La información económica de los líderes

¿Innovar en la contratación pública?

2016-abril-Everis-Raul-Juanes

 

– Las administraciones públicas en la Comunitat, ¿están cualificadas para realizar procesos de contratación de productos y servicios de tecnología?

– Desde luego, hay muy buenos técnicos en todas las áreas. Lo vemos a diario tanto por los servicios de tecnología como por los de contratación y/o intervención. El principal problema es hasta qué punto puedes incorporar en la Administración la innovación siguiendo las pautas establecidas. Los responsables técnicos, quieren incluir conceptos innovadores en los proyectos que caen bajo su responsabilidad, pero cuando la innovación por definición es algo que aún no existe, o no ha sido probado en escenarios reales, ¿cómo valoras la aportación de algo de lo que aún no sabes qué resultado va a generar?

[masinformacion post_ids=” 73122″]

Existen fórmulas para dar respuesta a esta pregunta, como la Compra Pública Innovadora, y hay mecanismos para facilitar que una administración comience a hacer uso de ella. Por un lado, la aportación de la innovación no es valorable de una forma sencilla con criterios habituales, que midan por ejemplo los resultados obtenidos a la fecha de conclusión de un contrato; sin embargo, se puede observar no solo el valor de invertir en innovación a corto plazo, sino todo el valor e incluso futuros ahorros obtenidos si en lugar de mirar a un año o dos vista, se analiza a seis u ocho. Por otro lado, si una inversión innovadora falla en conseguir su objetivo inicial, no quiere decir que sea un fracaso, sino que se ha generado conocimiento para la Administración y para la empresa. Compartir la propiedad intelectual de los resultados con las empresas ayuda a mitigar ese pesar económico que pueda suponer no cumplir las expectativas. Si la Administración se hace dueña única de la propiedad intelectual de los resultados de un proyecto como viene siendo habitual, para en muchos casos no hacer uso de estos derechos, está limitando las capacidades de una empresa de decidir invertir en innovar más en un producto que, una vez acabado, podrá ofrecer a la Administración contratante un mayor conjunto de funcionalidades de las inicialmente previstas y ofrecerá vías adicionales de comercialización a la empresa gracias al impulso que le dio la Administración. Es un modelo win-win, y es uno de los pilares de la colaboración público-privada.

Podríamos resumir diciendo que hay profesionales y técnicos muy preparados, pero cambiar es difícil y se necesita ayuda y apoyo como la que desde Everis podemos prestar. Se podrían conseguir procesos mucho más eficientes, sostenible e innovadores, y hay personas en la Administración totalmente capacitadas para hacerlo, pero pesa muchísimo la fuerza de la inercia.

Suscríbete a nuestra newsletter