El 8,10% de las mil mayores industrias de la Comunidad son de envase y embalaje

Antes de las vacaciones, Alberto Fabra y Máximo Buch, President de la Generalitat y conseller de Industria, respectivamente, presentaban la nueva estrategia de política industrial a desarrollar en la Comunidad en los próximos años. Uno de los mensajes claves en dicho acto era la necesidad de recuperar para la industria el peso que nunca debió perder en el tejido productivo regional.

Pero si es cierto que debemos hacer esfuerzos por potenciar el tejido industrial, no menos lo es que en estos últimos años el ‘mapa de actividades’ ha cambiado y, junto con las que están en franca recesión, conviven otras en clara expansión a pesar de la crisis. La industria del envase y embalaje, una ‘ignorada’ hasta ahora en el mapa industrial de la Comunidad, es una de las industrias de futuro en esta comunidad

[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”show”]La industria del envase y embalaje, no solo en la Comunidad Valenciana, sino en el conjunto de la economía española, es una de las grandes desconocidas como sector de actividad, a pesar de que la práctica totalidad de productos manufacturados que se fabrican y que el público consume, lleva aparejado algún elemento de envase o embalaje.

2013-sept-sector-envase-2

Precisamente por ese consumo masivo de los elementos de envase y embalaje, pues prácticamente todos los sectores productivos son clientes del sector -lo que le aporta un alto grado de diversificación en su negocio-, el envase y embalaje es uno de los que mejor está capeando esta larga crisis de la economía.

Pero, por otro lado, como lo que compramos los consumidores son los productos que van envasados o embalados, ya estamos habituados a lo que es común a todo lo que adquirimos -alimentación, bebidas, textil, calzado, etc.-: el hecho de estar envasado o embalado, por lo que, salvo excepciones en productos y personas, no prestamos especial atención a ese aspecto. Pero no es solo el consumidor final quien no suele fijar su atención en los elementos de envase y embalaje.

Tampoco en los estudios económicos que habitualmente se realizan suele prestarse especial atención a esta actividad. El motivo aquí está en el sistema de clasificación de actividades productivas que realiza el Instituto Nacional de Estadística (INE).

CNAE Y DATOS SECTORIALES

La clasificación del INE (Código Nacional de Actividades Económicas o CNAE) se realiza siguiendo el criterio de actividad (agricultura, ganadería, pesca, industria, comercio, servicios, etc.), y dentro de las actividades industriales, por el tipo de materiales que se utiliza en cada una de dichas actividades.

Esto hace que los fabricantes de envases de cartón estén agrupados con las industrias relacionadas con el papel y cartón; los fabricantes de envases de plástico, con las empresas fabricantes de elementos de plástico; los fabricantes de envases metálicos, con los del sector del metal, y así sucesivamente.

Salvo un trabajo minucioso de desagregación de códigos CNAE subsector a subsector, es muy difícil disponer de una imagen aproximada de lo que representa la industria del envase y embalaje en la economía.

2013-sept-sector-envase-3

A pesar de esta carencia estadística, como el problema viene de lejos, las diferentes entidades empresariales vinculadas al sector vienen realizando ese rastreo de la información por las estadísticas oficiales desde hace años y, concretamente en la Comunidad Valenciana, se estima que son algo más de 450 las empresas dedicadas a la fabricación de envases y sistemas de embalaje, que dan empleo directo a cerca de 12.000 trabajadores.

Para el total nacional las cifras son más de 2.000 empresas estimadas en el sector, con una ocupación directa superior a los 70.000 trabajadores. Según estos datos, en número de empresas la Comunidad Valenciana representa el 22,5% del sector y en términos de empleo algo más del 17%.

PORCENTAJES Y REPARTO DE MERCADO 

En términos de facturación total sectorial, para el conjunto de España se estiman unas ventas agregadas por valor de 18.550 millones de euros, mientras que las poco más de 450 industrias de envase y embalaje de la Comunidad realizan unas ventas conjuntas cercanas a los 2.765 millones de euros (algo menos del 15%).

Estos porcentajes, tanto el de tamaño de empresas como el de facturación, ponen de manifiesto que, a pesar de la importancia del sector del envase y embalaje en nuestra Comunidad, también las unidades productivas son comparativamente más pequeñas que en Cataluña, Madrid o País Vasco. Desde un punto de vista geográfico, la Comunidad Valenciana es la segunda región de España por número de empresas, tras Cataluña y seguida por Madrid, País Vasco y Andalucía.

Por tipos de envases y sistemas de embalaje ofertados al mercado, entre plástico (que sumando las dos modalidades de rígido y flexible supone el 37%) y papel y cartón (34%), absorben el 71% del mercado. Los envases metálicos, incluyendo las latas de bebidas, suponen el 15% del mercado nacional, y los envases de cristal representan el 11%.Un 3% del mercado correspondería a envases de madera y otros materiales.

‘CLUSTER’ DE ENVASE Y EMBALAJE

Conscientes de esta realidad (falta generalizada de percepción de la realidad del sector a pesar de que en la Comunidad Valenciana se concentra más del 22% de la industria española del envase y embalaje), a finales de la pasada década se constituyó en Valencia el ‘cluster’ de envase y embalaje, que preside Francisco Ortega.

Además de “contribuir al crecimiento económico de las empresas miembros del ‘cluster’, coordinando y apoyando actuaciones conjuntas”, una de sus misiones es ganar en ‘visibilidad’ social e institucional para el sector. En tal sentido, una de la medidas adoptadas fue asociarse a la Confederación Empresarial Valenciana (CEV).

Además, el ‘cluster’ elaboró un Plan Estratégico 2010-2014. En la diagnosis del sector y del mercado realizada en dicho Plan Estratégico podemos leer que las empresas de la Comunidad “son en su mayoría pymes especializadas en un solo material o tecnología, con gran profundidad de gama y trabajando también a medida del cliente”. Los mercados más habituales de su producción son “el gran consumo (hipermercados y supermercados), sector farmacéutico, cosmético, componentes de automoción…”

Al abordar la perspectiva de la demanda, en el Plan Estratégico se afirma: “La crisis del sector es menor que en otros sectores, debido a que nuestros mercados de consumo no son especialmente sensibles a las variaciones de la demanda”. La tendencia de los clientes es a “una mayor utilización y valoración del envase y embalaje, proporcionalmente al valor agregado del producto”; es decir, a mayores prestaciones por parte del envase, mayor valoración del mismo por el cliente.

Pese a ello, el nivel de competencia es muy alto “por la sobrecapacidad productiva existente”. El Plan incorpora también previsiones de evolución de la demanda por mercados, por materiales y por sectores consumidores. Según tales previsiones, a pesar de la evidente situación de crisis económica, para el periodo 2010-2014 en España se estima un crecimiento en el consumo de productos de envase y embalaje del 7,29%.

No hace falta decir que los mayores porcentajes de crecimiento mundial se sitúan en los países ‘emergentes’: China el 58,50% o Brasil el 35,75%. Por tipo de materiales y pensando ya en el mercado nacional, los mayores crecimientos se localizan en los envases y embalajes de plástico: el 15,76% para sistemas de embalaje mediante plástico flexible y 13,13% para envase de plástico rígido. Los envases de metal, incluyendo latas de refrescos, tienen previsto un crecimiento del 7,76%, y los envases de cartón del 3,23%.

Y por sectores de consumo, el mayor crecimiento en el mercado nacional se asigna a la industria de cosméticos (14%), seguida de los productos sanitarios y farmacéuticos (10,81%) y de alimentación (10,40%).

La industria del envase y embalaje, que ha crecido y evolucionado al tiempo que España avanzaba en su desarrollo, económico, social, cultural, sanitario, etc., es hoy, a la vista de las cifras, una de las de mayor crecimiento como tal actividad industrial -la Comunidad Valenciana es el segundo fabricante nacional-, y por la diversificación de su ‘portfolio’ de clientes, también una de las que mejor está sabiendo aguantar los ajustes de la crisis económica, pues el consumo en sectores como la alimentación, bebidas o farmacéutico siguen siendo muy altos.

[/mepr-rule]
[mepr-rule id=”598″ ifallowed=”hide”]

Para leer el artículo completo:
Suscríbase a la la edición digital de Economía 3;
con su cuenta de suscriptor

[/mepr-rule]

Suscríbete a nuestra newsletter