La AVT apuesta por una imagen turística de la Comunidad Valenciana inclusiva y basada en valores

Una política turística inclusiva, basada en valores y en la diversidad de oferta es el centro sobre el que bascula la participación de la Comunidad Valenciana en la inminente feria de Fitur que esta mañana ha presentado el secretario autonómico de Turismo, Francesc Colomer. Fitur también servirá para presentar la nueva campaña promocional de turismo de la Comunidad Valenciana y que se resume en el eslogan “Es hora de volver”.

colomer webUna imagen de campaña que tiene poco que ver con la que se apoyó años anteriores, más relacionada con fenómenos como Gandía Shore. “Nuestro modelo -dijo Colomer- inicia un nuevo relato, una nueva manera de entender la Comunidad Valenciana basada en valores. Somos muy conscientes de la devaluación que ha experimentado nuestra comunidad. Tenemos la obligación de reconstruir la imagen de la Comunidad Valenciana. El turismo contribuye a dar la mejor versión de nosotros”.

Profesionalidad y diálogo

Las líneas sobre las que actúa la AVT, insistió Colomer, es la profesionalidad, el diálogo y la defensa de los profesionales de las empresas turísticas. El stand de Fitur se inspira en lo más universal de la Comunidad Valenciana, la naranja, y se enfoca a facilitar los contactos de negocio de los empresarios del sector.

El stand presenta a la Comunidad Valenciana como una tierra hospitalaria, de valores, donde todos los colectivos pueden disfrutar del sol y la playa, pero también del turismo de interior, el cultural, el gastronómico, el de fiestas, el de emociones o el activo. Se trata, sobre todo, de recuperar el prestigio dando una imagen alejada de la que se ha dado en los últimos años.

La Generalitat quiere dar una imagen común, pero respetando las singularidades de las distintas marcas turísticas que ocuparán los más de 1.600 metros cuadrados del stand que ha sido diseñado por Viajes El Corte Inglés con un presupuesto de 625.000 euros. Un stand que podrá adaptarse a la participación de la AVT en otras convocatorios feriales.

Nuevos públicos objetivo

Especial mención tuvo Colomer para dos colectivos: el de discapacitados y el de diversidad sexual (LGTB). En cuanto al primero, anunció la puesta en marcha de un programa para hacer accesibles -en la medida de lo posible- todos aquellos monumentos históricos que en ahora no pueden ser visitados. Anunció que parte del personal que atenderá el stand será, precisamente, del colectivo de discapacitados, porque “tenemos que darles visibilidad, ser inclusivos y demostrar que en esta Comunidad sabemos gestionar el talento, todos los talentos”.

Y sobre el segundo, adelantó que ya han tenido contactos con asociaciones representativas para promover la Comunidad Valenciana como un destino turístico amigable.

Se ha dado especial importancia a la zona de trabajo, con 16 mesas y capacidad para 64 personas; la plaza central se celebra para actos institucionales y presentaciones; además hay dos salas de prensa y una de show cooking -donde se pondrá en valor la gastronomía valenciana-, con gastrobar. El stand, como insistió Colomer, tiene un enfoque más profesional y de negocio, donde participan más de 25 asociaciones profesionales y empresas.

Es hora de volver

Sobre el eslogan de la campaña, Colomer afirmó que “hay que volver al mapa de lo positivo, de las buenas vibraciones. Pone a la persona en el centro, es hedonismo. Es hora de volver a reencontrarnos nosotros mismos, a mirarnos en un espejo de valores positivos y éticos. El turismo debe ser una parte central de la remontada reputacional de las instituciones y parte de la solución de la Comunidad Valenciana”.

En cuanto a la multiplicidad de marcas turísticas, Colomer afirmó que es un tema técnico, que no debe conllevar intrusiones de orden político o sectario. Agregó que considera llegado el momento en que la AVT encargue un estudio profundo y serio sobre el posicionamiento de las marcas en los mercados, especialmente los internacionales, para saber cómo nos perciben y “poner este conocimiento al servicio del sector”, agregó.

Uno de los retos del sector turístico valenciano, señaló, es aumentar la rentabilidad, que está por debajo de otras zonas intensivas en turismo, como Barcelona o Madrid. Aumentar la rentabilidad, manifestó, servirá para mejorar retribuciones, aumentar la inversión y el empleo. Junto a este desafío, Colomer citó la desestacionalización, la cualificación y la profesionalización como los otros trabajos a desarrollar en el sector. 

En otro orden de cosas, Colomer no quiso ser triunfalista con los datos de pernoctaciones turísticas del pasado año. Reconoció que eran muy buenas, pero que había que tener en cuenta que mucho visitante podía provenir de rebote por la situación en el Mediterráneo Oriental, por lo que es necesario esforzarse en fidelizar al turista. 

Hizo también referencia a dos hechos relacionados con el turismo de vital importancia: la designación por parte de la Unesco de Dènia como ciudad creativa gastronómica y la celebración en Elche de Eurotoques, la asamblea nacional de cocineros. Colomer puso énfasis en la importancia de la gastronomía por su singularidad y autenticidad, lejos de la estandarización.

Por último, se felicitó por el nombramiento de Raquel Huete, profesora de  la Universidad de Alicante, como nueva directora general de Turismo, con sede en el Invat.tur en Benidorm.

Suscríbete a nuestra newsletter