Los economistas detectan un estancamiento en las economías nacional y valenciana

El Colegio de Economistas de la Comunidad Valenciana ha hecho público el resultado de la encuesta que periódicamente realiza entre sus miembros. En esta oleada, correspondiente a junio de 2016, si bien se realizó antes de las elecciones generales, el resultado es que los economistas valencianos detectan un estancamiento en la actividad tanto en el ámbito nacional como, más acusadamente, en el autonómico.

Este resultado contrasta con el obtenido a finales de junio, donde por primera vez las perspectivas económicas rozaban el aprobado. En esta ocasión la valoración para la economía nacional se sitúa en el 4,88, mientras que la autonómica consigue un 4,42. Por provincias, Alicante parece más optimista, con un 4,89 para la nacional y un 4.41 para la autonómica; mientras que Castellón las evalúa con un 4,79 y un 4,25 respectivamente y, finalmente, Valencia con un 4,76 y un 4,33.

DSC_0060En cuanto a las previsiones futuras, los economistas se muestran más optimistas a tres meses y más prudentes a seis meses, pero en cualquier caso, con una ligera mejora de la valoración actual. A un plazo de tres meses, la economía española logra una puntuación de 5,39, que desciende al 4,98 para seis meses. En el caso de la economía valenciana, la valoración se queda en un 4,79 para el próximo trimestre y un 4,56 para seis meses.

Sobre los principales problemas que preocupan al colectivo profesional, el paro se sitúa en primer lugar con un 75,34% de respuestas; seguido del inadecuado tamaño y estructura del tejido industrial y la evolución de la demanda. Otras preocupaciones son el déficit de infraestructuras o los costes laborales.

Una pregunta introducida en esta oleada ha sido la opinión de los economistas sobre la llamada economía colaborativa. La inmensa mayoría opina que prohibir este tipo de actividades es inútil; otro grupo numeroso cree que permite abaratar costes y en la parte inferior están los que opinan que supone un riesgo por no estar sujetas a regulación y perjudican los sectores productivos tradicionales.

A la pregunta de si se inclinan por una política económica expansiva o austera, el resultado es de 5,41 en una escala de 1 a 10. Es decir, moderadamente expansiva, sin dejar de lado las medidas de ajuste del déficit. En este caso, la provincia que se inclina por una política más expansiva en Valencia, seguida de Castellón y, por último, Alicante.

Por último, los encuestados respondieron mayoritariamente a favor del corredor mediterráneo. En una escala de 1 a 5, consideraron que atraerá inversiones y será un factor de crecimiento alcanza el 4,49 y que tendrá un impacto muy positivo en la industria y la agricultura en el 4,29.

Preguntados por la influencia de la situación política del último semestre, el decano del colegio de Valencia, Juan Manuel Pérez, señaló que la perspectiva de acabar con la incertidumbre podría haber inspirado un optimismo moderado en los encuestados ante la perspectiva de un gobierno moderado.

Pérez agregó que se está realizando en estos momentos una encuesta específica sobre el Brexit y su influencia en la economía valenciana, cuyos resultados darán a conocer en breve.

Por último, sobre el altísimo índice de temporalidad en la contratación de la Comunidad Valenciana, Pérez señaló que les preocupa mucho, pero que está en relación con el tejido económico valenciano, con un alto peso del turismo. Para los economistas de la Comunidad Valenciana, la única forma de conseguir empleo estable es crearlo en la industria.

Suscríbete a nuestra newsletter