Zschimmer & Schwarz recupera las obsoletas tintas serigráficas gracias al proyecto 'eco2 Glaze'

Equipo de Zschimmer & Sachwarz con el Alfa de Oro.

Equipo de Zschimmer & Sachwarz con el Alfa de Oro.

La división cerámica de la multinacional alemana Zschimmer & Schwarz, cuyas instalaciones se encuentran en Vila-real, fue reconocida en la pasada edición de la feria Cevisama por la Sociedad Española de Cerámica y Vidrio (SECV) con un nuevo Alfa de Oro. En esta ocasión “por el desarrollo de un sistema de recuperación y valorización de tintas serigráficas tradicionales para su utilización en composiciones adaptadas a las nuevas tecnologías”, según quedó especificado en el acta del jurado, compuesto por reconocidos expertos e investigadores.

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

El nuevo e innovador desarrollo, que ha recibido el nombre de ‘eco2 Glaze’, incide por vez primera y de una manera eficaz, en una problemática existente en la gran parte de fábricas de azulejos: la gestión y posterior reutilización de las tintas de las tecnologías de decoración obsoletas por la implantación masiva de la decoración cerámica digital. De esta manera, las tintas serigráficas tradicionales pueden ser reutilizadas para la coloración de esmaltes y masas a unos menores costes.

En la actualidad, y según estudios realizados por Zschimmer & Schwarz, se estima que solo en las azulejeras de la provincia de Castellón hay almacenados cerca de nueve millones de kilos de tinta que no pueden ser utilizados porque se han quedado obsoletas las técnicas decorativas tradicionales. Su recuperación y posterior reutilización permite a las productoras de pavimentos y revestimientos cerámicos producir azulejos con menor impacto ambiental, al alargar la vida útil de los materiales que ya no utilizan, y, además, a un precio más bajo, lo que incide en la competitividad de las empresas.

El principal objetivo de ‘eco2 Glaze’ es “valorizar al máximo estas tintas obsoletas y poder transformarlas en una materia prima útil para la producción cerámica”, indican fuentes de la dirección de la empresa, las mismas que subrayan que el principal problema fue el de “separar los componentes”.

Las tintas serigráficas están formadas por la dispersión de bases serigráficas y pigmentos en un medio llamado comúnmente vehículo. “El primer paso fue, mediante un proceso químico y uno físico, separar el vehículo de la parte sólida para poder reintroducirlo en los nuevos lotes de vehículo que seguimos produciendo y, con el fin de dar las máximas opciones a nuestros clientes para poder valorizar las bases serigráficas y los pigmentos, nos marcamos poder reutilizarlos en el máximo de tecnologías disponibles”.

Y, en este caso, las tecnologías que admiten esas materias recuperadas son la coloración de masas de porcelánico, en esmaltes a campana, el esmaltado mediante doble disco y la esmaltación con airless. Y a estas cuatro tecnologías todavía se les puede unir una quinta, como es la impresión digital a válvulas, “que tiene un futuro muy prometedor porque permitirá cambiar el concepto de decoración digital aportando nuevos efectos estéticos, como por ejemplo los relieves creados solo con esmaltes”, explican desde la dirección de Zschimmer & Schwarz.

La compañía da trabajo a más de 1.200 profesionales, cuenta con 28 filiales en 26 países y su facturación anual es superior a los 500 millones de euros.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter