Los empresarios demandan mayor estabilidad política y regulatoria en el Foro APD

2015-septiemre-UPD-KPMG-Banc-Sabadell-jornada

La Asociación para el Progreso de la Dirección (APD) ha convocado, en su Foro Económico-Empresarial de ‘Líderes con estrategia’, a un reputado panel de profesionales y ejecutivos de éxito quienes han advertido que tanto el clima político como la regulación deben favorecer y facilitar los negocios ya que en ocasiones “sorprende la complejidad de los trámites en nuestro país, lo puede lastrar las inversiones“.

Juan Antonio Ros, director general de Celéstica no se atreve a hablar de inseguridad jurídica en España, pero sí de “excesiva volatilidad legislativa“, por lo que demanda una mayor estabilidad de las normas y criterios a la hora de facilitar los negocios. Respecto a las incertidumbres en el marco político cree que la “lógica siempre se acaba imponiendo y no cree que pueda llegar la sangre al río“.

Al respecto, Luis de Diego, manufacturing manager de Autoliv ha recordado que España es el segundo fabricante de automóviles de Europa, y el noveno del mundo, lo que genera un gran impacto en el PIB nacional. “Que nadie rompa el juguete“, ha pedido de Diego, para quien el marco normativo, tampoco cree que beneficie las inversiones de terceros en nuestro país.

Para Salvador Monrabal, director general de Electrotecnia Monrabal, uno de los problemas que sigue asfixiando a las empresas es la morosidad, por eso ha urgido a la Administración “a cumplir y hacer cumplir las leyes, para aliviar los problemas de cobro que todavía padecen muchas empresas“.

Errores y aciertos. Busqueda constante de nuevos sectores y mercados

Desde Celéstica, Juan Antonio Ros, ha hecho un resumen de los cambios de estrategia que ha llevado a cabo la compañía desde que dejó de ser parte de IBM. “El salto lo dimos cuando tratamos de entender lo que nuestros clientes necesitaban, antes que ‘colocarles’ lo que nosotros sabíamos hacer bien“. Con la venta de la factoría en 1995 por parte de IBM a MSL y, pese a su compromiso por subcontratar productos por espacio de tres años para garantizar la continuidad de la fábrica, la compañía se inició en la fabricación electrónica: “no sabíamos nada sobre electrónica, pero aprendimos“. Si bien, en el año 2000 con la eclosión de nuevos competidores en países de bajo coste, Celéstica decidió cambiar de nuevo su rumbo hacia sectores donde el precio no fuera tan significativo y pudieran aportar más valor, especializándose finalmente en segmentos y productos  electrónicos más complejos, para el sector aeroespacial y defensa así como electromedicina. “O se es un gran visionario para elegir el sector más exitoso de futuro o no queda otra que basarse en la prueba-error, conocer tu posicionamiento y valorar tus posibilidades. En nuestro caso, podemos decir que nuestra incursión en el sector fotovoltaico como fabricante de paneles, no fue buena llegamos tarde y mal, por lo que después de una importante inversión al año y medio nos tuvimos que retirar “, ha explicado.

Luis de Diego, de Autoliv, ha recordado que la visión cortoplacista aplicada en los años más duros de la crisis que obligó a duros recortes y ajuste, “desde la perspectiva,  la observamos con pesar pues supuso para la compañía una pérdida importante de talento“, aún así asegura contar con un equipo muy profesional y competente,  “si te rodeas de personas que saben incluso más que tú, las cosas van mejor: la planificación, la gestión interna, la mejora continua como herramienta de gestión son fundamentales para el buen funcionamiento de la compañía, así como la paz social e ir de la mano de los agentes sociales“.

Para José Luis Soler, presidente de Ubesol, cuando fabricas un producto para lo que él denominó la economía real, “un champú para un consumidor que quiere pagar un euro y que sea bueno, el esfuerzo que hay que hacer es muy grande, no solo para llegar al consumidor, sino para que este esté satisfecho, por lo tanto el primer reto a la hora de innovar es ser consciente de lo que el cliente quiere y necesita y no al revés, lo que la empresa quiere ofrecer al cliente“. A su juicio, la productividad y la investigación, es lo que puede diferenciar a una empresa de otras compañías, por lo que aboga por “seguir haciendo un esfuerzo por mejorar cada día“.

Soler animó a los presentes a respetar la fiscalidad, “aunque a cualquier empresas siempre le parezca alta” y reiteró que la financiación “cuanto más barata mejor“.

Salvador Monrabal,  de Electrotecnia Monrabal, ha confirmado que la compañía se ha centrado en aquellos negocios donde los márgenes son mejores y que cuenta en Chile con cartera de obra para tres años. Sin embargo, ha asegurado que dar el salto desde allí a otros mercados de Sudamérica, “no resulta tan sencillo como preveíamos en un principio… de Santiago a Lima puede haber la misma distancia que de Valencia a Moscú“, ha ejemplificado Monrabal. Quien ha apostado por formar bien a los equipos y dotarlos tecnológicamente, para aumentar la productividad.

Al respecto, el responsable de Autoliv ha destacado que dentro del sector del automóvil, los niveles de productividad de las compañías españolas están por encima de la media europea, ” la tecnología te ayuda, te posiciona, pero ha llegado un punto, el que hemos adquirido  en la industria un nivel de automatización, que los grandes ahorros y ganancias de productividad, ya no están en la parte puramente industrial, donde la mejoras son mínimas, sino en el control de los flujos, en las gestiones más manuales, la logística, el servicio… En nuestro caso así lo creemos porque en estos momentos nuestro principal competidor es Autoliv Polonia y solo nos podemos diferenciar en eso, ya que contamos con similar tecnología para la fabricación“.

La jornada organizada junto a Kpmg y Banco Sabadell ha sido inaugurada por el presidente de la Generalitat, Ximo Puig, quien , ha apelado al “liderazgo colectivo” de toda la sociedad valenciana para superar la situación económica y recuperar la imagen de la Comunitat. Puig ha insistido en que “este liderazgo colectivo que tenemos que asumir no puede ser sólo en el ámbito político, sino que hay que residenciar en toda la sociedad este nuevo liderazgo para superar la situación de crisis que vivimos, no sólo la económica, social y democrática que vive toda España sino también la crisis de relevancia que viven los valencianos”.

Reforma del modelo productivo para las próximas generaciones

A los empresarios les ha explicado que en materia económica la Generalitat pretende “pasar al ámbito de la cogestión”. Para ello la Generalitat va a iniciar a partir de octubre los contactos para poner en marcha el Plan Económico Valenciano 2016-2020, que con una perspectiva a largo plazo pretende la reforma del modelo productivo ya que, según Puig, “la reforma del modelo productivo que hay que hacer no se puede hacer pensando en las próximas elecciones sino en las próximas generaciones”.

aprobó la creación de la Agencia de la Innovación “para profesionalizar, unir y optimizar recursos”. También ha anunciado que se va a crear la Oficina de Inversiones “para atraer inversiones y facilitar las posibilidades de desarrollo de los nuevos proyectos” y ha recordado que la Generalitat apuesta por la refundación del Instituto Valenciano de Finanzas para ayudar a los proyectos empresariales. Finalmente, ha avanzado que se va a iniciar el proceso de “desburocratización de las administraciones públicas”.

A lo largo de su intervención el president ha expuesto lo que a su juicio son los cuatro grandes prioridades a resolver: “la deuda, el paro, la hipoteca reputacional y la invisibilidad”. Pese a ello ha lanzado un mensaje positivo porque la Comunitat Valenciana vive un momento de cambio “que debe ser un punto de inflexión” en el que puede aprovechar las oportunidades que ofrece la coyuntura actual como la bajada del precio del petróleo, el cambio en las políticas del BCE y el precio del euro.

 

Suscríbete a nuestra newsletter