La información económica de los líderes

Vicent Soler defiende que la fiscalidad autonómica protege a la microempresa

La fiscalidad autonómica fue el tema abordado esta mañana en la jornada celebrada en Bolsa de Valencia, convocada por CaixaBank y Varona Abogados y que contó con la intervención del conseller de Hacienda, Vicent Soler, quien centró su intervención en los impuestos de sucesiones y donaciones y sobre el patrimonio. Soler, desde el inicio de su alocución, quiso desmentir cualquier intención de perjudicar a la empresa familiar, colectivo que se ha quejado reiteradamente del trato fiscal que recibe a la hora de la sucesión empresarial.

Bibiano Martínez y Vicent Soler

Bibiano Martínez y Vicent Soler

Vicent Soler insistió en que la fiscalidad autonómica no discrimina a la empresa familiar, ya que la mayoría de ellas, micropymes, se mantienen por debajo de la facturación mínima fijada para beneficiarse de exenciones y deducciones. El conseller proporcionó datos del impuesto de sucesiones en 2016. De los más de 162.000 herederos, menos del 14% tuvo que pagar impuesto de sucesiones y donaciones. El porcentaje se reduce al 8% si consideramos aquellos que tuvieron que tributar más de 500 euros, algo menos de 13.000.

Estos datos sirvieron al conseller para desmentir que el Consell “tenga ningún afán recaudatorio. El objetivo es que las personas con mayores recursos contribuyan en mayor medida a garantizar la igualdad de oportunidades del conjunto de valencianos”

También recordó que tras la reforma fiscal, “1,6 millones de valencianos con rentas medias y bajas pagaran menos IRPF a partir del próximo año”.

Más beneficios para la pequeña empresa familiar

El titular de Hacienda desmintió que se hayan subido los impuestos a los empresarios. Concretamente hizo mención a la microempresa, una singularidad del tejido productivo valenciano, que se trata de proteger. Este tipo de empresas “solo tendrán que mantener su actividad 5 años para beneficiarse” de la deducción del 95% del valor de la empresa en el Impuesto de Sucesiones y Donaciones.

También recordó que se ha abierto el abanico en el grado de parentesco hasta en tercer grado en las sucesiones para garantizar en la medida de lo posible el relevo generacional y la supervivencia de la empresa familiar.

Referido ya al IRPF, Soler recordó que se ha introducido una deducción por obras de mejora en la vivienda habitual que, además de beneficiar al contribuyente, sirve para dinamizar la actividad en el sector de la construcción y tendrá un efecto arrastre sobre otros sectores.

El conseller insistió en que no se puede renunciar a la recaudación fiscal, que sería un acto irresponsable e injusto con los más desfavorecidos y tampoco se olvidó de tildar de injusto al actual sistema de financiación que permite “que ciertas comunidades autónomas puedan prescindir de algunos tributos y eso provoca que ciudadanos de otras autonomías, como la valenciana, sean tratados como ciudadanos de segunda”.

Con anterioridad a la intervención de Soler, Federico Varona, socio director de Varona Abogados, recordó que al existir dos legislaciones del Impuesto de Sucesiones, el beneficiario puede acogerse a aquella que considere más beneficiosa. Insistió  que no se considera a la hora de las exenciones sociedades como las sicav o fórmulas de ahorro especulativo, ya que el espíritu de la ley es proteger la empresa que genera riqueza y empleo.

Varona también enumeró una serie de consejos, como que las retribuciones, si las hubiera, al empresario sean fijadas y aprobadas por el consejo de administración, así como la importancia de legalizar las actas.

 

 

 

 

 

Suscríbete a nuestra newsletter