterior y de ser valientes a la hora de tomar decisiones.

Su perfil

Agustín Carrilero es licenciado en Ciencias Económicas y Empresariales, tiene un doctorado por la Universitat Politècnica de València en Dirección y Organización de Empresas y un máster en Dirección de Marketing y Gestión Comercial en ESIC. “Este último máster lo cursé cuando tenía 29 años y cuando lo acabé me ofrecieron la posibilidad de vincularme a ESIC como profesor del área de posgrado. Por tanto, llevo como profesor de dicha área 20 años”, matiza.

A lo largo de su trayectoria profesional, fuera del ámbito académico, ha desempeñado puestos en diferentes compañías compaginándolas con su pasión, “dar clases”.
Hace seis años le ofrecieron la posibilidad de vincularse con ESIC, “durante tres años y medio como director de posgrado y los dos últimos años como director del campus de València”.

Las cifras de ESIC Valencia

En un total de 11.000 m2, se mueven 1.000 alumnos, con una proporción muy equilibrada entre los alumnos del área universitaria y los del entorno profesional de la escuela de negocios. Su equipo humano está integrado por 50 personas licenciadas que trabajan en el área de gestión del campus. De esta cifra, el 90 % tiene un máster y el 40 % un doctorado.

El equipo humano también lo integran 150 profesores entre las áreas de grado y posgrado. Y, con independencia de los profesores que tienen en València, cuentan con aportaciones de profesores que vienen de Madrid, Barcelona, Sevilla… o de cualquier otros campus.

ESIC Valencia es un campus rentable gracias a la buena aceptación que han tenido por parte de los alumnos que han tenido a lo largo de estos 31 años. De hecho, en 2017 crecieron un 25 % y esperan alcanzar en 2018 un 30 %.

Concretamente, de su facturación total, un 47 % corresponde al área de posgrado; un 47 % a la de grado; un 4 % a Executive; y un 2 % a Idiomas.

– ¿A qué destinan el beneficio que obtienen cada uno de los campus?

– El beneficio que obtenemos se destina a obra social y se canaliza a través de acciones que realizamos en países de Sudamérica o África donde les ayudamos económicamente a construir casas, les concedemos microcréditos para que emprendan pequeñas empresas… Además, contamos con una iniciativa conocida como “Más ESIC” por donde vehiculizamos la actividad de voluntariado y ayuda social. El fondo que destinamos es variable pero va en sintonía con los beneficios que obtengamos cada año.

 

Suscríbete a nuestra newsletter