Presentación de la rehabilitada Alqueria Julià.

Alqueria Julià, convertida en la ‘Casa de la Música’ de València

CaixaBank ha presentado la Alqueria Julià, convertida en la ‘Casa de la Música’ de València y sede de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana (FSMCV) desde el pasado mes de octubre.

En el acto, retrasado con motivo de la pandemia, han participado el director territorial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, Xicu Costa, y el ‘president’ de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, acompañados de la presidenta de la FSMCV, Daniela González. También han estado presentes la delegada del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Gloria Calero, y el presidente de la Diputación de Valencia, Antoni Gaspar, entre otras autoridades.

La entidad financiera ha invertido 3,5 millones de euros en los trabajos de rehabilitación, recuperación y restauración de un edificio emblemático para la ciudad.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

La Alqueria Julià albergó el Colegio de Santa Bárbara hasta los años 90

La Alqueria Julià, que albergó el Colegio de Santa Bárbara hasta los años 90 del siglo pasado, está dotada del equipamiento necesario para convertirse en un importante centro musical de València. Se desarrollará también una importante actividad social y cultural.

El inmueble, cedido por CaixaBank a la FSMCV, está dotado de una sala de ensayos con capacidad para unas 200 personas; biblioteca; videoteca; fonoteca; sala de partituras y diferentes zonas para uso cultural y espacio expositivo de importante valor arquitectónico.

La rehabilitación de la Alqueria Julià se enmarca en la iniciativa ‘CaixaBank Escolta València’, puesta en marcha en 2014 y que, además, contempla, entre otras iniciativas, una convocatoria de becas para estudiantes de las escuelas de música; el ‘Concurso CaixaBank de Orquestas de la Comunidad Valenciana’; la ‘Convocatoria de ayudas al sector musical valenciano’ y el proyecto de recuperación de patrimonio ‘Música a la Llum’.

“Una metáfora de nuestro acervo musical”

Durante el acto de presentación, el ‘president’ de la Generalitat, Ximo Puig, ha manifestado que la Alquería Julià será, a partir de ahora, “una metáfora de nuestro acervo musical”. Ha agradecido a CaixaBank su apuesta por la recuperación de este edificio emblemático. El jefe del Consell ha asegurado que, en la Comunitat Valenciana, “la música forma parte de nuestro patrimonio y nos hace distintos y singulares como pueblo”.

Asimismo, ha destacado la importancia de las sociedades musicales valencianas como espacios de “convivencia, dinamización y cohesión social, enraizadas con fuerza en los municipios de la Comunitat Valenciana”. El ‘president’ ha realizado un reconocimiento a la Federación de Sociedades Musicales y a los músicos, tanto profesionales como anónimos, por su apoyo con diferentes iniciativas en los momentos más complicados de la pandemia.

“Lugar de referencia para la formación, la cultura y el arte”

Por su parte, Xicu Costa, director territorial de CaixaBank en la Comunitat Valenciana, ha señalado que la ‘Alqueria Julià’, convertida ya en ‘Casa de la Música’ y sede de la Federación de Sociedades Musicales de la Comunitat Valenciana, “es, sin duda, un proyecto muy importante para CaixaBank porque estamos convencidos de que se convertirá en un lugar de referencia para la formación, la cultura y el arte”. “Estamos muy orgullosos de apoyar a través del programa ‘CaixaBank Escolta València’ todo este gran movimiento musical que existe en nuestra Comunitat que, no sólo nos define histórica y culturalmente como pueblo, sino que nos convierte en un referente único dentro y fuera de nuestro país”, ha añadido.

La presidenta de la FSMCV, Daniela González, ha agradecido a CaixaBank la cesión de este inmueble, que supone “culminar una reivindicación histórica por parte de la Federación y que, desde ahora, se convierte en la ‘Casa de la Música’ y de todas las sociedades musicales de la Comunitat Valenciana”.

“Se trata de un espacio extraordinario, declarado Bien de Interés Cultural, que alberga otro Bien de Interés Cultural como son nuestras sociedades musicales y que vamos a convertir en un espacio vivo, donde podamos desarrollar la amplia variedad de actividades culturales que giran en torno a nuestro colectivo”, ha apuntado González.

Casi 2.000 metros cuadrados

La Alqueria Julià, propiedad de CaixaBank, fue declarada Monumento Artístico Nacional en 1978 y Bien de Interés Cultural en 2007, lo que supone la figura de más alta protección para un edificio en la ciudad de València. Está construida en una parcela de 1.986 metros cuadrados, con una construcción de 692 metros cuadrados distribuidos en dos plantas y un torreón de 51 metros cuadrados adicionales.

El resto lo ocupa un patio con jardín que integra los fragmentos existentes del mismo con la evocación de sus preexistencias, que ha sido restaurado con la colaboración de la paisajista María Teresa Santamaría. Se ha conservado el arbolado que existía, plantando nuevas especies arbóreas; así como vegetación arbustiva y herbácea, recreando con un nuevo lenguaje los componentes originales, a partir de la documentación gráfica existente de 1932.

El edificio puede considerarse como uno de los escasos ejemplares conservados de Alqueria valenciana del siglo XVII. Además de su interés histórico, la Alqueria conserva todavía elementos estéticos de gran valor que se han rehabilitado, como bóvedas, pinturas, frescos, esgrafiados, pavimentación o azulejería.

Restauración de la Alqueria Julià

El proyecto de restauración ha permitido resaltar todos los elementos de gran valor histórico y artístico que aún se conservan en el edificio. Además, se ha realizado el acondicionamiento necesario para dotarlo del equipamiento que se requiere con el fin de adecuarlo a la actividad social y cultural prevista.

El arquitecto restaurador del edificio, Carlos Campos, ha destacado que “el trabajo de restauración ha sido muy gratificante porque, durante el mismo, hemos descubierto, entre otros hallazgos, un espacio abovedado subterráneo bajo el edificio, un muro del siglo XV en el jardín junto a una gran terraza pavimentada con azulejos del siglo XV en una extensión de casi 16 metros, por lo que hemos tenido que modificar algunos aspectos del proyecto, así como una sala con decoración pompeyana o la balconería que estaba oculta por ventanas”.

La constructora Grupo Cyrespa, con sede en Castellón, ha sido la encargada de la obra. Se trata de una empresa dedicada a la rehabilitación, conservación y restauración del patrimonio artístico, en el ámbito nacional y con proyección en el extranjero. Entre otras obras, ha participado en la rehabilitación de las catedrales de València, Barcelona o Málaga.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.