Francesc Alós: “En Caixa Popular, la RSC forma parte del ADN de la organización”

Caixa Popular

De un tiempo a esta parte son multitud las organizaciones que han implantado una política de Responsabilidad Social Corporativa (RSC). Es una política que da buena imagen. Pero hay entidades, como  Caixa Popular, para las que no es una cuestión de imagen, sino del propio ADN de la organización. Una RSC que empieza por lo más cercano y en la que participan activamente empleados y clientes, aportando y encauzando iniciativas solidarias. 

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]

Los proyectos de Responsabilidad Social Corporativa (RSC) en los que Caixa Popular se involucra tienen unas características bien señaladas: deben fomentar las actividades colaborativas; apoyar al entramado empresarial local; fomentar el asociacionismo y respetar una serie de valores como la sostenibilidad y la accesibilidad. Actividades que también deben tener en cuenta la propia idiosincracia, como son las tradiciones o los deportes autóctonos.

Caixa Popular se define como una cooperativa de crédito, un grupo de personas que solucionan las necesidades de sus clientes; se implica con la sociedad, no solo económicamente; y participa en distintas acciones.

2015-abril-caixa-popular-Francesc-Alos

Francesc Alós, responsable de RSC

“La sociedad –afirma Francesc Alós, responsable de RSC en Caixa Popularagradece todo lo que haces por ella. No se trata solo de pertenecer a las asociaciones, sino de participar activamente en la vida de la localidad. Agradecen más, por ejemplo, que asistas a una presentación de Falla y estés con ellos”.

 Participar en la sociedad civil

Lo esencial es, sobre todo, participar en la vida cívica donde está establecida cada oficina, formando parte de las asociaciones comerciales o empresariales de la zona. Por ello tiene productos de apoyo a las asociaciones de comercio locales, como la Tarjeta de Compra Local, una tarjeta de crédito con la que se pueden aplazar las compras seis meses sin intereses y cuyo objetivo es apoyar al comercio de proximidad frente a los centros comerciales y, además, no supone ningún coste para el cliente.

Otra de las líneas del apoyo al tejido empresarial son los convenios de financiación con asociaciones empresariales para facilitar el crédito a las empresas, algo que se ha hecho durante la crisis, cuando otras entidades no daban crédito.

RSC de productos financieros

La RSC de Caixa Popular se extiende a sus propios productos financieros, empezando, como recuerda Alós, porque es una de las pocas entidades que han seguido dando crédito al tejido empresarial valenciano.

Entre esos productos destaca Estalvi Solidari, una cartilla de ahorros de plazo fijo en la que una parte de los intereses se destina a un fondo solidario que Caixa Popular lo completa hasta alcanzar el 0,7% del saldo. El fondo financia proyectos colaborativos que se eligen por votación entre los clientes.

También emiten tarjetas en las que el 0,7% de las compras se destinan a las entidades emisoras, como Escola Valenciana. Otra tarjeta es Colabora que se emite a petición de organizaciones interesadas y de las que el 50% del beneficio revierte en la asociación.

Fomento de la colaboración

Los proyectos de apoyo a la colaboración son determinantes en las actividades RSC de Caixa Popular. Destacan todas aquellas acciones dirigidas a fomentar el asociacionismo, como son los proyectos de la Fundació Horta Sud para la formación de directivos de asociaciones. Como señala Alós, “queremos que la red de asociaciones sea más fuerte al estar mejor gestionada”.

2015-abril-caixa-popular-02La colaboración se hace imprescindible ya que, como reconoce Francesc Alós, “no somos especialistas en muchas de las áreas en las que trabajamos. Buscamos alianzas con entidades u organismos que lo dominen. Por eso, con la Fundació Horta Sud, también realizamos cursos prácticos: cómo conducir una reunión, cursos de comunicación o de redes sociales”.

Caixa Popular, con la Fundació Horta Sud y Grupo Ugarte fomentan proyectos interasociativos que financian con 20.000 euros. Este año se han premiado nueve proyectos de 35 presentados por 180 asociaciones. “Es una convocatoria muy consolidada, llevamos 20 años haciéndola y se ha convertido en una referencia”, recalca Alós.

Cultura popular y deporte

Caixa Popular apoya manifestaciones populares, como deportes autóctonos o fiestas. Por ello, la entidad financiera da soporte a un deporte tan nuestro como la pelota valenciana y el deporte base.

El deporte –afirma Alósmuestra el valor del esfuerzo y de la cooperación, de la superación y del trabajo en equipo. Todo eso existe en los deportes de base y por eso lo apoyamos, por ello colaboramos con la Fundación del Valencia Basket y las Escuelas de Pilota Valenciana para respaldar todo el deporte base”.

Prácticas deportivas que tienen su vertiente solidaria, como el circuito el Circuito Caixa Popular Running Solidari que este año celebra su segunda edición con 8 carreras. Por cada corredor que participe en un mínimo de seis carreras, Caixa Popular dona un kilo de alimentos. El año pasado se entregaron 400 kilos a Cruz Roja, “lo que significa que 400 corredores participaron al menos en seis de las diez carreras programadas, lo que supone todo un éxito”, agrega Francesc Alós, quien confía en que este año puedan duplicar el número de participantes.

Apoyo a organizaciones solidarias

Otra línea de colaboración es la distribución de productos en beneficio de organizaciones que realizan una labor social, como el reparto de camisetas de Intermón o flores de golosinas en San Valentín hecho por Pentagrama, un centro especial de empleo de Llíria.

Estas acciones hacen visible la actividad de organizaciones solidarias y de integración que, de otra manera, permanecerían en el anonimato.

Dando ejemplo

Una de las acciones solidarias de más envergadura la protagonizan los propios empleados de Caixa Popular a través de su Grup de Cooperació: el Día del Salario, mediante el cual sus miembros donan voluntariamente un día de su salario a un proyecto social. Por su parte, Caixa Popular una cantidad similar a la recaudada.

¿Cómo se eligen los proyectos? Alós afirma que tratan de que exista equilibrio entre los proyectos autóctonos y los que llegan de lugares lejanos, si bien reconoce que en los últimos años se han orientado más hacia proyectos locales, “porque las necesidades aquí han sido crecientes”.En Estalvi Solidari, los proyectos beneficiarios en los últimos tres años son valencianos.

Toda la política de responsabilidad social corporativa de Caixa Popular es transversal a toda la organización. El Comité de RSC coordina toda la actividad de la entidad en RSC y está integrado al máximo nivel: director general, responsable de negocio y marketing, responsable de gestión de personas, el de comunicación, el de formación, publicidad, el de RSC, una persona del Grup de Cooperaciò, un director de oficina y un coordinador.

2015-abril-caixa-popular-Francesc-Alos-02400.000 euros de presupuesto

Caixa Popular destinó 400.000 euros a su programa de promoción social. El importe proviene de dos fondos: uno, el 10% de los beneficios y del presupuesto de marketing, que destina un 40% del mismo a las acciones de RSC.

“Para una entidad pequeñita como nosotros es mucho. Y ahí no estamos contando las aportaciones personales de los compañeros de Caixa Popular y que no se pueden cuantificar, como son las charlas, los apoyos y el tiempo que dedicamos a las distintas organizaciones, porque nos lo creemos. A veces, eso te lo agradecen más”, recalca Francesc Alós.

Ese comité decide las líneas estratégicas de Caixa Popular en responsabilidad social, no solo qué hacer, sino también qué no hacer. Por ejemplo, no se presta a empresas que fabriquen armas, que no respeten los derechos humanos o cuya actividad implique explotación laboral infantil.

Un comité que también decide líneas de actuación sobre cómo usar energía eléctrica de fuentes renovables, proyecto en el que están trabajando en colaboración con la cooperativa Som Energía; o la accesibilidad de las oficinas o los cajeros adaptados para que puedan usarlos las personas en silla de ruedas… Es decir, mejoras orientadas facilitar la vida de los clientes.

Sostenibilidad

Con la implantación del proyecto Oficinas sin Papeles, de las oficinas de Caixa Popular han desaparecido las fotocopiadoras con el objetivo de lograr una oficina sin papeles, como lo es también potenciar la banca a distancia a través de la plataforma RuralVía.

En el tema de medioambiente existe un acuerdo con la Fundació Sant Jordi para el mantenimiento del Centro Medioambiental de La Calderona “La Morería” donde se muestra cómo se produce y gestiona un centro con el menor impacto ambiental posible. Un centro que es punto de reunión de scouts, colegios, asociaciones excursionistas para hacer itinerarios.

Con toda esta filosofía de gestión ¿se puede decir que Caixa Popular es banca ética?

Banca ética

“No somos exactamente una banca ética. La banca ética –aclara Alóstiene que invertir en proyectos que tengan determinadas características. Pero sí tenemos una manera ética de gestionar y con un componente social importante.”.

Esa manera de gestionar por valores ha hecho que durante los años de crisis Caixa Popular haya crecido del orden de 1.500 clientes al mes, mientras la banca en general tenía mala imagen.

De estas siembras, al final, se recoge

Cada oficina tiene un presupuesto de libre disposición para apoyar a las asociaciones de su zona. Desde Caixa Popular han comprobado que aquellas que utilizan su presupuesto de una manera abierta, con un amplio abanico de colaboraciones, crecen más en épocas de bonanza y en épocas de crisis no pierden clientes.

“Al final –agrega Francesc Alós–, la gente nos ve como una parte más de su entorno, como uno de los suyos. Y hay cosas que ni siquiera cuestan dinero: que el director vaya a la presentación de la fallera o que asista a actos asociativos, a la cena de Cáritas o a la Lucha contra el Cáncer… eso no lo hacen los demás. Y esos detalles la gente los aprecia muchísimo. Sienten que estás a su lado”.

El apoyo al emprendedurismo también es determinante, a través de los acuerdos que la entidad tienen con las Agencias de Desarrollo Local. Un apoyo financiero con ventajosas condiciones para desarrollar el proyecto. Un apoyo más allá de la concesión de créditos y que llega a la colaboración con las asociaciones en temas de formación, como el que existe con SocialNest, la plataforma de emprendedurismo social rentable.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter