Martes, 28 de Mayo de 2024
Pulsa ENTER para buscar
autoridad Portuaria de Valencia

Cuatro empresas middle market españolas comparten sus retos y desafíos

Cuatro empresas middle market españolas comparten sus retos y desafíos

Demasiado grandes para ser pymes, demasiado pequeñas para ser grandes empresas. El segmento de las empresas middle market a menudo son las grandes olvidadas. Pero, si atendemos a los datos, nada más lejos de la realidad. Las también llamadas Empresas de Tamaño Intermedio (ETI) son el conjunto de empresas en España que tienen una facturación entre 50 y 500 millones de euros, y entre 250 y 3.000 trabajadores.​

Según datos de Fundación Cre100do, se trata de empresas más estables y resilientes, que ponen el foco en el largo plazo y que realizan más inversiones en innovación. Además, contribuyen a densificar el tejido empresarial del país y aportan al desarrollo de su entorno. «Son reconocidas como líderes en sus sectores de actividad y operan en el extranjero, aunque generan valor a nivel nacional», subrayan.

En este artículo de Economía 3, descubrimos y analizamos el caso de cuatro empresas middle market españolas: Actiu, Aquaservice, Carmencita y SPB.

Las claves del éxito de cuatro empresas middle market

Soledat Berbegal, consejera y responsable de Marca de Actiu, ha explicado que la empresa está «en un momento muy bueno, con un buen cambio generacional y líderes motivados con el proyecto». Berbegal ha destacado como los conceptos ‘ESG’ y ‘Marca responsable’ han estado presentes en su empresa familiar desde el primer día, «antes aún de que se les pusiera nombre».

Como empresa han tenido que reinventarse en más de una ocasión: «Nos ocurrió durante la crisis de 2008, en la que nos dimos cuenta de que no podíamos vivir solo de vender a las oficinas. En pandemia, nos ocurrió lo mismo cuando imperó el teletrabajo durante tantos meses en vez del trabajo presencial».

Alberto Gutiérrez, CEO de Aquaservice, coincide: «Somos nativos en economía circular desde que nacimos, aunque hace 27 años no sabíamos qué era eso de la economía circular. En Aquaservice, somos completamente sostenibles porque nuestro envase no solo se recicla, sino que también es reutilizable, cada uno de los envases da de media unas 50 vueltas. Además, cuando acaba su vida útil, retiramos el envase y lo reciclamos».

Empresas resilientes

Por su parte, Jesús Navarro, presidente y CEO de Carmencita, ha destacado los cinco hitos que, en su opinión, han logrado que esta empresa middle market perdure durante más de cien años: «La creación de marca, la industrialización, la modernización de la empresa cuando entró Ebro Foods en el accionariado, la posterior recompra para volver a ser una empresa familiar y convertirnos en el interproveedor de Mercadona».

Gracia Burdeos, CEO de SPB, tiene claro cuál ha sido la palanca de crecimiento de la compañía que fundó su padre hace 45 años: la innovación. Todo empezó porque el fundador observó que «mientras que los productos de limpieza en España no estaban perfumados en otros países, como es el caso de Francia, sí que se perfumaban. El amoníaco, por ejemplo, no tenía un olor agradable y él lo perfumó. Dio un salto importante con aquella innovación, pasando de las droguerías locales a la gran distribución».

Burdeos define su liderazgo como «líquido». En sus palabras, «soy cercana a los equipos, me gusta estar cerca de cada uno de los proyectos que se llevan a cabo dentro de la compañía».

Palancas para empresas middle market

Soledat Berbegal ha nombrado tres ejes principales en torno a los que gira la estrategia de la empresa: «Diseño, innovación y sostenibilidad». Eso sí, no olvida otra palanca fundamental: la cultura de empresa. «Esta cultura se ha generado con los años casi sin que mis padres se dieran cuenta. Fue de una manera muy espontánea. Es importante contar con un entorno donde la gente se sienta grande», explica.

«La clave del éxito de Aquaservice es la cultura de la empresa», coincide Alberto Gutiérrez. «Siempre he tenido claro que no éramos una empresa de agua, sino de servicios. Las personas siempre están en el centro de nuestra organización. Por eso, distinguimos tres colectivos: nuestros colaboradores y trabajadores, los clientes y los no clientes. Es importante ser conscientes de cómo podemos impactar como empresa en el resto de la sociedad», añade.

Jesús Navarro se muestra contundente: «Lo que tuvo muy claro la empresa desde el principio es que no teníamos que vender ‘especias’, sino ‘especias Carmencita‘». Y agrega: » Controlamos el 69% de las especias que se consumen en el hogar. Los productos se hacen en las fábricas, pero las marcas se hacen en el corazón».

«Gracias a la innovación hemos conseguido atraer nuevos clientes y crecer. Estamos centrados en producir más con menos recursos. Necesitamos conocer mejor a nuestros clientes y a nuestros mercados para que también crezcan con nuestro apoyo», argumenta Gracia Burdeos. Otra clave a convenir es la cultura de empresa: «Es muy arraigada y estos nos ha permitido convertirnos en polo de atracción de talento en la Comunitat Valenciana».

campaña renta Generalitat
arquitectura diputacion de valencia
arquitectura diputacion de valencia
Aeroport general valenciano

Dejar una respuesta