Iker Marcaide, fundador de Peertransfer en su sede de Valencia

EmTech: Iker Marcaide destaca el culto al emprendedor en EEUU


Iker Marcaide habla con la experiencia y la autoridad de quien ha estudiado en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) – centro de referencia mundial en estudios tecnológicos y científicos y sólo reservado para las mentes más brillantes del mundo – de quien fundó su propia empresa, Peertransfer a la edad de 28 años y de quien recibió el premio “innovadores menores de 35 años” y el premio a la “mejor tecnología de consumo que hace la vida más fácil” ambos concedidos por el MIT.


Una vez sentados con Marcaide, este joven valenciano derrocha simpatía y pasión cuando nos habla de Peertransfer, y de cómo surgió este proyecto para dar solución a una necesidad no cubierta hasta entonces. Cuando Marcaide fue a pagar por transferencia bancaria su matrícula en el MIT, éste se encontró con lo costoso del proceso, no sólo en lo económico, sino también en trámites y esfuerzos, que en su opinión eran suprimibles.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.


En lo que era un problema, Marcaide vio una oportunidad de negocio que comenzó a desarrollar. En la actualidad, Peertransfer es una plataforma de transferencias monetarias utilizada por cientos de estudiantes de más de 370 universidades de todo el mundo, que crece al 800% al año.


Este empresario, ya consagrado, siempre pensó que montaría su propio negocio, pero como nos confesó, “no es lo mismo pensarlo que hacerlo”. No fue hasta su llegada a Estados Unidos cuando la combinación de su mente inquieta, con el vibrante ecosistema emprendedor del MIT dio a luz Peertransfer. En aquel momento apareció una idea que le “apasionaba y en la que no podía dejar de pensar” todo ello en un “entorno estimulante donde había gente haciendo cosas similares”.


Cuando comenzamos a hablar de emprendimiento y de las diferencias entre España y Estados Unidos, Marcaide aseguró que la americana “es una sociedad bastante emprendedora y de culto al emprendedor”. Una sociedad de personas que toman riesgos para comenzar algo de cero y que cuando estos proyectos triunfan, la sociedad se lo reconoce de forma positiva.


En contrapartida, Marcaide nos contó una anécdota muy esclarecedora de lo que es la situación en España. Un día, un amigo suyo le contó que un empresario X había montado una fundación, a lo éste continuó diciendo: “no sé que habrá hecho que ahora tiene que limpiarse el nombre”.


“Tenemos tendencia a pensar que si alguien hace algo que parece bueno, algo ha hecho antes que no lo es. Y si alguien ha montado una empresa y ha creado riqueza, lo ha hecho a costa de alguien”, manifestó Marcaide que sin decirlo abiertamente, estaba aludiendo a ese sentimiento tan español como es la envidia.


“En España a veces se tiene la sensación de que si estás creando algo es porque se lo estás quitando a otro”, apostilló.


Por otro lado, “la mentalidad en Estados Unidos es que a cuanta más gente le vaya bien, mejor, porque permitirá crecer a los demás”, apuntó Marcaide que opina que “el hecho de que alguien lance una nueva solución, permite a los demás innovar y construir algo encima y entonces solucionar una necesidad que no estaba solucionada hasta ese momento, creando riqueza y bienestar”.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.