La información económica de los líderes

Las medidas de apoyo a la reactivación económica tienen fecha de caducidad

Draghi reduce las medidas de estímulo económico y medita subir tipos

 / 
Archivado en: 

Mario Draghi, presidente del Banco Central Europeo, ha anunciado hoy que reducirá las medidas de estímulo económico. A partir de septiembre la compra neta de activos pasará de los actuales 30.000 a 15.000 millones mensuales para desaparecer en diciembre. Las compras cesarán a partir del mes de diciembre. La reunión también sirvió como presentación del nuevo vicepresidente, Luis de Guindos.

Esta es una de las decisiones que ha tomado hoy en Riga el consejo de gobierno del BCE, en la que ha revisado la evolución de la inflación y las últimas proyecciones macroeconómicas realizadas por los expertos del Eurosistema, medidas de precios y presiones de los salarios, así como la incertidumbres sobre perspectivas de inflación.

A tenor de estos aspectos, además de la reducción del programa de compras de activos hasta su desaparición, el BCE mantendrá su política de reinvertir el principal de los valores comprados que vayan venciendo, durante un prolongado periodo de tiempo, siempre que se necesario para mantener la liquidez y un grado de acomodación monetaria alta. Las previsiones de crecimiento del PIB anual para la zona euro en 2018 hablan de un 2,1%; un 1,9% para 2019 y un 1,7% para 2020.

El consejo de gobierno del BCE ha decidido mantener los tipos de interés aplicables a las operaciones principales de financiación, la facilidad marginal de crédito y la facilidad de depósito: 0,00%, 0,25% y -0,4% respectivamente. Se prevé mantener los tipos de interés actuales durante al menos un año y siempre que sea necesario para asegurar la evolución de la inflación en la línea actual y dentro de una senda de ajuste sostenido.

Durante su comparecencia, Draghi señaló que el crecimiento del PIB se ha moderado, quedándose en el 0,4% mientras en trimestres anteriores fue del 0,7%. Para el presidente del BCE, “esta moderación refleja un retroceso de los muy altos niveles de crecimiento en 2017, agravados por un aumento de la incertidumbre y algunos factores temporales y de la oferta tanto a nivel nacional como mundial, así como un impulso más débil del comercio exterior”.

Tras recordar que los últimos indicadores son más débiles, ha recalcado que las medidas de política monetaria han facilitado “el proceso de desapalancamiento” y continúan apuntalando la demanda interna.

Draghi añadió que “el consumo privado se ve respaldado por los continuos aumentos del empleo, que, a su vez, reflejan en parte las reformas pasadas del mercado de trabajo y el crecimiento de la riqueza familiar. La inversión empresarial se ve favorecida por las favorables condiciones de financiación, el aumento de la rentabilidad corporativa y la sólida demanda. La inversión en vivienda sigue siendo sólida. Además, se espera que la amplia expansión de la demanda mundial continúe, impulsando así las exportaciones de la zona del euro”.

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter