La información económica de los líderes

Industria 4.0 en el sector de la automoción

2017-mayo-mesa-pwc-motor-5

PwC y Economía 3 han organizado una Mesa de Debate sobre el presente y el futuro del sector de la automoción

Manuel Díaz (PwC). En una industria tan avanzada y que ha invertido tanto como esta para mejorar la productividad, ¿creéis que todos los temas relacionados con la empresa 4.0 nos pueden ayudar a dar un salto en productividad?

Ignacio Arribas (Plastic Omnium). La Industria 4.0 es hoy el nuevo mantra, pero hay muchas empresas que llevan aplicándola desde hace años. Por ejemplo, no vamos a descubrir ahora la robótica. Y en cuanto a la captura de datos, big data y gestión de toda esa información, también es algo que lleva años en marcha y que empezó con el abaratamiento de los PC y el desarrollo de las redes de comunicación. Ahora lo ponemos todo bajo el paraguas 4.0 y esto tiene una parte buena: más gente se sube al carro y en general hay una mayor predisposición a aplicar nuevas tecnologías para mejorar los procesos.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Francisco Segura (Grupo Segura) en primer término

Francisco Segura (Grupo Segura) en primer término

Francisco Segura (Grupo Segura). Estoy de acuerdo contigo: siempre ha habido captura de datos. Pero ahora hay un cambio importante: con su gestión empezamos a predecir cuál va a ser el comportamiento de los activos clave, con lo que podemos reducir el coste de mantenimiento, mejorar la productividad de una línea, etc. Eso es diferencial.

Dionisio Campos (Ford). Y no solo eso: decimos que los mercados van a cambiar porque los comportamientos de los consumidores varían. Cada uno pide un coche de un tipo y no hay dos iguales. Esto exige un nivel muy alto de información y de gestión. 

Por otra parte, estoy con Ignacio en que uno no es 4.0 de un día para otro. La monitorización de los equipos y sus datos hace muchísimos años que lo tenemos. La última inversión de Ford en Almussafes fue de 2.300 millones en tres años. Esos equipos tienen que estar produciendo al máximo de su capacidad y como los requerimientos de los mercados son diferentes, la planta y la plantilla tienen que ser capaces de convivir con coches que exigen 20 horas de montaje y coches de 26 horas dentro de la misma cadena.

¿Cómo haces eso? Usando la tecnología en todos los niveles y procesos. Desde GPS en líneas de producción combinado con radiofrecuencia, hasta aplicaciones que le dicen al operario qué características tiene ese vehículo y si las cumple. Toda la complejidad y la disponibilidad se basa en la gestión de los datos. Hay más datos de los que podemos pensar y muchos de ellos hasta los desconocemos. El problema es cómo los gestionamos. Es decir, cómo capturar esa información y tratarla de forma que permita tomar decisiones y anticipar los problemas. Más que en modelos predictivos se está trabajando en cómo tratamos esos datos de forma real, para que puedan ser tratados.

 

 

Manuel Díaz (PwC)

Manuel Díaz (PwC)

Salto cualitativo

Francisco Segura (Grupo Segura). La sensación que tengo con Industria 4.0 es que se ha dado un salto. La tecnología nos per- mite disponer de datos y tomar decisiones inmediatamente y eso nos va a ayudar mu- cho. La digitalización, el big data y la Indus- tria 4.0 tienen mucho potencial y nos ayudará a dar un salto cualitativo importante en las empresas.

También es una cuestión que nos puede diferenciar. Como empresa internacionalizada vemos que España está muy por delante sin nos comparamos con países menos desarrollados y eso tenemos seguir aprovechándolo. Tenemos un capital humano muy bueno y, a pesar de la desconexión que existe con la Universidad, y no hablemos de la Formación Profesional, hemos sabido formarnos en todos aquellos aspectos que ha requerido el sector. Gracias a ello, tenemos experiencia, trabajadores maduros, equipos bien preparados y expertos que harán posible que se produzca esta transformación digital.

Javier Valero (Grupo Valmo). Como la planta de Ford en Valencia, sobre todo en términos de complejidad, no hay otra igual en Europa, y eso nos ha obligado a ser punteros en el ámbito tecnológico. Con este grado de complejidad, si no tienes tecnología, te mueres, es imposible gestionar.

Hablando de 4.0, estamos en un buen nivel en sistemas y equipos en general. De hecho, todo el parque de proveedores tiene un nivel muy alto. No debemos perder el norte. Veo que mucha gente se está volviendo loca con la Industria 4.0 y está buscando robots como sea. Las cosas hay que hacerlas con sentido económico y no puedes empezar a invertir a lo loco.

Van a venir nuevos sistemas de producción, tenemos muchas oportunidades en el mercado, pero creo que ahora mismo debemos ser cautos por la cantidad de tecnología que viene. No sabemos cómo van a propulsarse los vehículos, si llevarán conductor o no, si la gente va a comprarlos, etc.

Mi duda es si los fabricantes están preparados para gestionar todo esto. Los fabricantes de automoción se van a equivocar de estrategia varias veces y eso nos va a afectar muchísimo. Tenemos muchísimos interroganes y si te vuelves loco invirtiendo en Industria 4.0, cuando llegue el momento de sufrir porque tu cliente no ha acertado con la propuesta tendremos dificultades. Debemos optimizar al máximo lo que tenemos, buscar inversiones a las que les encontremos un retorno, pero no inventemos la rueda de nuevo.

Ignacio Arribas (Plastic Omnium en Valencia)

Ignacio Arribas (Plastic Omnium en Valencia)

Ignacio Arribas (Plastic Omnium). Un comentario en línea con lo que acaba de decir Javier: las tecnologías de fabricación han avanzado muy poco en los últimos 50 años. Es un poco radical decirlo así, pero los procesos de estampación son los mismos: 2.000 toneladas cayendo sobre una chapa de metal para conformar una pieza. Con más o menos tecnología, con más o menos control, en esencia es lo mismo y los procesos de inyección son casi iguales que hace 50 años. No hay un cambio radical en esto ni en cuanto a materiales. Por ello, desearía una mayor aportación de las universidades y centros tecnológicos para el desarrollo de innovaciones fundamentales en los procesos productivos de transformación.

Datos para mejorar

Guillermo Vives (Grupo KH). Entiendo que Industria 4.0 es recoger la información, los datos que te proporciona tu propia producción y gestionarlos adecuadamente para tomar decisiones a partir de ellos. Hace mucho que nosotros estamos en esto y hemos notado una mejoría importante. Nos está dando un mejor conocimiento de los procesos y una mayor competitividad.

En este sentido, seguimos buscando en la información digital la oportunidad para mejorar nuestros sistemas de trabajo y poder reportarle al cliente mayor información. Constantemente estamos desarrollando software para mejorar la información de lo que hacemos: pantallas que posibilitan mayor movilidad de los empleados, sistemas de gestión en la nube que permiten al cliente ver en tiempo real cómo va la producción, etc. Son todo herramientas para gestionar mejor el trabajo.

Javier Valero (Grupo Valmo). La Industria 4.0 trata de acercar la información del consumidor al fabricante para que, en nuestro caso, se acorten los plazos de entrega de un vehículo. Hoy vas a pedir un coche y te dan un plazo de tres meses, pero las nuevas generaciones quieren recibirlo mucho antes. Hace diez años nadie compraba por internet y ahora, por ejemplo en Inditex, todos sus centros de e-commerce se les quedan pequeños. El consumidor compra y sabe que al día siguiente recibe su pedido perfectamente empaquetado.

La Industria 4.0 acercará la demanda a la fabricación. Cada vez más hay una mayor diversidad, más modelos. Uno querrá un híbrido, otro de gasolina, otro un eléctrico, etc. Y todo ello genera muchas más dificultades. Hasta que no haya convergencia hacia un sistema -todos híbridos o todos eléctricos-, se incrementará la complejidad y tendremos que gestionarla.

Sandra Deltell (PwC)

Sandra Deltell (PwC)

Dionisio Campos (Ford). La complejidad siempre es buena si eres capaz de gestionarla. ¿Qué es 4.0? No lo sé, depende de cada fábrica. Si tienes unos activos de alto valor, ¿qué es lo que buscas? Que estos produzcan en condiciones de diseño como mínimo y en flujo continuo. Porque tienes una cadena con otros dependientes, y si esta no produce, tienes operarios parados, stocks que tienes que cambiar, etc. ¿Qué hacer? Estructurar la tecnología de forma que te reporte información de los puntos de uso y que puedas gestionar esa complejidad.

Nosotros manejamos 19.600 referencias todos los días para construir un solo coche y con variedad de contenido de 20 a 26 horas de trabajo en coche y todos pasan por la misma cadena. Si no supiéramos gestionarlo, tendríamos ciclos más cortos de producción, que nos obligarían a tener más personal y con mayor probabilidad de errores. La tecnología la usamos para manejar la complejidad, la carga de trabajo y para que los equipos funcionen según su diseño.

Es igual que cuando mandamos la información a nuestros proveedores: estos son los próximos 200 coches que van a pasar y van en este orden. El proveedor debe asegurarse que tiene la pieza y que la manda.

Guillermo Vives (KH). De la 4.0 cada uno utilizamos lo que nos conviene, allí donde vemos una oportunidad de negocio. Yo busco un software que mejore el funcionamiento de las máquinas, capturando los datos que de verdad nos interesan para detectar una mala producción.

Hacemos vidrio y lo rompemos. Monitorizamos y sabemos cuánto rompemos y tomamos medidas para mejorar. Toda esa información la recibimos día a día, la repasamos y vemos dónde está el problema.

Manuel Díaz (PwC). Cuando leéis sobre el coche autónomo, ¿lo veis como amenaza o como oportunidad?

 

Javier Valero (Grupo Valmo)

Javier Valero (Grupo Valmo)

Amenazas y oportunidades

Francisco Segura (Grupo Segura). Puede ser una amenaza o una oportunidad, dependerá de cómo impacten los cambios en la industria de la automoción. Por ejemplo, si el coche compartido genera que se fabriquen más unidades, encantado. Pero puede que sea al contraio, entonces tenemos un problema.

Ignacio Arribas (Plastic Omnium). Siempre habrá que fabricar asientos, paneles de instrumentos, puertas, techos, ruedas o transmisiones, algunos componentes desaparecerán pero se incorporarán otros nuevos, habrán oportunidades y/o amenazas según sea tu producto. Y este es el tiempo que te da el mercado para que te vayas reconvirtiendo, es el momento de coger un tren y de optar por alguna opción, ¿pero por cuál? Lo que está claro es que hay trenes que no llegarán a ningún sitio.

Las grandes corporaciones tienen estrategas que se dedican a definir o a interpretar esas líneas futuras. Esa es la partida que se está jugando ahora y dentro de cinco año sabremos quién ha acertado y quién se equivocó en la apuesta.

Guillermo Vives (KH). También se investiga con muchos tipos de materiales. Los asientos, tal y como los conocemos cambiarán. Asientos integrados hechos en 3D, con materiales más ligeros y más resistentes al mismo tiempo, llegarán en un futuro no muy lejano.

Dionisio Campos (Ford). Coches se van a seguir fabricando de una forma u otra, pero el perfil de los que trabajamos en esta industria probablemente cambie. Para muchas cosas nuevas no estamos preparados, porque no sabemos hacerlas. Tenemos un gran capital humano, eso ha sido cierto hasta ahora, pero nos estamos atascando. No veo que evolucionen las enseñanzas de la Universidad alineadas con los requerimientos de la empresa.

Hace poco, la CEOE decía que en España hay 100.000 puestos de trabajo sin cubrir. En un país con tres millones de parados, que haya 100.000 puestos sin cubrir porque no hay capacidades dice mucho sobre cómo estamos alineados formación y requerimientos industriales.

El futuro pasa por las soluciones de movilidad. ¿Esto significa que se van a fabricar más o menos coches? No lo sé, porque estos se cambiarán antes. Los coches hoy, como mucho, están en funcionamiento dos horas al día, el resto del tiempo está parado. Si este estuviera todo el día danto vueltas sufriría un mayor desgaste.

Francisco Segura (Grupo Segura). Estamos de acuerdo con que los coches seguirán existiendo y tendrán ruedas, a no ser que vuelen. Y serán eléctricos o térmicos, pero para los que estamos aquí, nos da igual. Nos adaptaremos. Si tienen baterías, mejor para el medioambiente, pero cuidado con las ciudades que, a lo mejor, no están preparadas para dar tanto suministro eléctrico. Hay demasiadas incógnitas por resolver. 

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter