Jueves, 13 de Junio de 2024
Pulsa ENTER para buscar

¿Qué ha ocurrido con Grifols? Los 7 días que pudieron hundir la firma centenaria

¿Qué ha ocurrido con Grifols? Los 7 días que pudieron hundir la firma centenaria

La historia de la multinacional Grifols comienza en 1909, cuando Josep Antoni Grifols i Roig, un médico hematólogo y empresario catalán, funda en Barcelona un pequeño laboratorio familiar de análisis clínicos. Más de un siglo después, la ahora multinacional factura 6.064 millones de euros -con datos a cierre de 2022-, y sus 15 plantas productivas -la mayor parte en EE.UU. y España, dan trabajo a más de 24.000 personas, 5.000 de ellas en Cataluña.

Pese a su entidad, la firma no pasa en la actualidad por su mejor momento, y acaparó titulares la semana pasada al desplomarse en bolsa después de que el fondo Gotham Research la acusara de manipular su deuda reportada y el Ebitda (el beneficio operativo), pese a que la compañía española negó cualquier adulteración de los números.

Transcurrida una semana, el temporal parece haber remitido al menos en parte. ¿Qué ha ocurrido exactamente en esta semana de infarto para la multinacional catalana y cómo se ha llegado a esta situación?

Grifols, un gigante de los hemoderivados

En la actualidad, Grifols es uno de los mayores fabricantes del mundo de hemoderivados elaborados a partir del plasma, un componente líquido de la sangre. La empresa familiar está especializada en tratamientos con inmunoglobulina para trastornos provocados por inmunodeficiencias y enfermedades autoinmunitarias o con albúmina, utilizada en cirugía y medicina de urgencias.

El gran salto internacional de la compañía se produce en 1995, año en que se convierte en la primera empresa española en recibir una licencia de la FDA -la autoridad sanitaria de EEUU-. Apenas 11 años después, en 2006, salió a bolsa y en 2011 realizó su primera gran adquisición: su rival estadounidense Talecris, movimiento que le permitió cotizar también en el Nasdaq.

A partir de ahí la firma continuó adquiriendo competidores: el negocio de diagnóstico de Novartis, la entrada en China con la compra del 26 % de Shanghai Raas, y la compra de la alemana Biotest, entre otras.

De forma paralela y como consecuencia de este crecimiento, la deuda de Grifols se disparó hasta alcanzar los 9.540 millones de euros en el tercer trimestre de 2023, lo que supone un ratio de apalancamiento de 6,7 veces el ebitda, según las últimas cuentas disponibles.

Comienzan los problemas

La valoración de la empresa en bolsa tocó máximos históricos en febrero de 2020, cuando superó los 34 euros por acción. Un mes después, la llegada de la pandemia de covid-19 hundió la cotización en bolsa de la compañía y daban comienzo los problemas de Grifols.

El estallido de la pandemia provocó una escasez de plasma, la principal materia prima que se utiliza para elaborar sus medicamentos plasmáticos. Buscando una alternativa, la empresa se lanzó a comprar centros de abastecimiento de plasma, lo que aumentó aún más su endeudamiento.

Para recortar los gastos y reducir deuda, Grifols planteó a principios de 2023 un expediente de regulación de empleo (ERE) que afectaba a 2.200 personas en EEUU – y a otras 51 en España-. Al finalizar el año pasado, anunció también el acuerdo de venta a Haier Group de un 20 % en su participada china, Shanghai Rass, por unos 1.600 millones de euros, con la intención de reducir el apalancamiento.

Estos movimientos han coincidido en el tiempo con la cesión de todo el poder ejecutivo al suizo Thomas Glanzmann y el abandono de la primera línea de Víctor Grífols Roura, el artífice de la expansión de Grifols en las últimas décadas.

Y entonces llegó Gotham

La firma Gotham Research ha adquirido notoriedad en el sector por analizar compañías cotizadas en busca de posibles fraudes o agujeros contables, saltando a la palestra al poner contra las cuerdas a la proveedora de wifi Gowex. Justo cuando la multinacional catalana comenzaba a recuperarse, la publicación de un informe en el que Gotham alertaba de que Grifols había alterado sus cuentas, hacía hundirse más del 30% la cotización de la multinacional.

Las acciones de Grifols, que cotizan en el IBEX 35, se llegaron a desplomar un 42 % en la apertura de la sesión del pasado martes, y la acción no ha levantado cabeza en bolsa desde entonces, pese al rebote del miércoles, cuando anunció que emprendía acciones legales contra este inversor bajista y sus acusaciones «falsas».

En concreto, el fondo bajista acusaba a la multinacional de reducir artificialmente su endeudamiento y ponía en  duda que Grifols pueda consolidar completamente su filial estadounidense, Grifols Diagnostic Solutions, ya que Shanghai Raass controla desde 2020 el 45 % de los derechos económicos y el 40 % de los políticos.

Control de daños

No fue hasta el pasado domingo que el gigante chino Haier Group Corporation ratificó que la compra del 20 % de Shanghai Raas a la multinacional Grifols sigue vigente. La compañía catalana asegura así que la operación se cerrará durante la primera mitad de 2024. El anuncio busca enviar un mensaje de tranquilidad a los mercados respecto a una operación anunciada a finales de diciembre y por la que debe recibir unos 1.600 millones de euros (12.500 millones de yuanes).

Asimismo, añadieron que los recursos que aportara esa venta servirían íntegramente para reducir la elevada deuda de la multinacional, que se elevaba a unos 9.540 millones en el tercer trimestre del año, hasta suponer 6,7 veces el Ebitda o beneficio bruto de explotación.

Al cierre del lunes 8 de enero, antes de que se publicara el informe de Gotham City Research, la capitalización de la compañía de hemoderivados ascendía a 8.711 millones de euros, mientras que tras cuatro sesiones bursátiles, al cierre de la sesión del viernes, se quedó en 5.489 millones de euros, que se obtienen al sumar las acciones clase A -3.780 millones de euros- y las de clase B -1.718 millones-.

La semana comienza, ¿con buen pie?

Tras siete días de pesadilla, las acciones de Grifols han comenzado la semana con datos positivos. Tras hundirse casi un 40% la semana pasada, subían un 8% en la apertura bursátil de este lunes, después de que el grupo chino Haier Group Corporation cerrase filas con la compañía catalana. A las 9.30 los títulos de Grifols lideran las ganancias del IBEX 35 al avanzar el 8,39 %, hasta los 9,6 euros. Las acciones B de Grifols, que cotizan en el mercado continuo, ganan el 5,78 %, hasta los 6,95 euros.

La compañía tiene ahora por delante un arduo camino para seguir despejando incógnitas, como hasta qué punto será capaz de reconducir la crisis en bolsa y si lo podrá hacer en semanas o bien tardará meses, y si podrá cumplir con la reducción de la ratio de endeudamiento marcada para 2024 (estar por debajo de cuatro veces el ebitda).

Uno de los capítulos más importantes se vivirán a final del próximo mes de febrero, cuando la multinacional tiene previsto presentar el cierre de las cuentas de 2023, que Grifols ya ha garantizado que serán positivos.

Congreso Energia Castellon
Perfils UJI
arquitectura diputacion de valencia
Mujeres al Timon viaje transformador
campaña renta Generalitat
Global Omnium dia mundial del medio ambiente
CEU posgrado
campanya renda Generalitat
Aeropuerto general castellano

Dejar una respuesta