Los riesgos de la digitalización

El riesgo de la digitalización: 1 de cada 7 empleos podrían desaparecer en 2030

El mercado laboral está en cambio constante. Las necesidades de las empresas varían conforme la digitalización se extiende en los puestos de trabajo.

“En un entorno tan cambiante, todos tienen que adaptarse. Hay que adoptar acciones que mantengan un nivel de flexibilidad para que la empresa sea productiva”, ha comentado Valentín Bote, director de Randstad Research, en la presentación del informe ‘Abrazando el Cambio’.

Redefinir el empleo

La tecnología  y la progresiva digitalización trae retos y oportunidades a partes iguales. Uno de cada siete trabajadores, a partir de 2030, corre el riesgo de perder su empleo por la automatización de las cadenas de producción. En el caso concreto de España, el 52% de los puestos actuales corre el riesgo de automatizarse en la próxima década. Para evitar un mayor índice de paro en un futuro, Luis Pérez, director de relaciones institucionales en Randstad, incita a los trabajadores a “redefinirse y a formarse para no quedarse atrás”.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Es un apunte realizado tras conocer los datos que muestran que más de la mitad (53%) de los empleados no tienen formación académica. No solo hablando de estudios universitarios, sino que no disponen de una preparación especializada que se puede obtener cursando un grado medio o superior.

“Hay que identificar cuáles son los sectores y empleos que más potencial tienen y, como empresarios, tenemos que pensar en recualificar los trabajos. Pensar que cuando conseguimos un puesto de trabajo no vamos a tener que seguir formándonos, no es lo correcto. La solución es estudiar y prepararse. La parte buena es que es posible entrenarse. Los que ven peligrar sus empleos, que piensen que todos debemos pasar por ahí”, ha apuntado Bote.

La importancia de la formación frente a la digitalización en el empleo

Este escenario también creará grandes oportunidades laborales. La OCDE estima que el 65% de los niños que asisten a la escuela infantil terminará realizando un trabajo que aún no existe. De hecho, el Foro Económico Mundial predice que en 2022 surgirán 133 millones de trabajos nuevos, fruto de una nueva división del trabajo entre personas, ordenadores y algoritmos.

Muchos de estos empleos emergentes estarán mejor pagados y serán menos repetitivos que los que sustituyen, pero los profesionales necesitarán un nuevo conjunto de competencias para realizarlos. Más allá de las habilidades tecnológicas tan necesarias en la actual situación de transformación digital acelerada por la pandemia, se estima que en 2030, algunas de las competencias más demandadas serán competencias blandas, como el pensamiento crítico, la creatividad y la inteligencia emocional.

El teletrabajo, una oportunidad

Una de las lecciones más importantes que nos deja la pandemia es la capacidad de adaptación y la flexibilidad, que tiene como principal referente al teletrabajo, una tendencia que no va a desaparecer tras la crisis.

Según Jacques van den Broek, CEO mundial de Randstad, el trabajo será más flexible en cuanto a formato, alcance y contenido. “El cambio repentino que ha supuesto trabajar desde casa durante parte del 2020 ha influido en la forma de pensar de muchas personas sobre la conciliación profesional y familiar, la satisfacción laboral y la ubicación física”, añade van den Broek.

Este escenario, además, puede resultar una tabla de salvación para el medio rural. Sobre todo, en aquellos países con grandes desequilibrios frente al mundo urbano, como es el caso de España. De hecho, si mejora la conectividad a Internet en estos lugares y el empleo depende cada vez menos de la ubicación física, podría incluso provocar el desplazamiento de las zonas urbanas a las rurales, o de las grandes ciudades a las más pequeñas.

El desafío del empleo en la era de la digitalización

Randstad Research también señala la tendencia del empleo digital a través de plataformas de trabajo disruptivas o economía gig. De hecho, entre mayo de 2016 y el mismo mes del presente año, el número de ofertas de empleo de estas empresas se ha duplicado en todo el mundo. Actualmente supone la principal fuente de ingresos para alrededor del 2% de los adultos en la UE.

Estas plataformas están aumentando la participación de la mano de obra, creando nuevas oportunidades de empleo e impulsando la productividad de la economía. Estos beneficios se están ampliando a medida que las plataformas digitales permiten una búsqueda de empleo más rápida, un mayor alcance y una coordinación más eficaz para los trabajadores.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.