La información económica de los líderes

Zank facilitará este año 500 préstamos entre particulares

Luis y Oriol de la empresa ZANK

Oriol Chimenos y Luis Reig

Zank nace de la iniciativa de tres jóvenes emprendedores compañeros durante un MBA en el Iese. Con formación en Ingeniería de Telecomunicaciones y ADE, Oriol Chimenos, Leonardo Ramírez y Luis Reig, juntaron sus conocimientos y experiencia para dar forma a un proyecto basado en una plataforma online de préstamos entre particulares que en otros países como Reino Unido, ya funcionan con gran éxito. Tras un análisis pormenorizado del modelo y de la idoneidad de aplicarlo en España, los jóvenes encontraron el respaldo del vehículo de inversión de la agencia catalana de marketing SCPF, –el fondo Idea Ventura–, así como de la aceleradora Plug and Play que, seleccionó el proyecto para su lanzamiento y aceleración durante cuatro meses, entrando asimismo en su capital.

[masinformacion post_ids=”23299″]

Al calor de movimientos similares como el consumo colaborativo, que utiliza internet como herramienta para desintermediar muchos negocios, Reig cree que “ha llegado el turno de las finanzas”, “ya se ha visto en determinados nichos como en el de las transferencias (I-transfer) o las divisas (Kantox) y creemos que es el momento de la financiación, en nuestro caso enfocada a particulares”.

A través de su plataforma online, “Zank actúa como punto de encuentro entre personas que buscan un préstamo de bajo coste –para hacer una reforma, comprar o reparar el vehículo, hacer un viaje, refinanciar tarjetas de crédito con intereses desorbitados, poner en marcha un proyecto o continuar los estudios…– e inversores que quieren sacar el máximo partido a sus ahorros. Es decir, permite que personas inviertan en otras personas de forma económica y socialmente gratificante”. Es lo que se denomina “crowlending”, explica Reig.

Así en sus cuatro meses de vida, ya registra 4.000 visitas mensuales y cuenta con casi medio millar de inversores que pueden consultar cada petición publicada y decidir su inversión, en función del perfil del demandante, de la confianza que este les transmite y de los plazos que establece (entre uno y cuatro años), lo que ha permitido impulsar más de una veintena de proyectos por valor de 38.000 euros.

“Más de la mitad de los inversores ya han repetido experiencia; el objetivo este año es completar unos 500 préstamos por volumen de millón y medio/dos millones de euros”, admite el socio.

Reig explica que los préstamos se mueven en un volumen de entre mil y ocho mil euros, siendo unos 3.500 euros la media, mientras que la inversión inicial, aunque está subiendo paulatinamente, ronda los 250 euros, que suele diversificarse en hasta cuatro préstamos. El proyecto está concebido para que cada prestatario se sustente en múltiples inversores, “como mínimo unos 20, de tal forma que el riesgo también esté diversificado.

RIESGO MITIGADO

Reig reconoce que “es un producto financiero novedoso, de riesgo y rentabilidad moderadas, a medio camino, entre la bolsa y los depósitos, de ahí que el perfil del inversor, suela ser el de una persona que también invierte en bolsa”.

Describe como para cada proyecto se establece un riesgo y por tanto una rentabilidad determinada, “de cada persona que solicita un préstamo evaluamos su capacidad de pago, miramos registros de morosidad, cómo de endeudada está, analizamos multitud de parámetros a través de un proceso basado en Big Data, con el apoyo de partners externos y con nuestra propia tecnología y, finalmente, aplicamos un scoring que define el riesgo y el tipo de interés –que suele estar dos puntos porcentuales por debajo del que establece la banca tradicional, nos movemos entre un 6 y un 15%–”. Reig justifica este ahorro por el hecho de “afinar muy bien los riesgos con unos sistemas de información muy modernizados, una estructura más ligera y unos procesos automatizados”.

No obstante, en esta primera etapa, Zank está cuidando especialmente los proyectos seleccionados, “publicamos alrededor de un 3% de los préstamos que nos llegan, estamos filtrando mucho, pero la idea es que nadie se quede sin su financiación, ya que puede haber perfiles interesantes, asignándoles un tipo de interés ajustado a mercado” explica el socio fundador.

La garantía del deudor es personal, “si no se llegara a devolver el préstamo, tenemos medidas de presión como publicarlo en registros de morosidad, lo que le impediría solicitar cualquier tipo de financiación o hasta cambiar de número de teléfono. Asimismo, es posible contratar un seguro de protección de pagos para asegurar el retorno de la inversión”. No obstante, Reig señala que de momento no han tenido ningún problema de morosidad y que entre los mil y los ocho mil euros, la morosidad suele estar más contenida que en micropréstamos de 300 euros como ofrecen otras plataformas.

 Como intermediadores, el modelo de negocio de Zank se basa en una comisión anual del 2% de la cantidad invertida por los inversores –“que se la detraemos de lo que le devuelve el prestatario mes a mes”–, además de una comisión de apertura del 3% del préstamo que se solicita por parte del prestatario. “Hemos eliminado otras comisiones como por ejemplo la de cancelación”, admite el socio.

De cara al futuro, la prioridad es continuar simplificando el uso de la plataforma, con una solicitud más adecuada a cada perfil de prestatario (lo que permitirá hacer un mejor estudio del comportamiento de riesgos) y potenciar las inversiones automáticas. “Esta modalidad se rige por una serie de parámetros que el inversor fija (como invertir solo en préstamos de entre el 5 y 10%  de interés y con plazos de 12 meses), así el sistema detecta coincidencias e invierte directamente. De este modo, y con un volumen importante de inversiones, podremos crear una especie de mercado secundario de inversión, de tal modo que una persona que quiera salirse de la plataforma, lo pueda hacer porque haya otra dispuesta a ocupar su puesto de forma automática”.

Con el tiempo, Zank quiere ayudar también a otros emprendedores a iniciar su negocio, pero de momento encuentra dos handicap: “normalmente requieren un volumen mayor de financiación y por tanto, sin una amplia base de inversores, no podríamos completar dichas cantidades en un tiempo razonable; y por otro, se necesita un modelo distinto para medir los riesgos”.

En lo que sí podrían trabajar hacia final de año es en facilitar financiación a pequeños nichos “que están más descuidados por la banca, ya que no suponen un volumen muy importante”. Reig señala, entre otros, financiación a clientes de dentistas o de negocios de mobiliario.

Noticias relacionadas

Sin comentarios

  1. Sam
    Oct 27, 2016 @ 21:34:46

    no pierdan el tiempo pidiendo un préstamo en Zank, es una estafa, aunque tengas ingresos y no estés en el ASNEF, el sistema automáticamente te lo deniega porque no “cumples los estrictos requisitos”… es una burbuja, a saber que harán realmente con el dinero de los inversores

    Reply

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Suscríbete a nuestra newsletter