Miércoles, 12 de Junio de 2024
Pulsa ENTER para buscar

Jose Royo (Tejidos Royo): “Producimos en España o cerramos la empresa”

Jose Royo (Tejidos Royo): “Producimos en España o cerramos la empresa”

Jose Rafael Royo, (València, 1970), ingeniero textil, es consejero de la Asociación de Investigación de la Industria Textil (Aitex) y miembro del comité ejecutivo de la Asociación de Empresarios Textiles de la Comunidad Valenciana (Ateval). La innovación y la sostenibilidad han marcado la trayectoria de esta histórica compañía, fabricante de hilados y tejidos del sector de la moda.

Pioneros en la producción de Tencel y en el desarrollo de la tecnología de tintura de índigo mediante espuma, han recibido el Premio Europeo a la Innovación, a la Empresa Innovadora de la Cámara de Comercio de Valencia y de la Asociación de la Industria Textil del Algodón (Aitpa).

La firma, dirigida desde 1903 por una familia valenciana, cuenta con más de 300 empleados, tiene sus instalaciones en las localidades de l’Alcúdia de Crespins y Picassent, y produce más de 15 millones de metros de tejidos anuales.

Jose Royo, vicepresidente de Tejidos Royo

Jose Royo, vicepresidente de Tejidos Royo

Tejidos Royo, una empresa sostenible e innovadora

– Sostenibilidad e innovación, dos palabras en auge.

Que Royo lleva aplicando desde siempre. Hemos reinvertido de forma continua en la innovación empresarial, mejorando las instalaciones, los procesos y la tecnología, introduciendo soluciones transformadoras para proteger el medioambiente. No somos los más grandes ni los mejores. Pero siempre hemos sido diferentes, que es una palabra que me gusta. Diferentes.

Todo lo que hacemos es sostenible. Royo, compra, desde 1991, la fibra más sostenible del mundo. Han pasado 30 años. Es algo que llevamos en nuestro ADN. No somos sostenibles e innovadores ahora porque esté de moda.

Comenzamos con el Tencel, un tipo de fibra de origen 100% natural, como una viscosa, creada a partir de la pulpa de madera. En ese momento nadie creía en ella y nosotros empezamos a producirla. Al principio, casi no se podía ni hilar. Al final, fuimos capaces de ser líderes siendo los mayores compradores de esta fibra. Fue una revolución sostenible en todo el mundo y sigue siéndolo porque en 2025 se espera disponer de un proceso de fabricación con 0% de emisiones de carbono.

Un sistema premiado

– Luego llegó el dry índigo, sistema por el que han recibido muchos premios.

Es una tecnología revolucionaria, única en el mundo, un nuevo proceso de tintura de hilo índigo, que elimina el uso de agua, por lo que consigue cero vertidos, lo que minimiza drásticamente su impacto en el medioambiente. Además, reduce el uso de energía en un 65% y los productos químicos en más del 85%. Es una auténtica revolución.

– La historia de la empresa se remonta a más de 120 años. Royo empezó confeccionando calcetines y medias.

Así es. Pero nos transformamos completamente. Ahora estamos en la cuarta generación. Mediante un protocolo familiar profesionalizamos la empresa. Se decidió que el CEO de la compañía tenía que ser externo, aunque, casualmente, tiene el mismo apellido, Royo. Ahora la fábrica está centrada en tres productos: denim, chino y tejido técnico.

En el caso del denim, Turquía es el mayor productor y no podemos competir, pero nuestro mercado está centrado en la ecosostenibilidad del dry índigo y el dry black, para el que usamos el mismo sistema de tintura en negro.

La coyuntura actual de Royo

– ¿Qué previsiones económicas tienen?

Este año, pese a la incertidumbre que provoca la guerra, esperamos facturar entre 40 y 55 millones de euros. Aunque nuestro principal cliente es el alemán y está empezando ahorrar y consumir menos. Y los costes energéticos son muy elevados. Antes pagábamos cerca de tres millones de euros anuales. Este año hemos pagado ocho millones de euros entre gas y luz. Pero hemos sido incapaces de trasladar esos incrementos de coste a los clientes.

– ¿Qué medidas han tomado para paliar la situación?

Hemos reducido los costes al mínimo. Los hemos mejorado. Ahora fabricamos en cuatro días lo que antes hacíamos en cinco. Hemos racionalizado la producción al máximo.

Tejidos Royo

Competencia internacional

– ¿Cómo les afecta el mercado turco?

Sabemos perfectamente que en una batalla jamás podemos ganar contra una empresa pakistaní o turca. Royo fabrica 15 millones de metros anuales frente a la competencia, que produce entre 50 y 500 millones. Turquía es la fabrica de Europa, cuenta con el apoyo descomunal de su Gobierno y disponen de mucho dinero. Parte de una posición de ventaja porque a Alemania y a Francia no les interesa el textil. Prefieren vender coches y maquinaria. Y nosotros somos, frente a esto, cada vez, menos competitivos. Un pantalón estándar de hombre consume un metro y medio de tejido.

Y, si a eso, añadimos las trabas que tenemos en España, pues la cosa se complica. Le pongo un ejemplo: el impuesto al plástico. Me parece muy bien, es necesario, pero al final nadie lo ha implantado en Europa. Bruselas no lo exige. Italia lo ha retrasado. ¿Por qué tenemos que ser los primeros y los únicos? ¿Por qué no esperar un momento más idóneo?

Qué diferencia a Tejidos Royo

– ¿Qué marca la diferencia de Royo frente a sus competidores?

Las personas. Al final siempre tienes una persona que ha sido capaz de desarrollar esa fibra en una hilatura, de tintar esa fibra que nunca se había tintado. Cuando digo una persona, digo un equipo. Has tenido una persona capaz de tejerlos y otra capaz de acabarla.

Al final, por mucha tecnología que tengas, si no tienes el personal e inviertes en personas, es imposible. En las empresas necesitas personas capaces de pensar de forma de diferente, de innovar, de crear. Ahora todo está disponible para todo el mundo. Nosotros queremos mantener el talento aquí, porque Royo sigue pensando que se puede fabricar en España.

Producimos aquí o cerramos la empresa. Es una decisión que tomó la familia. Nos gusta el hierro, y el hierro son las máquinas. Nos gusta fabricar en España. Es fácil irse a Turquía y comprar todo allí. Reducimos a la mitad el personal y nos dedicamos solo a la distribución. Pero no, a Royo le gusta fabricar. Nos gusta hacer cosas.

Y para sobrevivir en este mundo de vértigo y seguir siendo de los mejores hay que disponer de las mejores máquinas. Siempre tenemos lo mejor del sector. Nuestros proveedores lo saben. Y por eso cuando sacan una innovación, nos la dejan durante dos años para que la probemos. Tenemos los mejores técnicos textiles de moda del mercado.

Sostenibilidad

– ¿El reciclado, qué importancia tiene en la empresa?

Hemos dejado el algodón orgánico porque hay mucho fraude en el mercado internacional. Solo lo usamos cuando lo exige algún cliente especial. Ahora, es todo reciclado y lo fabricamos nosotros. Estamos invirtiendo en una nueva hilatura que estará lista, si dios quiere, en julio. Tenemos las máquinas, pero no han llegado los chips. Es una locura, una inversión de cinco millones de euros. Dedicada a tejidos técnicos para la siderurgia, petroleras, equipos de moto. Textiles protectores. Es hilo técnico, un nicho de mercado interesante para la empresa.

También vamos a disponer de una hilatura solo dedicada al reciclado. Hemos conseguido alcanzar una gran calidad libre de contaminación, de fibras. Somos pequeños, muy flexibles. Y eficientes. Esa nuestra fortaleza.

– ¿Van a seguir invirtiendo en sostenibilidad?

Hoy en día hay pocas empresas que pueden invertir en Europa como lo estamos haciendo nosotros. Seguimos perfeccionando el dry índigo, ya lo hacemos muy bien, pero como nueva tecnología en el mundo y única, cada día presenta nuevos retos. Hay que seguir investigando. Pero lo que nos quita el sueño, nuestro proyecto número uno, como decía, es el reciclado.

Queremos que en 2025 el 100% de lo que fabrique Royo sea reciclado. Para nosotros es obsesivo. La fabricación de un pantalón consume unos 8.000 litros de agua. El 65% de ese consumo procede de la planta del algodón. Si yo evito consumir esa planta, aunque sea la mitad, ya estoy ahorrando 4.000 litros de agua.

El futuro de Tejidos Royo

– ¿Cuál es el futuro de Royo?

Preparar la empresa para que dure 100 años más. Ese es nuestro proyecto, nuestro reto y nuestro futuro. Lo que hacemos no es para ganar dinero este año. En Royo, lo que hacemos, son planes a cinco y diez años. Es imposible saber qué puede pasar de aquí a dos meses, pero sí que intentamos que las decisiones que tomamos sean pensando en cómo vamos a dejar la empresa.

Por eso, en vez de repartir beneficios a los accionistas, se ha decidido invertir en la nueva hilatura. Estamos convencidos de que hay trabajo para los próximos 20 años. Tenemos accionistas que nos lo permiten y están de acuerdo. Siguen creyendo en Royo. El año ha sido difícil, pero el futuro requiere seguir invirtiendo. Antiguamente los telares iban a una velocidad de 500 pasadas y hoy van a 1.050. Más del doble que hace diez años.

Alemania es el principal comprador de Royo, seguido de Francia y España. Diesel, Hugo Boss, G-Star, Zara, Massimo Dutti, El Corte Inglés y Scalpers son algunos de los clientes de la compañía valenciana. El 80% de la producción se queda en Europa y el 20% restante se exporta a Estados Unidos y Asia.

Para Royo, «el cliente es el rey. El proveedor es tan importante como un cliente. Sin buenos proveedores, no puedes fabricar. La innovación es la única forma de subsistir en un negocio tan maduro. Invertir es la clave del éxito, las máquinas, como las personas, envejecen. Pero todo esto solo funciona si tienes una cosa: los mejores profesionales, y tenemos muchos. Sin ellos, no podríamos hacer nada. Son nuestro estandarte y orgullo».

arquitectura diputacion de valencia
Global Omnium dia mundial del medio ambiente
campaña renta Generalitat
Congreso Energia Castellon
CEU posgrado
Mujeres al Timon viaje transformador
Perfils UJI
campanya renda Generalitat
Aeroport general valenciano

Dejar una respuesta