Indra, la historia de una empresa innovadora que crece con la crisis

Indra, la historia de una empresa innovadora que crece con la crisis


¿Qué es Indra?


Indra es una compañía de base tecnológica, una multinacional, que nace en 1993 y que en la actualidad vende unos 3.000 millones de euros anuales, pero que ha tenido que innovar de forma continua y ponerse al día para conseguir ser lo que es hoy, una empresa líder en su sector.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.


Considera que la innovación es uno de los puntos clave para crecer, aunque “en España todavía hay que dar muchos pasos en este aspecto”. En este sentido, Fernández indica que la mayoría de las empresas sólo dedica un 0’5% de las ventas a innovación, mientras que Indra “ha conseguido estar entre el 6 y el 8%”.


La empresa no siempre se ha encontrado en esos niveles. Cuando nacimos vendíamos 250 millones de euros y perdíamos 300”. Desde 1993 hasta ahora ha alcanzado una posición global en una serie de elementos tecnológicos clave, como instrumentos utilizados en bases navales, satélites, tecnología de radar, tratamientos médicos, defensa y seguridad, entre otros.


Orientación al mercado


Lo más importante que tiene que hacer una empresa para crecer es luchar por estar a la vanguardia de su sector, estudiando el mercado al cual va a orientar sus productos, algo que falta en muchas firmas cuando se habla de innovación.


“No hay innovación ni resultados, si no hay clientes satisfechos”. En cualquier negocio en el que se busque innovar, es fundamental ir de la mano de un cliente innovador y orientar sus acciones hacia ellos, es decir, buscar clientes que persigan la innovación en sus empresas. Algunos de los clientes de Indra son la US Navy o la Navegación Aérea Española.


Aspectos para salir adelante


Innovación, ambición, perseverancia y resiliencia -saber levantarse de una caída-, son elementos claves que destaca Emma Fernández para sacar adelante una empresa, además de tener una visión, un propósito, un plan a seguir, que hay que hacer con rigor y determinación y, sobre todo, buscar el compromiso de los profesionales que están en el proyecto.


No hay que olvidar dos aspectos fundamentales:


1-La cultura emprendedora no se puede perder en una organización. Es un elemento clave para seguir manteniendo la innovación, que está reñida, en cierto modo, con el control, dado que es preciso dar y analizar resultados para ser una compañía rentable.


2-La rentabilidad. Para las empresas es como el aire para las personas. Las que no consiguen beneficios, no pueden desarrollar un proyecto sostenible a largo plazo, para lo cual es preciso generar fondos para seguir invirtiendo.


A este respecto, manifiesta la directora general de Indra, que a muchas organizaciones se les olvida lo importante que es la rentabilidad, que para algunos “está muy mal visto”. Ciertos expertos en los últimos tiempos van en contra de la cultura de “ganar dinero”, defendiendo que “no sólo hay que perseguir ganar dinero, sino que hay que pensar en otras cosas”.


Al respecto, la ejecutiva comenta que, por supuesto, es necesarios desarrollar otros aspectos en una empresa, pero que el objetivo principal es ganar dinero. “Si no se gana dinero, no se puede seguir mejorando, es muy difícil generar empleo y no es posible crear un proyecto que sea sostenible e independiente”.


Objetivos de la innovación


Emma Fernández señala que para convertirse en una empresa con un rendimiento superior a la media del sector, hay que intentar cumplir dos objetivos muy importantes para la innovación:


  • Atraer a los mejores clientes


  • Tener referencias internacionales. Salir al exterior para localizar más mercados.


Esfuerzo de las pymes


La responsable de una de las multinacionales tecnológicas más fuertes del mundo indica que las pymes son un elemento clave y matiza que “deben realizar un esfuerzo extraordinario para convertirse en sociedades de mayor tamaño, lo que les ayudará a adquirir la capacidad de acceder a más mercados y globales”.


Desde Indra defienden que el hándicap que tienen las empresas españolas es su tamaño y el 99% son pymes. Sería interesante que existiera un programa gubernamental que animará a que las firmas medianas y pequeñas se fusionaran, para poder hacerse grandes y competir con más garantías de éxito en los mercados internacionales.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.