repaso retos sectores económicos

Los retos de estos dos sectores fundamentales que se están reinventando

Automoción

Para continuar con el repaso a los sectores, analizamos los datos del sector de la automoción en 2022, que no han sido buenos y así lo han corroborado las asociaciones de fabricantes Anfac y de distribuidores Faconauto y Ganvam. Las matriculaciones de turismos y todoterrenos disminuyeron un 5,4 % en 2022 en comparación con 2021, hasta alcanzar las 813.396 unidades. Una cifra que no llega a las 830.000 unidades previstas por el sector para este año que acabamos de concluir.

Por canales, el de empresas cerró 2022 con un incremento del 4,1 % y 348.144 matriculaciones, mientras que el de alquiladores fue el más afectado con un descenso del 35,1 % y 98.888 unidades.
Las tres patronales atribuyen este hecho, entre otros motivos, al pronunciado descenso de ventas en diciembre, con una caída del 14,1 % y 73.927 nuevas matriculaciones y por los cuellos de botella en el transporte de los vehículos a los puntos de venta.

Raúl Morales, director de comunicación de Faconauto indica que «en 2022 el mercado no pudo cambiar su tendencia negativa debido a los persistentes cuellos de botella en el aprovisionamiento de vehículos, lo que ha condicionado mucho la actividad de los concesionarios». A esta variable se han sumado la subida del precio de los combustibles y de los propios vehículos, la inflación, el incremento de los tipos de interés y la incertidumbre de los hogares.

Ante este panorama Morales incide en que «la incertidumbre con la que cerramos 2022 nos impide vislumbrar un cambio para 2023. Manejamos dos escenarios: un crecimiento escueto del 5 %, es decir, 870.000 unidades, al que habría que sumar un 10 % adicional si se solucionan los cuellos de botella en la producción, con lo que nos iríamos a 960.000 unidades”. Confirma también que ninguna de las dos previsiones es una buena noticia, “porque estamos muy lejos de las cifras que veíamos antes de la pandemia».

Félix García, director de Comunicación y Marketing de Anfac, coincide en sus previsiones con el representante de Faconauto y añade también que «ayudará también a sumar nuevas matriculaciones en 2023 que el Gobierno acelere las medidas para impulsar los puntos de recarga rápida y las ayudas directas para vehículos electrificados. Con un mercado por debajo del millón de unidades existe un riesgo real de pérdida de inversiones y empleo», vaticina.

Por último, Tania Puche, también directora de Comunicación de Ganvam, destaca que 2022 es el tercer ejercicio seguido en negativo, en el que se han registrado unas 400.000 unidades menos que antes de la pandemia, la falta de oferta ha hecho mella en el mercado y todo apunta a que, «aunque con menor intensidad, lo seguirá haciendo en 2023, con el riesgo que supone para el empleo y la competitividad del sector».

Hay que tener en cuenta también que «el ritmo de electrificación todavía no ha alcanzado la velocidad de crucero, reenfocar las estrategias de descarbonización para conseguir parar en seco el envejecimiento del parque se convierte en objetivo prioritario para este curso que acabamos de estrenar», señala.

La automoción vive tiempos de profundos cambios, tal y como han dejado entrever Anfac, Faconauto y Ganvam, que pueden convertirse en grandes oportunidades, pero también de dificultades, como la escasez de microchips, que han ralentizado la produccion.

María Luisa Soria, directora de Relaciones Institucionales e Innovación de la Asociación Española de Proveedores de Automoción (Sernauto), afirma que se prevé que la facturación del sector cerrará el año con un incremento del 6-8 %, pero «con unos márgenes muy apretados y reducidos».

Automoción (EFE. Salvador Sas)

La portavoz insiste en que la crisis de los microchips «ha mejorado en los últimos meses, pero sigue existiendo ese desequilibrio que puede afectar a la producción de determinados componentes y modelos de vehículos. No vemos una solución global del problema hasta el 2024».

La transformación digital es la gran apuesta del sector para los próximos años. Por ello, reclaman a las administraciones públicas el establecimiento de una estrategia-país para el sector de automoción que permita poner en marcha medidas, recursos y presupuesto para que las empresas puedan acometer con éxito el proceso de transformación industrial y tecnológica en el que están inmersas.

Y añade: «En España, el de proveedores de automoción es uno de los sectores que más invierten en I+D+i. Concretamente, invierte casi el 4 % de su facturación en I+D+i, que es el triple que la media industrial».

Respecto a la financiación, expresa que las empresas necesitan contar con financiación «para invertir en la digitalización de procesos de producción y también para desarrollar los componentes ligados a las nuevas tecnologías de propulsión y comunicaciones de los vehículos. Estamos expectantes ante la llegada de unos fondos europeos extraordinarios y que, según las noticias, se van a dedicar en buena parte a conceder nuevos créditos ICO».

Cerámico

Para la patronal del sector cerámico, la Asociación Española de Fabricantes de Azulejos y Pavimentos Cerámicos (Ascer), las perspectivas para 2023 «no son buenas porque se espera que, al menos, durante dos años más los precios de la energía no bajen». Por primera vez, se ha registrado una caída de la producción del 15 %, un descenso en la exportación del 11 % y se han perdido 400 puestos de trabajo. El presidente de Ascer, Vicente Nomdedeu, reclama ayudas «urgentes y de alcance» al Gobierno.

La pérdida de competitividad es una de las mayores preocupaciones del sector en la actualidad. El precio de la energía ha hecho mucho daño a las empresas que lo integran. El cerámico consume el 60 % del gas industrial de la Comunitat Valenciana y el 8 % del de toda España. Además, la factura de costes energéticos en 2022, comparada con 2020 (un año energéticamente tranquilo), ha supuesto un sobrecoste de 2.150 millones de euros.

Así, la factura energética del sector en 2022 en materia de gas es cinco veces mayor a la de 2020; mientras que la eléctrica es 3,6 veces mayor. Según informan desde Ascer, la factura energética en 2020 fue de 3.700 millones de euros y en 2022 esta cifra ha aumentado un 400 %.

No obstante, las cifras generales de 2022 han aumentado, situándose en 5.700 millones de euros, un 17 % más que el año anterior y con unas exportaciones de 4.300 millones (+17 %).
Nomdedeu espera que las decisiones del Gobierno vayan en la línea de sus reivindicaciones, como «ayudas contundentes» en el corto plazo, tanto de «créditos blandos como de ayudas directas». O que la Administración permita romper los contratos del gas sin costes, ya que actualmente «el precio del gas está indexado al índice TTF, cuyo comportamiento es negativo y sigue estando cinco veces más alto que hace año y medio».

Interior fábrica de cerámica. Huelga en el sector. Cogeneración

Sobre las ayudas anunciadas por el Gobierno central para los sectores gasintesivos, la patronal azulejera Ascer advirtió de la «indeterminación total» en las ayudas del Gobierno ya que no estarán disponibles hasta que Industria publique el articulado en el plazo de seis meses y lamentó que la financiación para 25 actividades económicas (CNAE) diferentes no está disponible.

De hecho, un subsector tan vinculado a la cerámica como fritas y esmaltes han quedado excluidos de dichas ayudas, como ya ocurrió en marzo de 2022, tal y como ha denunciado la Asociación Nacional de Fabricantes de Fritas, Esmaltes y Colores Cerámicos (ANFFECC).

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.