La información económica de los líderes

II Jornada sobre Denominaciones de Origen e Indicaciones Geográficas

Las DO no agrícolas buscan el amparo de la propiedad industrial

El Ministerio de Agricultura ya trabaja con acuerdos con las plataformas de Amazon y Ebay para proteger los productos con Denominación de Origen

El registro de propiedad industrial debe alcanzar a los productos no agrícolas con Denominación de Origen. Ésta ha sido una de las frases más escuchadas en el arranque de las segundas jornadas internacionales sobre DO e Indicaciones Geográficas que están celebrando en la Universidad de Alicante. La directora de la Oficina Española de Patentes y Marcas, Patricia García-Escudero ha asegurado que es un tema demandado ya a Europa y a la Euipo y que puede ser clave en la dinamización de micro pymes.

Los cuchillos de Albacete o la cerámica de Talavera son algunas de las DO que quieren obtener la protección que hoy da el registro de la propiedad industrial a los productos agrícolas. Una propuesta en la que expertos y administraciones se han mostrado de acuerdo en abordar a corto plazo en el marco europeo.

Con este reconocimiento, el Gobierno de España cree que “sería un elemento dinamizador. Hablamos de un sector que representa más de cuatro millones de puestos de trabajo en la UE, según un estudio reciente de la Euipo“. García-Escudero puso como ejemplo la protección que da Colombia a su artesanía o la que recientemente ha dado Francia su porcelana de Limoges.

Vigilancia digital

Otro de los aspectos más interesantes del primer día de la jornada vino de la mano de Javier Matén, subdirector general de Calidad Diferenciada y Agricultura Ecológica  del Ministerio de Agricultura. Matén aseguró que, desde finales de 2016, el Ministerio cuenta con un acuerdo con Amazon para evitar un uso fraudulento de las DO en las mismas plataformas. También lo tienen con EBay. Según explicó el subdirector estos acuerdos permiten actuar frente a las denuncias de las propias denominaciones y pedir su retirada de la página como tal.

Maté aportó datos que demuestra la importancia del sector agroalimentario, que ya representa aproximadamente el 10% del PIB, y que las estimaciones que manejan indican que un tercio de ese volumen está bajo el paraguas de las DO en España. El responsable del Ministerio habló en todo momento de las denominaciones como un “sector dinámico y vivo“. España cuenta con 347 registros, en la actualidad se están tramitando más de una veintena y en proceso de modificación una cuarentena.

Aunque el Ministerio de Agricultura sólo posee competencias regulatorias en las denominaciones supraautonómicas -hay 12 en España-, es el responsable de su defensa. Todos los asistentes coincidieron en señalar que lo mucho que hay detrás de estos reconocimientos de origen, en referencia a la calidad, empleos y subsistencia del medio rural. En este sentido, la presidente del Instituto Nacional de Propiedad Intelectual de Portugal, Leonor Trindade, destacó el “valor diferencial” que aportan en la estrategia comercial. Portugal, país pionero en este campo, cuenta con el registro más antiguo que se tiene documento y fue para el vino de Oporto en 1756.

En la inauguración también estuvo Susana Pérez Ferreras de la Euipo, quien recordó la importancia de que estas denominaciones se traduzcan en registros de la propiedad industrial. A modo de anécdota, Ferreras recordó la anécdota de 1981 con el conflicto del turrón de Xixona y Alicante.

Suscríbete a nuestra newsletter