Grupoidex, expertos en controlar la reputación empresarial

Archivado en: 

01/02/2016 ALICANTE.- Reportaje grupo IDEX / FOTO ALEX DOMINGUEZ

Miguel Quintanilla, director general de Grupoidex

– Hay un concepto relativamente nuevo en el campo de la comunicación en el que su empresa se ha especializado: el control de la reputación empresarial y personal. ¿Cómo definen su trabajo en ese ámbito?

– Hasta ahora parecía que la reputación tenía que ver con la imagen en su conjunto. Ahora, la capacidad de generar un modelo reputacional sea favorable o negativo, es más fácil porque hay un continente enorme donde todo el mundo vuelca esa información, que es accesible, y puedes ser víctima o coprotagonista de cómo te percibe todo el mundo. Si hablamos de la reputación de las empresas, hay un elemento fundamental, se trata de que el cliente tenga confianza en un producto y de que la empresa sea capaz de estar a la altura de esas expectativas. Si consigues generar la confianza y cubrir las expectativas del cliente, eso genera automáticamente un nivel alto de reputación. El reto es conseguir controlar todos tus stakeholders, todo tu entorno empresarial. Un ejemplo muy claro es el sector turístico, que ahora se comercializa sobre todo a través de plataformas digitales en las cuales el usuario tiene la libertad de opinar sobre aquello que experimenta y sobre lo que consume. Si creas confianza para que la gente acuda a tu hotel, has conseguido el primer paso, pero lo que necesitas es cubrir las expectativas.

[masinformacion post_ids=”68382,68496,68517″]

– Y a veces se reciben ataques interesados…

– Efectivamente. Y en eso éticamente no se puede entrar, en mejorar tu reputación atacando a otro, pero hay formas de generar conversaciones y alertas constantes para poder identificar cómo y de qué manera se genera el tono de esa conversación que tienes con tu sector y con tu entorno. Y evaluar cuál es el nivel de propagación, la viralidad puede ser muy negativa y necesitas una estrategia adecuada para generar unos cortafuegos que eviten un daño reputacional grave. Y ya nadie es ajeno a esto.

 

Suscríbete a nuestra newsletter