La información económica de los líderes

Cajamar, AgroBank e IVF acompañan al sector agro en sus operaciones financieras

 

La labor de acompañamiento es uno de los principales servicios que prestan al sector agroalimentario desde la entidades financieras  consultadas, tal y como coinciden en señalar Emilio Raga, responsable de AgroBank en la Comunitat Valenciana, como Roberto García Torrente, director de Innovación Agroalimentaria de Cajamar.

Para García Torrente, dicho acompañamiento tiene lugar desde el primer momento, “lo que nos permite decidir conjuntamente el importe necesario para la inversión a acometer, el periodo de amortización, las carencias necesarias para ayudarles en los primeros momentos y las fechas del año más oportunas para hacer frente a sus obligaciones financieras por coincidir con las que obtienen la mayor cuantía de sus ingresos”.

 

Actualmente, los productos que más están desarrollando desde Cajamar para el sector son los relativos al comercio exterior. “Con la pasada crisis, el sector agroalimentario español ha acentuado su proceso de internacionalización, con un crecimiento de sus exportaciones y la diversificación de los destinos fuera de la Unión Europea. Por ello hemos puesto a su disposición un paquete de productos y servicios que incluyen desde la financiación de las exportaciones, los seguros que mitigan el riesgo de acudir a mercados lejanos y desconocidos y el asesoramiento legal para cumplir con todos los requisitos que exige cada país”, subraya García Torrente.

Por su parte, Emilio Raga especifica que ellos ofrecen “una propuesta de valor AgroBank” cuya clave reside en “acompañar” a sus clientes “no solo con el apoyo financiero, sino desde el asesoramiento, la planificación conjunta, la ayuda a la formación y la especialización”. Para ello, han creado una gama de productos y servicios especializados para el sector, con productos diseñados para cubrir las necesidades del mundo agro.

Demanda creciente de financiación

Tanto desde AgroBank como desde Cajamar han notado, según revelan los representantes de ambas entidades financieras, una demanda creciente de financiación por parte del sector. De hecho, y según desvela García Torrente, “el sector agroalimentario ha sido uno de los que ha tenido un mejor comportamiento durante los últimos diez años y ha sido el único de la economía española que ha crecido en el volumen global del crédito”.

Desde la experiencia de AgroBank, Raga subraya que “los destinos de dichas inversiones han ido dirigidas a implantar nuevos cultivos y/o transformar y modernizar los ya existentes”. Raga informa también que cada vez más, “los productores, ya sea individualmente debido al incremento de sus volúmenes de producción o bien a través del asociacionismo con el mundo cooperativo, tienen un mayor lazo de unión e integración con la industria agroalimentaria a la que también desde AgroBank tratamos de cubrir sus necesidades financieras a corto y largo plazo”.

 

En alusión a la demanda de financiación, García Torrente corrobora que “en los primeros momentos de la crisis, el sector fue muy prudente pero desde hace cinco años los agricultores y las empresas han abordado ambiciosos proyectos de inversión para poder atender una demanda que seguía creciendo con intensidad”.

Respecto a las producciones agrarias, el representante de Cajamar explica que los sectores más dinámicos han sido el porcino, las frutas y hortalizas, el viñedo y el olivar. “En todos ellos, el peso de España en el contexto global ha seguido aumentando y en muchos productos somos uno de los principales países productores y exportadores”.

Por todo ello, “desde Cajamar, –incide Roberto García Torrente–, estamos siendo muy activos en la financiación de los proyectos que surgen en el sector agroalimentario y estamos destinando al mismo más del 35 % de la nueva financiación que estamos concediendo”.

Suscríbete a nuestra newsletter