La información económica de los líderes

Informe BBVA Comunidad Valenciana: el mayor freno al crecimiento es el tamaño de las empresas

El economista jefe de BBVA Research, Rafael Doménech, y el director territorial del banco Alberto Charro, presentaron esta mañana el informe Situación Comunitat Valenciana referido al primer semestre de 2016 en el que se mantienen las buenas perspectivas económicas, aunque con una estabilización del crecimiento.

Dicho informe evalúa en el 2,7% el crecimiento del PIB para los dos próximos años, con una creación de empleo de 120.000 puestos de trabajo. Una creación de empleo que, en palabras de Doménech, no resulta suficiente para alcanzar los niveles anteriores a la crisis. “A este ritmo -afirmó- en 2017 se habrá absorbido la mitad del desempleo generado por la crisis”.

Vuelta a la industria

El informe recoge un crecimiento de la Comunidad Valenciana del 3,5% el pasado año, basado en el dinamismo de la demanda interna, unas condiciones de financiación favorables,  una mayor solidez en la actividad exportadora, una política monetaria más expansiva y un desplome de los precios del petróleo. Para el primer semestre del año, sin embargo, se espera una desaceleración del consumo.

Rafael Doménech y Alberto Charro en la presentación del Informe Comunitat Valenciana

Rafael Doménech y Alberto Charro en la presentación del Informe Comunitat Valenciana

Para apuntalar esta recuperación, BBVA se refirió a la situación de infrafinanciación que padece la Comunidad Valenciana. Alberto Charro comentó que se ha hecho el ajuste del lado del gasto, pero que ya ha tocado suelo. “No se puede gastar menos -dijo- se puede gastar mejor”. El déficit de las administraciones públicas, señaló, será otro lastre para el crecimiento. 

Asimismo reconoció que existe un buen caldo de cultivo para la inversión industrial, según aprecia la propia red del banco. “La crisis -en opinión de Charro- ha dejado al descubierto el excesivo apalancamiento de las empresas valencianas; un cierto abandono de la actividad exportadora cuando tira la demanda interna y, en tercer lugar, el tamaño de las empresas. Los dos primeros parece que están resueltos, el problema sigue siendo el tamaño de las empresas, que lastra la internacionalización. El empresariado valenciano el algo que se tiene que plantear: no podemos ambicionar crecimientos económicos mayores con empresas de 8, 10 0 15 trabajadores. Es imposible”. En este sentido, Doménech señaló que se aprecia una reasignación de recursos hacia la reindustrialización.

Reactivación inmobiliaria

Entre los aspectos analizados, el informe contempla la venta de viviendas en la Comunidad Valenciana que, en 2015, tuvo un mejor comportamiento que la media nacional, con un incremento de la actividad sobre 2014 superior al 14%. Alicante concentró el 53,8% de las operaciones; Valencia el 35,7% y Castellón el 10,5%. También el precio de la vivienda experimentó una subida del 1,5%, mientras que la media española se situaba en el 1,1%.

Uno de los indicadores que enfría los datos positivos es la licitación de obra pública que en 2015 sufrió una contracción del 24%, con una mayor incidencia en Alicante (-37.2%) y Valencia (-23%). El 31,6% de las obras licitadas corrió a cargo del Estado, mientras que el 68,4% restante lo hizo a cargo de los entes territoriales.

El carro de la exportación

La exportación de automóviles ha sido una de las palancas de crecimiento de la economía valenciana. En términos globales, las exportaciones experimentaron un incremento del 15,3% en 2015, de las que la cuarta parte corresponden al sector de automoción. Semimanufacturas y alimentación son los otros dos sectores que mayor peso tienen en el capítulo del comercio exterior. La balanza comercial de la Comunidad Valenciana ha generado un incremento positivo de 4.907 millones de euros y ya supone el 5% del PIB regional. 

Por otro lado, señaló Doménech, la mejora de la demanda interna no ha restado fuerza a las exportaciones. “Cuando las empresas exportan a nuevos mercados, no dejan de exportar por el hecho de que se reactive el consumo interno. Una vez que han salido fuera no quieren renunciar a esos mercados”, afirmó. Un dato ligado al comercio exterior que se destaca el Informe es el crecimiento del tráfico de mercancías del Puerto de Valencia, un 3.9% respecto a 2014, lo que le ha llevado a superar a Algeciras como primer puerto español por tráfico de contenedores.

El turismo, con cifras récord y un hito de 6,5 millones de visitantes extranjeros, ha sido otro de los datos positivos. Un crecimiento basado en la depreciación del euro y el abaratamiento del transporte gracias a la caída del precio del petróleo. 

Vientos de cola

Para los próximos dos años contribuirán a mantener este escenario el precio del petróleo y la política monetaria, lo que favorecerá una buena respuesta de la demanda interna. La actividad exportadora se consolidará y, según aprecia el Informe, deja de ser una salida a la producción cuando cae la demanda interna. Todo ello, unido a la ausencia de inflación y una política fiscal poco agresiva, contribuirá a generar 120.000 empleos en el bienio.

Sin embargo, no todo son datos favorables. Doménech afirmó que si se dilatan en el tiempo las turbulencias que se están produciendo en los mercados financieros con la caída de las cotizaciones, no se descarta que tenga efectos negativos sobre el crecimiento. 

Suscríbete a nuestra newsletter