Liderazgo Felicidad Tal Ben-Shahar Harvard

Las claves del liderazgo del profesor de Harvard que estudia la felicidad

La pandemia de Covid 19 ha cambiado la manera en que muchas personas establecían las prioridades en sus vidas. La búsqueda de la felicidad siempre ha sido un aspecto central, pero quizá ahora nos hemos vuelto más conscientes de que esta puede no llegar necesariamente a través de nuestras carreras profesionales.

Tal Ben-Shahar es un profesor, escritor y conferenciante estadounidense de origen israelí. Apodado por sus alumnos como «Profesor Felicidad», en la actualidad imparte clases de Psicología Positiva en Harvard, donde su curso se ha convertido en el más popular de la universidad.

Liderazgo Felicidad Tal Ben-Shahar Harvard

El profesor Tal Ben-Shahar. Fotografía de David Vega, MediaSiesta.

Con motivo del World Business Forum, organizado en Madrid por WOBI, este medio ha tenido la oportunidad de entrevistar al profesor acerca de sus claves para liderar y no morir en el intento.

Liderar en 2022

-En este contexto, ¿cómo ha cambiado el liderazgo? ¿Cómo puede adaptarse a las nuevas realidades?

Lo que sucedió con la pandemia es que aceleró un proceso que ya estaba teniendo lugar. Durante mucho tiempo, el pensar en la felicidad de los trabajadores en el mundo laboral ha sido una rara avis, un privilegio del que gozaban aquellos que tenían managers que se preocupaban por ello. Pero nunca fue un aspecto principal.

El proceso que aceleró el Covid-19 es que en la actualidad centrarse en el bienestar de los trabajadores es esencial y necesario. ¿Por qué? Porque la gente hoy en día busca en sus trabajos algo que va mucho más allá de una nómina a final de mes. Están buscando un sentido del propósito, una conexión con otras personas, un desarrollo y crecimiento personal.

Este sentido del bienestar se ha venido asociado tradicionalmente a aquello que sucede tras el trabajo, pero en la actualidad se busca en el trabajo. Como diría el profesor de negocios Peter Drucker, los mejores trabajadores de una empresa son todos voluntarios, se quedan en un proyecto porque quieren. Por ello, si los jefes quieren conservar a sus mejores trabajadores, deben centrarse en su bienestar. Es una necesidad.

Cómo motivar al equipo

-¿Cuál sería su consejo sobre cómo puede un líder mantener a su equipo motivado?

Hay varias cosas que se deben tener en cuenta. En primer lugar, es necesario tener claro que, en última instancia, lo que hace a la gente quedarse en las organizaciones son las relaciones, las conexiones con los demás. Cultivar la relación con aquellos bajo su mando debe ser el objetivo principal de quien está al cargo, pero también crear condiciones que favorezcan el desarrollo de relaciones entre los empleados.

En segundo lugar, la recuperación. En la actualidad, el estrés forma parte de nuestro día a día. Experimentamos estrés en el trabajo, en casa, la vida moderna es estresante. No pasa nada, podemos lidiar con ello, está bien siempre que contemos con tiempo para recuperarnos.

Pensemos en el ejercicio físico, cuando vas al gimnasio y estresas tus músculos, te vuelves más fuerte, pero sólo si dejas al músculo recuperarse tras cada ejercicio. En caso contrario, te lesionas y te vuelves más flojo. De igual forma, en nuestro puesto de trabajo la recuperación es crítica.

Esto se puede traducir en tener tiempo para comer tranquilo, en no estar continuamente pendiente del teléfono, estar en movimiento y no constantemente sentado, tener días libres para desconectar, meditación, ejercicio…Todas estas cosas en el pasado no se tenían en consideración, ni siquiera entraban en el radar de los lideres. En la actualidad, los líderes deben tener esto en cuenta quieran o no.

Por último, el líder debe ofrecer un sentido del propósito. Es extremadamente importante dar a los empleados la sensación de que tienen un propósito, que lo que hacen importa y marca la diferencia. Es importante porque tener una meta te hace más resiliente, más resistente a aquello que pase.

¿Se puede ser feliz en el trabajo?

-Llegados a este punto, sería muy fácil preguntar qué necesitamos para ser felices. Pero, desde un punto de vista científico, podemos realmente ser felices en nuestro entorno de trabajo?

Desde un punto de vista científico podemos ser más felices en el trabajo. No existe un punto en el que se pase de ser infeliz a ser feliz, no es algo binario; pero siempre podemos ser un poco más felices -o menos infelices-.

Incluso con cambios pequeños, no es necesario ser radical, en lo que hacemos y cómo lo hacemos, podemos incrementar nuestros niveles de bienestar. Ya sea haciendo ejercicio más a menudo, o quizá reflexionando acerca de nuestras metas laborales. Podemos incluso tomar pequeños descansos, aunque sea 30 segundos para respirar.

Estos pequeños cambios, si se aplican de forma consistente, pueden suponer una gran diferencia.

Liderar y no morir en el intento

-En la actualidad vivimos en un mundo que se ha vuelto más líquido -en un sentido baumiano- que nunca. Se espera de la gente que haga frente a una realidad en constante transformación. Y en el mundo empresarial, los cambios se han vuelto una constante. ¿Qué herramientas necesita una persona para capear todos estos desafíos y no romperse por el camino?

Este es un asunto de extrema importancia. Lo que estamos viendo en la actualidad es que miles, si no millones, de personas alrededor del globo están experimentando «breakdowns«, están muy quemados, muy estresados…

¿Qué debemos hacer para solucionarlo? Necesitamos introducir más recuperación en nuestras vidas. Como hemos dicho antes, estrés  y trabajo duro sin recuperación lleva a las personas a romperse -mental y emocionalmente-. Como con los músculos, estrés y trabajo duro con recuperación lleva al crecimiento personal y al volvernos más fuertes.

Otro aspecto que es muy importante para las empresas, para las relaciones personales y hasta para los niños: debemos escuchar más. Los empleados que se sienten escuchados tienen más probabilidad de quedarse en sus puestos de trabajo y ser más productivos. De igual forma, los niños que se sienten escuchados tienen más probabilidad de convertirse en adultos con mayor confianza en sí mismos.

Así pues, los líderes que escuchan más atentamente, de forma genuina y completa, no son sólo más felices, sino que alcanzan niveles mucho más altos. Lo importante en el mundo actual es alcanzar más presencia y escucha cuando estamos con otras personas, porque eso lleva a mejores conexiones y mejores relaciones.

El predictor de felicidad número uno son las relaciones, la cantidad de tiempo de calidad que pasamos con la gente que queremos y que nos quiere. Eso puede ser en casa con nuestras familias, en nuestras comunidades… pero también en nuestros puestos de trabajo.

 

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.