Reclamación de impagos: esencial para la viabilidad de los negocios

Reclamación de impagos: esencial para la viabilidad de los negocios

La capacidad de hacer frente a los pagos pendientes es una de las principales preocupaciones de las empresas, ya no solo por su propia capacidad, sino por la capacidad de pago de sus clientes. Obtener financiación puede ser muy complicado y cualquier negocio necesita tener un flujo constante de líquido en pro a su crecimiento, algo que en la actualidad no es fácil de conseguir. De hecho, la tasa de morosidad del país no ha parado de crecer y cada vez son más los negocios que están a punto de quiebra como resultado de los impagos de sus clientes. Por ello, contar con los servicios de una agencia de reclamación de impagos es esencial para garantizar la estabilidad de los negocios.

Retención de líquido: plazos de pago cada vez más largos

Si hay un problema al que las empresas deben hace frente y que afecta muy negativamente a su contabilidad son los largos plazos de pago de las facturas. Pese a que Ley 15/2010 indica, claramente, que las facturas deben abonarse en un plazo no superior a 60 días, son muy pocas las empresas que lo consiguen. Además, en cuanto a la Administración, el plazo se reduce a 30 días, otro plazo que, en la mayoría de las ocasiones, no se respeta.

De hecho, solo el 20% de las grandes empresas pagan dentro de los plazos, lo que conlleva que sus proveedores nunca sepan cuando van a disponer de líquido y, nunca sepan qué estrategia usar para hacer crecer el negocio o atender a sus propias facturas. Esta imprevisión en los pagos hace que las organizaciones no puedan planificar su contabilidad y, por ende, que la tasa de morosidad vaya en aumento.

Tasa de morosidad en aumento: al 4.6% en 2022

La tasa de morosidad en España ha alcanzado el 4.6% durante el primer semestre de 2022 y no se estima una estabilización de esta hasta el 2023. Merece la pena destacar que, en España, el 5% de las empresas están en riesgo de quiebra, precisamente por los impagos y no por problemas relacionados con su actividad o una mala gestión de los recursos. Además, pocas de ellas conocen los mecanismos y procesos por los que se pueden reclamar las facturas fuera de plazo, lo que conlleva que únicamente un 11% inicie los trámites para recuperarlas.

Reclamación de impagos: procedimientos y derechos

Reclamar el impago de una factura no es tarea simple si se quiere hacer dentro de la misma organización; es necesario conocer bien los derechos que protegen a los negocios, así como los procesos mediante los cuales se pueden reclamar estos impagos. Por ello, son muchas las empresas que deciden no reclamar en estas situaciones, algo que las lleva a una situación de vulnerabilidad; una situación que, alargada en el tiempo, puede llevarlas a perder sus recursos y, por ende, a cerrar.

Sin embargo, estas reclamaciones no tienen por qué ser llevadas a cabo por las organizaciones, sino que hay empresas de gestión de impagos especializadas en ello. Con estas empresas, no solamente es más fácil conseguir el abono de la factura pendiente, sino que las empresas no deben destinar recursos extras a estas tareas. Además, debemos destacar que estas agencias conocen bien la ley mediante la que se establecen los procedimientos válidos para reclamar los impagos; por ello, sus procedimientos son siempre legales y se encuentran dentro de los límites establecidos. Esta profesionalidad genera muchos menos problemas entre negocios y las relaciones comerciales no siempre se acaban viendo influidas negativamente.

Funcionamiento de las empresas de impagos

Las agencias de impagos trabajan de acuerdo con un código de buenas prácticas a la hora de gestionar los impagos de sus clientes. Por ello, es una de las maneras más seguras y efectivas que los negocios tienen disponible a la hora de agilizar estas gestiones.

Dentro de los procedimientos que usan estas empresas para reclamar legalmente el pago de las facturas pendientes, se encuentran la reclamación por escrito, la demanda y, en última instancia, el procedimiento judicial. En cualquier caso, lo primero que se emplea es la reclamación escrita, ya que es la que menos coste tiene y la que menos daña las relaciones entre socios.

Sin embargo, si pasado un plazo determinado, la factura sigue sin ser abonada, estas agencias pueden iniciar la demanda y el proceso judicial si sus clientes así lo ven necesario. En este caso, contar con su ayuda es fundamental, pues estas se ocupan de todos los trámites.

Además, merece la pena destacar que, la mayoría de las empresas de recobro, no suelen cobrar nada por sus servicios hasta que no se haya recuperado la factura. De este modo, cualquier negocio, sin importar la situación económica en la que se encuentre, puede hacer uso de estos servicios: no supondrán ninguna carga para su contabilidad, pues la empresa de impago, normalmente, cobrará sus servicios una vez el importe reclamado haya sido abonado.

Recobrarte: ¿qué es y cómo funciona?

En nuestro país, hay varias agencias de recobro que las organizaciones pueden contratar con el fin de recuperar aquellas facturas impagadas. Y, una de ellas es Recobrarte.

Recobrarte es una agencia que siempre trabaja de acuerdo con el código de buenas prácticas y nunca utiliza ningún tipo de coacción en sus acciones. Esto les permite salvar muchas relaciones comerciales después de una reclamación.

Por otro lado, esta agencia también informa a sus clientes de todo el procedimiento, así como también les ofrece asesoramiento legal de cualquier tipo. Así, las empresas que hagan uso de sus servicios disponen de un equipo técnico y legal para solucionar todas sus dudas y ayudarles a tomar decisiones.

Es también destacable mencionar que, una vez se ha iniciado una reclamación, los expertos de Recobrarte son los que preparan toda la documentación y se encargan de hacer los trámites en los juzgados en caso necesario. Por ello, sus clientes también se ahorran una gran cantidad de tiempo en ello y lo pueden dedicar a lo que es más importante: el funcionamiento de sus negocios.

Muchas son las empresas que no reclaman sus facturas por desconocimiento del procedimiento, así como de los servicios que ofrecen las empresas de recobro. Por ello, cada vez son más, las organizaciones empresariales que alientan a los negocios a hacer uso de ellas. Reclamar estas facturas antes de recurrir a financiación extra es esencial para evitar el cierre del negocio.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.