Andalucía

Andalucía, un viaje por sus pueblos con más encanto

Dicen que un viaje se vive 3 veces: cuando lo soñamos, cuando lo vivimos y cuando lo recordamos. Hoy me gustaría invitaros a soñar con un lugar mágico donde poder despertar vuestros sentidos. Un destino donde poder imaginar y trasladarte al pasado, conociendo a través de sus rincones la fusión de las múltiples culturas que han pasado por sus tierras. Bienvenidos a Andalucía.

Sol, color, luz, ilusión, alegría, felicidad, gastronomía… y todo en un mismo lugar. Andalucía es un destino único donde poder perderte entre su cultura, su gente, su rica gastronomía, sus tradiciones y reencontrarte a ti mismo.

Lo reconozco, tengo debilidad por todos los pueblos de mi querida Andalucía. Y al final del artículo sabréis por qué. De momento, me gustaría que me acompañaras en este camino por los 10 pueblos con más encanto de Andalucía.

Primera parada: Frigiliana.

Nuestra primera parada es en Málaga, concretamente en Frigiliana, un precioso pueblo de herencia morisca situado a unos 45 minutos de Málaga. Pasear por sus bonitos callejones con casitas encaladas y puertas de color azul, los geranios y las buganvillas, seguro que te va a enamorar.

Fte: Ayuntamiento de Frigiliana.

En tu paseo, no olvides llevar zapatos cómodos y tu cámara preparada para visitar en el barrio morisco «El Barribarto»; las calles de la Amargura, la calle Zacatín, la calle el Garral o la Calle Alta.

Para los habitantes de Frigiliana, el turismo, el cultivo del aguacate y la producción de la miel, son tres de los principales sustentos de su economía. No dejes pasar la oportunidad de visitar su fábrica de miel de caña de Nuestra Señora del Carmen, ni probar sus deliciosas berenjenas fritas con miel de caña en la Taberna Sacristán.

Siguiente parada: Ronda.

Nuestro siguiente rincón con encanto es, con cerca de 35.000 habitantes, Ronda. Este es, para autores como Orson Welles o Ernest Hemingway,  uno de los pueblos más románticos de España.

Fte: Ayuntamiento de Ronda.

Este antiguo y pintoresco lugar encanta a todos sus visitantes por sus maravillosas vistas panorámicas; su famoso Puente Nuevo, símbolo de la ciudad, de 98 metros de altura y la espectacular Serranía de Ronda que envuelve al visitante en una atmósfera romántica.

En este paseo por Ronda no olvides recorrer los monumentos más interesantes, tales como la plaza de toros, una de las plazas más antiguas y monumentales de España; los restos de las murallas musulmanas y la Puerta de Almocábar en el barrio de San Francisco; el Palacio de Mondragón en el casco antiguo o los Baños Árabes considerados de los mejores conservados de la época musulmana.

Y para reponer fuerzas, las terrazas de la plaza del Socorro son ideales para tapear o el restaurante Pedro Romero que te puede ofrecer típicos platos como el rabo de toro, las migas serranas o la perdiz con alubias.

Seguimos dirección Setenil

A 30 minutos de Ronda, nos encontramos con Setenil de las Bodegas, uno de los pueblos más llamativos y pintorescos de la sierra de Cádiz, declarado el mejor destino «secreto» de Europa según European Best Destinations.

Fte: Ayuntamiento Setenil de Las Bodegas.

Setenil destaca por estar situado en un cañón provocado por la erosión del río Guadalpurcón, el cual divide el pueblo en dos. Esta característica forma de las rocas es digna de estudios geológicos, o bien de una bonita estampa que guardar en tu álbum de recuerdos de Andalucía.

La nota característica del pueblo es que hay dos calles principales: la Calle Cuevas de Sol, donde da un solecito rico, especialmente al mediodía, y la Calle Cuevas de Sombra. Ambas calles representan una imagen típica de Setenil, con sus casas enclavadas en los recovecos de las rocas.

No te puedes ir de este maravilloso pueblo sin degustar el típico gazpachuelo, las sopas cortijeras, las migas de pan o los revueltos de espárragos. ¿Dónde? La mejor opción es en alguno de los bares de la calle Cuevas de Sol. Por ejemplo, el Bar Fresquito, La Bodeguita o la Cafetería Sol.

Al suroeste, hacia Vejer

El siguiente rinconcito con encanto al que viajaremos en el tiempo es Vejer de la Frontera, dónde han conseguido conservar la esencia y embrujo de la época musulmana gracias a sus casitas blancas, sus callejuelas o sus patios nazaríes.

Fte: Ayuntamiento Vejer.

La Plaza España, el Palacio del Marqués de Tamarón, la Muralla Medieval, la iglesia de El Divino Salvador, el Castillo, sus molinos de viento o visitar el Rincón del Beso; son visitas indispensables para todo aquel que quiera descubrir la grandeza de Vejer.

Vejer cuenta con una gran variedad de rinconcitos gastronómicos para disfrutar de platos tradicionales, como el lomo en manteca, el «pescaíto» frito o las tortillitas de camarones. Os recomendamos el Mercado de San Francisco, un pequeño mercado con mucho encanto dónde dejarse llevar por los sentidos y picar algo antes de comer.

Este municipio gaditano combina la arquitectura blanca del centro de la población con un litoral playero a tan sólo 8 kilómetros de distancia. Podrás disfrutar de algunas de las playas más bonitas de España, como Caños de Meca o El Palmar.

Nos adentramos en La Alpujarra

La próxima parada es Pampaneira, uno de los pueblos más bonitos de La Alpujarra que podrás recorrer en un par de horas. Las casas de este pequeño pueblo están encaladas al estilo bereber. Sus callejuelas, «tinaos» llenos de flores y sus balcones lo convierten en un lugar muy especial que hay que visitar, por lo menos, una vez en la vida.

Como imprescindibles, tenemos que visitar los talleres de alfombras y jarapas que dan al pueblo un precioso toque de luz y color. También debemos disfrutar de su gastronomía probando un «Alpujarreño» que combina productos típicos de la zona: patata panadera, huevo, morcilla, chorizo, jamón y otros cortes de cerdo. Para ello os recomiendo Casa Julio o la Bodega Asador El lagar.

Y si eres un amante del turismo rural, al localizarse dentro del Parque Natural de Sierra Nevada, podrás encontrar rutas de senderismo espectaculares que no te debes perder. Te recomendamos el barranco del Poqueira y las pozas naturales donde poder disfrutar de un refrescante baño en Andalucía.

Vamos cerrando el camino

Nuestro sexto destino es Olvera, un pueblo con poco más de 8.000 habitantes localizado en la serranía de Cádiz y una de las joyas de la famosa «Ruta de los Pueblos Blancos».

Fte: Ayuntamiento de Olvera.

Lo más destacado de Olvera es su castillo, una de las fortalezas mejor conservadas de Cádiz y símbolo de la localidad. También destaca la Iglesia de Nuestra Señora de la Encarnación. Tras esta visita, toca volver al pasado y perderse por las callejuelas del Barrio de la Villa hasta llegar a la Torre del Pan, un antiguo molino de origen árabe.

Antes de despedirnos de Olvera no podemos olvidar su gastronomía, siempre condimentada con el más puro aceite de oliva típico de la tierra. Carnes a la brasa, flamenquines caseros, el arroz con conejo o los revueltos de espárragos trigueros son algunas de las recetas que puedes degustar y no te arrepentirás.

Mijas, imprescindible

En la provincia de Málaga, nos encontramos con Mijas, una bonita estampa que combina las casitas blancas con el verde los pinos. En nuestro paseo por Mijas son paradas imprescindibles la ermita de la Virgen de la Peña, los jardines y el Mirador de la Muralla o la ovalada plaza de toros.

La gastronomía y la artesanía son dos de los grandes atractivos para quienes visiten Mijas. Entre la gran oferta gastronómica destacan los maimones, el salmorejo, las cachorreñas y el gazpachuelo. También dulces típicos como los hornazos, los buñuelos o las garrapiñadas.

Disfruta de una experiencia única descubriendo la Ruta de los Artesanos y no olvides llevarte un recuerdo hecho con esparto o una joya única realizada con metales nobles. Y si quieres vivir una experiencia completa, te invito a recorrer los rincones de Mijas en sus famosos burros taxi, uno de sus grandes atractivos cuyo origen se remonta a los años 60.

Colofón al trayecto

Y llegamos a la joya de la corona, en pleno corazón de Andalucía, Puente Genil, el pueblo que me vio nacer. Un pueblo lleno de luz y de vida que no te puedes perder. Cuenta con un enclave geográfico perfecto gracias a la estación de Alta Velocidad y por estar a una hora de las principales ciudades andaluzas.

Para los amantes del senderismo, os invitamos a abrir vuestros sentidos a los olores, los sonidos y colores que ofrecen la Laguna de los Arenales, la Laguna de Tíscar, los Castellares o el paraje Natural de Cordobilla. Paisajes de olivos, viñas y huerta que te enamoraran.

Imprescindible visitar, a menos de tres kilómetros, el yacimiento arqueológico de Fuente Álamo; un lugar con más mil años de historia dónde poder admirar los mosaicos romanos más importantes de España.

Una parada obligatoria si visitas Puente Genil es Casa Pedro, donde poder disfrutar de productos locales, únicos y siempre de gran calidad. No olvidando el dulce de membrillo, su aceite virgen extra o los vinos finos de Montilla-Moriles.

Pero la esencia de Puente Genil es su gente. El pontano es abierto, generoso, comunicativo, alegre y, claro está, siempre dispuesto a disfrutar de las fiestas; acogiendo a todo el que venga de fuera.

Ahora ya nos toca despertar del sueño por estos pintorescos rincones de Andalucía, y vivirlo con vuestros propios sentidos.  Y como «el mejor de los viajes es el que está por venir» os invito a todos a que vuestro próximo destino sea en Andalucía, te prometo que no volverás a ser el mismo.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.