Domingo, 14 de Julio de 2024
Pulsa ENTER para buscar
Rentbis: 12 mese de liquidez en solo 24 horas

Garcés (Polibienestar): «Mejoramos la calidad de vida europea con innovación»

Garcés (Polibienestar): «Mejoramos la calidad de vida europea con innovación»

¿Qué es Polibienestar y cuáles son sus funciones? Hablamos con su director, Jorge Garcés, para que nos explique en profundidad cuál es su cometido. «Se trata de un instituto de investigación de políticas públicas perteneciente a la Universitat de València (UV). Su función es mejorar el bienestar, la sostenibilidad y la calidad de vida de la sociedad mediante soluciones innovadoras interdisciplinares y sociotécnicas», subraya.

Su financiación proviene de la gestión de proyectos de investigación de excelencia europea a través de convocatorias públicas competitivas.

Qué es el Instituto de Investigación Polibienestar

– Son poco frecuentes los institutos de investigación en el área de las Ciencias Sociales en España, ¿Quién o quiénes han sido sus impulsores? ¿En qué año comenzó su andadura?

Hace ahora 30 años impulsé un grupo de investigación en la propia Universitat de València formado por profesores pertenecientes a diferentes departamentos con el objetivo de elaborar estudios de naturaleza interdisciplinar.

No era fácil convencer a mis compañeros para que abandonaran la visión unidimensional de su disciplina y, en su lugar, abrazar una actitud epistemológica interdisiciplinar. Lo conseguí por mi insistencia, fundamental para el éxito de cualquier iniciativa, sea empresarial, académica o personal.

En las primeras investigaciones combinábamos solamente la psicología, la sociología, el trabajo social, la ciencia política y la pedagogía. Ahí fueron importantes las contribuciones del profesor Vicente Sanjosé y el profesor Ródenas, junto con la profesora Estrella Durá. Había un consenso en el grupo acerca de que la investigación monodisciplinar resultaba excesivamente parcial y no alcanzaba a explicar la realidad y complejidad de los problemas sociales en los informes que nos solicitaban. Lo que ahora parece una obviedad, no lo era tanto hace 30 años, fruto de la inercia en las Ciencias Sociales de los planteamientos epistemológicos positivistas.

Más tarde fuimos incorporando a informáticos, matemáticos, físicos y arquitectos a nuestro equipo interdisciplinar, para abordar sinergias entre las ciencias técnicas y las sociales y profundizar en procesos de investigación sociotécnica. Todos ellos, han seguido creyendo en este gran proyecto internacional, ya una realidad, que es Polibienestar.

– ¿Cuándo empezó realmente a tener éxito el proyecto?

Era complicado porque las mismas instituciones públicas de investigación nacionales e internacionales no estaban acostumbradas a este tipo de equipos. Hoy en día esto ha cambiado drásticamente. Las convocatorias exigen proyectos con socios de toda Europa que aporten estructuras interdisciplinares, que se trate de un consorcio interinstitucional (con universidades, empresas y administraciones públicas), así como que se diseminen los resultados obtenidos para que estos lleguen a la sociedad.

Tardamos tiempo en conseguir el primer proyecto europeo, pero la apuesta era clara: proyectos de excelencia y externalización de la financiación a través de fuentes financieras estables indemnes a crisis políticas y económicas, y ahí estaban los programas marco de investigación europea. La realidad actual es que hemos conseguido más de 100 proyectos europeos de excelencia, con una tasa de éxito del 36%, cuando la media europea se sitúa en el 12%. Es decir, de cada 20 propuestas presentadas, la Comisión Europea nos concede entre 7 y 8 proyectos anuales.

Y ¿cuál es la clave?; pues no hay otra que la captación de talento joven, su formación, su satisfacción con el clima laboral, la transparencia relacional y la eliminación de jerarquías innecesarias. A nosotros la gestión horizontal nos funciona.

– ¿Qué líneas de investigación desarrollan en la actualidad?

Respecto a las líneas de investigación, Polibienestar tiene las suyas, pero lo importante es adaptarse cada año a las convocatorias que propone la Comisión Europea; no hacer lo que uno sabe hacer…, que también, sino aquello que la Comisión ha consensuado que se investigue cada año en las convocatorias públicas, que es la realidad de las prioridades de investigación en cada momento. Esa capacidad de adaptación contingente es vital para el éxito de los equipos en la investigación de excelencia europea.  Para ello es fundamental invertir en el equipo, en recursos humanos y su formación.

El éxito de Polibienestar, que me preguntabas, es que ha sabido adaptarse en cada momento a las necesidades de la sociedad europea. En la actualidad, nuestras líneas de investigación son Salud, Sostenibilidad y gobernanza e Innovación y educación inclusiva; con una atención muy especial a todo lo que se relaciona con comunicación de la ciencia. Adaptarse rápidamente es un recurso necesario en el mundo en que nos movemos, y en el de la investigación más si cabe. Ello requiere alta complicidad en el equipo y que éste se sienta cómodo y comprometido.

En la línea de salud investigamos sobre cuidados integrales, cuidados de larga duración, envejecimiento activo y saludable, salud mental y salud pública, entre otras. La línea de sostenibilidad y gobernanza abarca investigaciones centradas en economía circular, ciudades sostenibles, democracia y participación ciudadana. Por último, en la línea de innovación y educación inclusiva trabajamos la alfabetización digital y el diseño formativo.

Estas tres líneas de investigación giran en torno a grupos vulnerables como enfermos crónicos, personas mayores, mujeres e inmigrantes.

– Además de los investigadores de la Universidad de Valencia, Polibienestar cuenta con unidades asociadas, concretamente nueve universidades españolas y tres internacionales. ¿Cómo colaboráis y en qué tipo de proyectos? ¿Hay posibilidad de que se incorporen más universidades tanto españolas como internacionales?

La diversidad de áreas de conocimiento y la incorporación de otras universidades al Instituto de investigación han supuesto un gran avance en ese enfoque interdisciplinar. Pensamos que la investigación colaborativa supone una nueva síntesis a la vieja antinomia de lo uno y lo múltiple como diría el profesor Morin. Ya no hay ni orden absoluto ni ciencia reina, sino un proceso dinámico e interactivo de “aprendizaje significativo”, en palabras del cibernético y teórico del constructivismo Ernst Von Glasersfeld, que será capaz de reorganizar la investigación y la comprensión de los fenómenos sociales.

Desde esta perspectiva de la interdisciplinariedad, tenemos la obligación de colaborar para integrar, para hacer y, por consiguiente, crecer. El equipo cuenta con destacados catedráticos e investigadores de distintas áreas de conocimiento: aproximadamente 130 personas pertenecientes a Psicología, Trabajo social, Ingenierías, Economía, Periodismo, Derecho, Marketing, Ciencias políticas, Sociología y Pedagogía. Además de la Universidad de Valencia, Polibienestar cuenta con unidades asociadas de otras universidades, 9 nacionales (Politécnica de Valencia, Politécnica de Madrid, UJI de Castellón, Universidad de Burgos,  de Castilla La Mancha, de Extremadura, del País Vasco,  de Murcia y de Sevilla) y 3 internacionales (Concepción de Chile, UNAE de Paraguay y Gelph de Canadá).

Tenemos una relación muy buena tanto en lo profesional, colaborando en conferencias y proyectos de investigación, como en lo personal, disfrutando siempre que hacemos encuentros conjuntos bianuales descentralizados. Por supuesto, seguiremos incorporando otras universidades, nacionales y europeas; de hecho, ya llevamos un largo recorrido colaborativo con universidades de Portugal y EE.UU.

– La interdisciplinariedad siempre ha sido vuestro ‘modus operandi’. Hoy en día, además, ¿ha evolucionado vuestra forma de trabajo incorporando nuevas tecnologías, inteligencia artificial? ¿Cómo incorporáis estas disciplinas a vuestros proyectos de investigación?

Mi propuesta es que, así como la nueva conciencia ecológica entiende que ya no hay que dominar a la naturaleza sino pactar y convivir con ella, las ciencias sociales deberán recuperar su función social pactando con las ciencias técnicas la reflexión de la interdefinibilidad, como diría el profesor Moreno, para componer nuevos sistemas complejos sociotécnicos y reformulando así la concepción práctica de las Ciencias Sociales.

En este sentido, los procesos sociotécnicos nos permiten colaborar con otras instituciones, como centros tecnológicos o empresas para desarrollar soluciones a las necesidades sociales actuales, interaccionando con plataformas tecnológicas o inteligencia artificial.  ¿Y cuál es aquí nuestra función? Polibienestar establece a través de sus investigaciones los indicadores sociales, éticos y de bienestar para que toda la potencia que nos ofrece la inteligencia artificial repercuta positivamente en la felicidad y el bienestar de los ciudadanos europeos.

El propósito es dotar de significado social a toda solución técnica o algorítmica que se proponga, y que ésta tenga un beneficio para el bienestar personal. La innovación social a la vanguardia de la ciencia. Y esta perspectiva debe al mismo tiempo mantenerse en el tiempo para las futuras generaciones, es decir, el factor de sostenibilidad social se erige como vertebrador de nuestro conocimiento.

– Vuestro décimo aniversario coincidió con el año de la pandemia y tuvisteis que posponer la celebración del mismo. Recientemente, tuvisteis la oportunidad de celebrarlo y publicar un libro corporativo con los más de 100 proyectos de investigación desarrollados en estos 12 años de trayectoria. ¿Qué repercusión ha tenido esta investigación en la sociedad? ¿Cuántos fondos habéis captado a lo largo de estos años para desarrollar dichos proyectos?

A día de hoy no se puede entender la ciencia sin la aplicación y la transferencia de conocimiento a la sociedad. El gran reto de la investigación social en la Unión, el gran reto de la política y el desafío de la ciencia en los próximos quince años, se concreta en cómo se va a dar solución a las necesidades sociales desde una perspectiva sociotécnica y en la capacidad de las políticas públicas (sociales y de bienestar) para implementarlas y sean sentidas como válidas y viables por la ciudadanía.

En esta línea y en estos 12 años hemos conseguido más de 100 proyectos de investigación, de los cuales el 85% han sido financiados por fondos europeos y el 15% por fondos regionales y nacionales.  Hemos logrado participar por valor de 77 millones de euros en proyectos financiados por la Comisión Europea, fundamentalmente a través de los programas Horizonte Europa y Erasmus Plus.

La repercusión científica ha sido muy elevada: somos el instituto público con mayor número de contratos de investigación para investigadores jóvenes en los últimos 10 años, con una masa crítica de publicaciones científicas en revistas de impacto internacional elevadísima, y con una tasa de contratos de transferencia de resultados inusual en Ciencias Sociales a través de nuestro departamento de transferencia. Nuestros colegas nos perciben como un referente nacional pero también europeo en materia de investigación sociotécnica e interdisciplinar sobre bienestar y calidad de vida.

– Además, y en referencia a la transferencia de conocimiento, prestáis servicios tanto a la Administración pública como a las empresas. ¿Qué tipo de servicios prestáis?

Hoy en día, la transformación de las universidades va más allá de los programas educativos o la digitalización de los sistemas. Esta transformación atiende también a las formas de relación que tiene la universidad con su entorno y a las alternativas de financiación y captación de fondos que éstas deben implementar.

Polibienestar se ha convertido en un referente en investigación de las Ciencias Sociales, pero también en la transferencia de las políticas públicas de bienestar europeas. En 2015 creamos el área de transferencia de conocimiento.  Tras estudiar el mercado y analizar las necesidades de nuestro entorno, desarrollamos una planificación a medio y largo plazo en el marco de un plan estratégico, que ha supuesto una conexión real con el entorno y la consecuente transferencia de conocimiento del ámbito académico a las entidades privadas, públicas y asociativas.

Las empresas nos solicitan asesoramiento en la financiación de acciones de investigación de los programas europeos, en formación y acompañamiento en la preparación de propuestas de convocatorias públicas y privadas. Por otro lado, a las administraciones públicas y a las asociaciones sin ánimo de lucro les ofrecemos servicios de desarrollo de diagnóstico y evaluación de políticas públicas, así como planes estratégicos, diseño de programas, estudios económicos y formación para la obtención de financiación en convocatorias europeas.

– La formación también es uno de vuestros cometidos. Desde hace unos años tenéis un Doctorado: ¿Qué acogida tiene entre el alumnado?

El Programa de Doctorado en Diseño, Gestión y Evaluación de Políticas Públicas de Bienestar Social cubre una demanda real de formación y especialización en nuevas áreas profesionales relacionadas con el estudio de las políticas públicas de bienestar social, la tecnología y la toma de decisiones ante los nuevos restos a los que deben dar respuesta las sociedades europeas.

Este programa supone incorporar al mundo académico internacional tópicos de conocimiento que tienen una orientación similar a prestigiosas instituciones académicas internacionales.

Generalitat prevencion ahogamientos
Rentbis: 12 mese de liquidez en solo 24 horas
Generalitat prevencion ahogamientos
Generalitat prevencio ofegaments
Rentbis
Generalitat prevencio ofegaments
Mujeres al Timon viaje transformador
Generalitat prevencion ahogamientos

Dejar una respuesta