Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

Sicilia recupera su agricultura ancestral

Publicado el:
Sicilia, su agricultura y las multinacionales

Sicilia se ha puesto las pilas con el cultivo de “granos antiguos”, como les llaman sus agricultores, se trata de una vuelta al cultivo de granos con métodos tradicionales. Los agricultores sicilianos están tratando de recuperar la sabiduría ancestral para volver a alimentar a la isla y a toda Italia, tal y como se hacía en tiempos pasados.

Detrás de esta revolución en la forma de cultivar, que pretende acabar con los métodos que emplean las multinacionales y que incluyen el uso de químicos, se encuentra una organización que reúne a 70 productores, y que espera que se sumen a ella otros 100, llamada Simenza.

Giuseppe Li Rosi, el presidente de Simenza, afirma que ellos no necesitan emplear químicos para el cultivo y que prefieren dar el tiempo necesario a cada especie para que pueda desarrollar todo su potencial.

Entre las claves para que esta ancestral forma de cultivo pueda superar, en 4 años, al rendimiento del sistema de monocultivo de semillas transgénicas y fumigadas con químicos nocivos para la salud, se encuentra la rotación y asociación de cultivos.

Con la iniciativa puesta en marcha por Simenza, la isla de Sicilia está recuperando su biodiversidad y se percibe el nuevo renacimiento de la agricultura como parte de la necesidad de proveer a la población con alimentos sanos y nutritivos.

Li Rosi se muestra orgulloso como el protector de 3 variedades de trigo, que el mercado había olvidado, y que él con Simenza está recuperando para el consumo. Para ellos, los miles de años de cultura agrícola con los que cuentan son más que suficiente para sacar todo el rendimiento a sus tierras cuando éstas se saben trabajar, y sin necesidad de emplear sustancias químicas.

Pero las multinacionales ya les presionan para que sigan empleando sus métodos, y olviden esta tradicional forma de cultivar. En cambio, no solo el hecho de recuperar su biodiversidad y poder comer más sano está impulsando la actividad de Simenza. Gracias al hecho de que buena parte de la población está dando un giro hacia un consumo más natural, se está produciendo la reactivación económica de la zona, un motivo más de entusiasmo para continuar con esta ancestral forma de cultivo.

A pesar de que, se mire por dónde se mire, todo son ventajas en este giro al cultivar que ha dado la isla italiana, las leyes agrícolas de la zona favorecen más a los consorcios internacionales, llegando incluso a prohibir el intercambio de semillas entre productores, por ello, Simenza y sus integrantes pelean por modificar esto, y todo apunta que pronto conseguirán cambiar las tornas.

A su favor aparecen voces como la del neurólogo y psiquiatra, Antonio Milici, quien afirma que es necesario recuperar esa forma ancestral de cultivo, para acabar con los alimentos plagados de químicos y con bajo valor nutricional, y así poder combatir todas las enfermedades que surgen asociadas a este tipo de cultivo tan poco natural.

Los agricultores sicilianos están dando buena muestra de que si conoces bien las tierras y los cultivos, sabes cómo asociarlos y rotarlos para que crezcan bien, y los dejas adaptarse al terreno, el resultado obtenido es un alimento de mucho más valor a todos los niveles.

Unidos están logrando ser fuertes, incluso frente a las poderosas multinacionales, por lo que son un ejemplo claro de que si queremos conseguir un buen rendimiento en la agricultura sin buscar el camino fácil y nada sano, se puede lograr, incluso cuando te estás enfrentando a gigantes.