La información económica de los líderes

Un año favorable para la renta variable y los productos cotizados

2015-junio-mercados-bolsas

En un entorno de tipos de interés muy bajos, los depósitos bancarios pierden su atractivo y los inversores buscan alternativas de inversión como la renta variable que, aunque conlleva un mayor riesgo, también puede ofrecer una rentabilidad muy superior. El cambio fiscal es otro aliciente. Las plusvalías generadas por la compra venta de elementos patrimoniales (acciones, productos cotizados…) se integran desde enero en la base del ahorro del con independencia de su periodo de generación y además con unos tipos aplicables fijos del 20 %, 22 % y 24 %.

Si el 2015 comenzó para el Ibex 35 con la mayor subida en el arranque del año desde hacía 17, al anotarse un 12 % hasta marzo, este segundo semestre las expectativas siguen siendo positivas, “es indudable que los inversores se animan cuando la bolsa sube”, confirma, Francisco López Velayos, responsable de Productos Cotizados de Société Générale (SG).

En lo que va de año, la contratación al contado en renta variable (acciones) ha crecido un 37 %, cifra que asciende al 60,7 % en el segmento de productos cotizados y que alcanza el 143,7 % solo en los productos cotizados de Société Générale, que lidera este mercado en España desde 1999.

Para los expertos, este crecimiento se debe principalmente a la mejora de las condiciones fiscales en la compraventa de elementos patrimoniales, a un nivel de tipos de interés muy bajos y a la tendencia favorable de los principales índices bursátiles.“Las medidas de inyección de liquidez adoptadas por el BCE, que han motivado un escenario de tipos de interés cercano al 0%, han llevado a que los depósitos hayan perdido todo su atractivo, por lo que ese dinero ‘perezoso’, que en los últimos años había buscado refugio en los depósitos, hoy se canaliza hacia la renta variable (a través de fondos de inversión, la compra de acciones, productos cotizados…) en busca de una rentabilidad más atractiva, eso sí asumiendo un mayor riesgo”, explica en primer lugar López Velayos.

2015-junio-mercados-Jorge-Yzaguirre-Isabel-Jimenez

Jorge Yzaguirre (BME) e Isabel Giménez (FEBF)

Asimismo Jorge Yzaguirre, director del área de Renta Variable de Bolsas y Mercados Españoles (BME), cree que los volúmenes que “salen de la renta fija –emisiones de deuda que realizan los estados y las empresas– por esos tipos tan bajos, acabarán revirtiendo en productos de renta variable”.

Yzaguirre, que participó en una jornada sobre “Las perspectivas de los mercados financieros” con motivo del XXV aniversario de la Fundación de Estudios Bursátiles y Financieros, explicó a Economía 3 que los inversores con mayor “movimiento” en estos momentos son institucionales-internacionales, “el 43% de los activos de la bolsa española están en manos de inversores institucionales extranjeros, pero también estamos percibiendo más actividad de los minoristas españoles, posiblemente atraídos por el buen comportamiento que han tenido las últimas OPV (Oferta Pública de Venta de acciones): Aena, Saeta Yield, Naturhouse, Cellnex o Talgo. En el volumen diario de la bolsa, el 80% de lo que se negocia corresponde a inversores extranjeros”, asegura.

Mejora fiscal

Otra de las razones que explica esta tendencia al alza en la contratación de renta variable está en el cambio fiscal. Las plusvalías patrimoniales generadas en 2015 para las operaciones con plazo inferior a un año, se integran en el IRPF con independecia de su periodo de generación y con unos tipos aplicables fijos del 20 %, 22 % y 24 %. “Hasta el pasado año, las plusvalías obtenidas por la compraventa de acciones, productos cotizados, etc., generadas en menos de un año, tributaban al Tipo Marginal del IRPF, con esta reforma, ya no se establece diferencia según el plazo temporal de la inversión, y estas plusvalías van a parar a la base del ahorro donde hay un escalado de tipos de gravamen para los 6.000 primeros euros del 20%, del 22% hasta 50.000 y del 24% a partir de esa cifra, lo que ha supuesto un gran incentivo”, aclara López Velayos a Economía 3 durante la celebración del Ibex Trading Day en la Bolsa de Valencia.

No obstante, pese a este buen comportamiento del principal índice de referencia de la bolsa española, el Ibex 35 todavía no ha roto barreras significativas en precio, y otros selectivos, incluso europeos, crecen más –el alemán (DAX) acumula una subida del 21 %–. “Su principal hándicap se observa desde un punto de vista sectorial, por el gran peso de la banca que no es un sector especialmente boyante, no obstante, que el Ibex cotice con un mayor descuento en comparación con otros selectivos, también tiene su lectura positiva y es su mayor potencial de crecimiento”, indica el experto de SG.

Microsoft Word - foto2

Francisco López Velayos (SG)

En cualquier caso, López Velayos distingue entre en qué activo invertir y con qué vehículo hacerlo. Como responsable de Productos Cotizados de Société Générale, explica cómo estos productos permiten al inversor acceder a una gran cantidad de activos y estrategias de inversión: “Los productos cotizados dan acceso a una gran variedad de activos: renta variable, renta fija, materias primas y divisas; y ofrecen al inversor la posibilidad de invertir en las tres tendencias del mercado: alcista, bajista y lateral. siendo, los mercados alcistas los más afines al incremento de la contratación. Como ejemplo, nuestra oferta de productos permite desarrollar estrategias de inversión sobre el Ibex, las principales compañías nacionales y extranjeras (Alibaba, Facebook, Twitter…), índices extranjeros como el DAX o el Nasdaq 100, materias primas como el oro o el petróleo Brent y divisas como el tipo de cambio euro-dólar o euro-yen”, señala López Velayos. Si bien, añade el experto que el 46 % de la contratación de productos cotizados se concentra en el Ibex y el 36 % en acciones nacionales.

¿Por qué los productos cotizados?

Los productos cotizados son instrumentos financieros que cotizan en un mercado organizado y regulado como la bolsa española, por tanto de forma continua y a tiempo real, con lo que su precio, tanto de compra como de venta (bid-ask) es público y conocido en todo momento como cualquier acción del mercado continuo.

Disponen de garantía de liquidez, el creador de mercado (market maker) ofrece contrapartida, tanto en compra como en venta durante toda la sesión bursátil, supervisada por Sociedad de Bolsas. A diferencia de otros productos de inversión OTC (over the counter) que no cotizan en un mercado organizado, son transparentes y cotizan con un spread (horquilla de precios entre la compra y la venta) muy reducido y con un volumen alto, acorde a la liquidez del activo sobre el que están emitidos.

Ofrecen un mayor o menor potencial de beneficios, dependiendo de su mayor o menor complejidad y permiten desarrollar diferentes estrategias de inversión. Se trata de productos de inversión complementarios, no hay un mínimo de inversión establecido y su máxima pérdida está limitada a la inversión inicial.

Se contratan a través de cualquier intermediario financiero: banco o caja, agencia o Sociedad de Valores, broker online… y su negociación es similar a la de las acciones, a través de una cuenta de valores en un intermediario financiero. Por lo que no es necesario abrir cuentas especiales, ni depositar garantías, etc.

“La bolsa se dice que es un juego de suma cero, lo que uno gana, otro lo pierde o lo deja de ganar. En productos cotizados no sucede esto, lo que uno gana o pierde, no lo pierde o gana el emisor, el emisor cubre su riesgo. Por ejemplo, si un inversor compra un warrants call (alcista) de Telefónica y sube, este ganará. Para que esto no implique una pérdida en el emisor, lo que hace el emisor es comprar el título, la acción. El warrant call gana valor pero la acción en cartera también, cubriendo el riesgo. Esto da tranquilidad al inversor, porque al emisor le interesa que el inversor gane con su producto”, explica López Velayos.

Algunos de los PC más atractivos

2015-junio-productos-inversion-grafica-emisores-warrantsEl mercado de productos cotizados nace en España con la llegada de los warrants en el 98, “por tanto es un producto muy maduro pero con recorrido, que acapara el 70% de la inversión en el segmento de productos cotizados, tras aumentar su contratación un 26% en el primer trimestre”, explica L.Velayos. Los warrants son productos cotizados en la bolsa que otorgan el derecho teórico a comprar (warrant call) o vender (warrant put) un activo (subyacente) a un precio establecido (strike o precio de ejercicio) y hasta una fecha determinada (vencimiento). Los warrants ofrecen la posibilidad de invertir al alza y a la baja con apalancamiento (amplificación) sobre una gran variedad de activos (acciones, índices, materias primas y divisas). Société Générale es, por volumen contratado, el emisor líder en España, con más de 850 warrants cotizados en bolsa española, 89 de ellos referenciados al Ibex 35. Cerró 2014 con una cuota de mercado del 44,4 % (364 millones de contratación de un total de 819 ).

Su precio (prima) depende de la evolución simultánea de varios factores: activo subyacente, paso del tiempo, volatilidad implícita, etc. y conllevan alto riesgo si se utilizan en un mercado lateral, de ahí que requieran “de conocimiento y buen juicio”, advierte el experto.

Los multi se conocen con el nombre de Daily Leverage Certificate (DLC) en otros países europeos y cuentan con una enorme aceptación, generando volúmenes diarios medios que van desde los 7 millones de euros/día en Francia, a 28 mill./día en Suecia, hasta los 53 mill./día en Italia. En España, ha aumentado muy significativamente su contratación (más de un 4.600 % en este primer trimestre), pasando a ser el segundo producto que más volumen contrata del segmento de PC, con aproximadamente un millón de euros de media al día. “En SG nos hemos marcado como objetivo aumentar su volumen de contratación hasta un rango de 3 a 5 millones de euros/día”, afirma.

“Suponen la forma más sencilla de multiplicar por 5 y por 10 la evolución diaria del Ibex 35. Siguen la evolución de índices Ibex 35 con apalancamiento diario y constante de 5 y 10 veces. Apalancarse significa tener un efecto multiplicador o amplificado sobre la inversión de un activo, un mayor potencial tanto para bien (porque puedes ganar hasta 10 veces más) como para mal (porque puedes perder también de forma multiplicada), siempre limitando el riesgo a la propia inversión, ya que no se puede perder más de lo que se invierte. La recomendación es utilizar el producto en el corto plazo, en el intradía o en pocas sesiones”, aclara L. Velayos. Funcionan igual que los Fondos Cotizados en Bolsa (ETF), tiene una comisión de gestión del 0,45 % anual que se le resta al valor del multi en su parte proporcional, además de una comisión diaria por riesgo de gap, para limitar el hipotético escenario de poder perder más de lo que se invierte.

Por otro lado, los turbos ofrecen apalancamiento extremo al alza (turbo call) y a la baja (turbo put) pero tienen un posible vencimiento anticipado sin valor si el activo subyacente toca un nivel de barrera (igual al strike), “y por tanto, exigen de un seguimiento recurrente y son adecuados para desarrollar una operativa activa o de trading. En el primer trimestre han aumentado su contratación un 204%, siendo el tercer producto del segmento que más volumen acapara (un 11%)”.

Simplificar la visión de los mercados

Existe un grupo de productos destinados a simplificar la decisión de inversión: los inline, y los stayhigh/staylow. Los inline son productos cotizados adecuados para invertir en mercados laterales, el paso del tiempo les beneficia. Otorgan el derecho a recibir un importe fijo de 10 euros en la fecha de vencimiento, siempre que el activo subyacente no toque alguno de los límites (superior o inferior) que definen su rango porque de hacerlo, el inline vencería anticipadamente sin valor. “2014 ha sido un claro ejemplo de mercado propicio para la inversión en inline con un Ibex 35 que se ha movido entre los 11.500 y los 9.000 puntos (sin llegar a tocar ninguno de los dos niveles) y, por tanto, la inversión en inline con ese rango o similar ha sido muy rentable. De hecho en 2014 su volumen de contratación creció un 76,4% con respecto a 2013”, confirma el experto.

En los stayhigh y staylow lo único que tiene que decidir el inversor es si un activo se va a mantener por encima (stayhigh) o por debajo (staylow) de un nivel de barrera a lo largo del plazo de inversión porque, de forma similar a un inline, de cumplirse esa condición, el producto paga 10 euros en el vencimiento. Igualmente, si el activo subyacente toca el nivel de barrera en algún momento antes o en la fecha de vencimiento vence sin valor.

Los ETF (Exchange Traded Funds) o Fondos Cotizados en Bolsa, son fondos de inversión de gestión pasiva que replican la evolución de un índice de referencia (benchmark), con la mayor eficiencia y a un bajo coste. Aúnan las ventajas de los fondos de inversión tradicionales, como la diversificación, con las de las acciones, como la flexibilidad operativa o su cotización continua. Tienen una comisión de gestión anual (0,40% de media en ETFs sobre mercados desarrollados) y pueden distribuir dividendos.  “Nuestro EFT referenciado al índice MSCI Indio –con un alto peso en tecnología–, ha sido galardonado por  BME como el EFT que mayor rentabilidad ha conseguido en España en 2014”, asegura López Velayos.

Para inversores más conservadores destacan los bonus cap, un producto que incrementa las posibilidades de inversión en todos los escenarios de mercado ya que, a diferencia de la mayoría de las inversiones en renta variable, donde el mercado tiene que subir para generar beneficios, los bonus cap pueden pagar una rentabilidad fija en la fecha de vencimiento (dependiendo del nivel de bonus), con independencia de que el activo suba o baje, pero siempre que no toque un determinado nivel de barrera. De hacerlo, el inversor recibiría el valor del activo en el vencimiento con el límite máximo en el nivel de Bonus.

El experto de SG, asegura que el inversor tipo en productos cotizados, es alguien que gestiona su propio patrimonio, “estudia el producto, se forma, y cuando se siente preparado invierte y desarrolla sus propias estrategias de mercado”, de ahí, la importancia que concede la entidad a aumentar la cultura financiera y a la formación de minoristas e intermediarios financieros: “programamos unos 90 cursos gratuitos al año en toda España, además de ofrecer formación online desde nuestra web, la cual dispone de una plataforma para invertir 10.000 euros ficticios de forma simulada pero con precios reales”, indica.    

Suscríbete a nuestra newsletter