Bravo Capital: “Ayudamos al crecimiento económico financiando el circulante de pymes”

Archivado en: 
Mar Turrado, directora general de Bravo Capital

Mar Turrado, directora general de Bravo Capital

Mar Turrado tiene una amplia experiencia en entidades financieras. Tras ocupar la subdirección general del ICO, en 2014 se hizo cargo de la dirección general de Bravo Capital, una compañía cuya actividad se inscribe dentro de lo que se conoce como “shadow banking” y que proporciona financiación a las empresas al margen de los canales bancarios. En las últimas semanas.

[masinformacion post_ids=”35226″]

-¿Necesitan estas entidades tanta supervisión como el sistema financiero tradicional?

– Bajo la denominación de shadow banking” se agrupan multitud de conceptos. Al final, shadow banking” son todas aquellas actividades de financiación, pero que no la otorga un banco. Puede haber fondos de inversión que captan dinero entre particulares e inversores institucionales; plataformas de internet, sociedades mercantiles… Creo que la regulación no debe ser algo necesariamente obligatorio para todas estas entidades.

Si es un fondo que capta recursos de inversores privados, sí creo que debe estar regulado; pero si es una compañía mercantil la que pone a disposición de las compañías recursos en forma de préstamo, no sé qué hay que regular. Esa sociedad mercantil, lo que arriesga es su dinero.

No tiene sentido una regulación igual para todos los agentes. Hay que ver qué agentes representan un riesgo y qué es lo que se quiere proteger con la regulación, para ver si tiene sentido.

– ¿Qué garantías exige una firma de “banca en la sombra” para realizar un préstamo?

– En nuestro caso, cuando una compañía solicita financiación, analizamos la situación de la compañía, su actividad y su perfil de riesgo, y en función de eso le otorgamos un préstamo que puede ir contra su propio balance corporativo o bien, si el perfil de riesgo no es lo suficientemente sólido, a lo mejor pedimos alguna garantía adicional.

Hacemos una evaluación muy parecida a la que hacen los bancos, pero la principal diferencia es que somos muy rápidos y, además, somos muy flexibles. Podemos adaptarnos mejor a la necesidad y la situación de cada empresa. 

Tipos más altos 

– ¿Qué tipos de interés aplican?

– Son más altos que en una entidad bancaria. Todo el dinero que viene de inversores tiene que sacar la rentabilidad de esa financiación, pero esto es común para toda sociedad que hace “shadow banking”.

La banca obtiene beneficios no sólo de los préstamos, sino que a través del préstamo tiene acceso a otras áreas del negocio de las empresas: cobros, pagos, cambio de divisa… La banca mira la rentabilidad en bloque.

Por eso, también cuando una compañía sale al mercado de bonos públicos tiene que pagar más que cuando tiene esa financiación de la banca. En España todavía no es muy habitual acudir a financiación no convencional.

2014-nov-Shadow-Banking-Mar-Turrado-Bravo-Capital

– ¿Falta en España cultura financiera no bancaria?

– Es cierto. En otros países se recurre mucho más al “shadow banking”. Es por una razón histórica: en España había una “sobrebancarización”, muchas cajas de ahorro, muchas cajas rurales… eso está cambiando. Esta situación hacía que no hubiera hueco para otros operadores financieros.

Y además, daban la financiación tremendamente barata. Así no había nadie que pudiera entrar en este mercado. Además, las empresas obtenían del sistema bancario todo el dinero que necesitaban.

Ahora, por una parte, hay una gran concentración de entidades -se ha reducido el número de operadores bancarios-; por otra, las entidades que quedan han tenido que reducir su balance para reforzar sus ratios de capital. Ahora sí hay un hueco para cubrir, porque las empresas no encuentran toda la financiación que necesitan. 

Falta cultura financiera

¿Cómo llegan las oportunidades de inversión en shadow banking”? Porque aquí no hablamos de oficinas en la calle.

Salimos a buscarlas. En nuestro caso, tenemos un equipo de siete banqueros con experiencia y a través de ellos vamos llamando a las compañías, les visitamos y les explicamos que podemos financiarlas. Es curioso, pero muchas compañías no te quieren recibir, otras responden que ya tienen financiación bancaria y otras deberían abrir líneas de financiación no bancaria.

Nos cuesta mucho trabajo. Lo que ofrecemos es financiarles para que crezcan. Clarísimamente falta una cultura en la empresa española de buscar financiación alternativa no sólo cuando se necesita, sino precisamente cuando no lo necesita, porque va a conseguir mejores términos y condiciones.

¿Cómo se realiza la devolución del préstamo?

El pago puede ser de múltiples maneras. En Bravo Capital nos gusta estructurar las operaciones en formato de bonos. De hecho, yo digo que somos el mercado de bonos privado de las empresas españolas pequeñas y medianas.

Y lo hacemos así porque es la forma más sencilla. Al final, un bono es un pagaré que dice que a tal fecha esa compañía debe tanto dinero. Esa es la documentación y es la forma más fácil y sencilla para las empresas. Pero también se puede estructurar de otras maneras: como un préstamo tradicional, con sus plazos de vencimiento de pagos.

¿Qué tipo de préstamos? ¿A corto o largo plazo?

En Bravo Capital estamos más orientados al corto plazo, aunque hemos hecho operaciones a tres años. Pero es que casi todas las empresas habían hecho sus inversiones antes de la crisis, con dinero barato. Por eso no necesitan mucha inversión en capacidad productiva, lo que necesitan es circulante.  

Suscríbete a nuestra newsletter