Coches (Imagen de Niek Verlaan en Pixabay)

La producción de coches ahonda su caída por falta de demanda y chips

La producción de coches alcanzó en mayo las 182.838 unidades. Cifra que, aunque supera en el 9,68% a la del mismo mes de 2020 por el efecto covid-19, se situó un 37,8% por debajo de la de 2019 debido a la debilidad de la demanda y a que la falta de microchips está obligando a las fábricas a parar su actividad. Te contamos por qué la crisis de los semiconductores va a pasar factura a las plantas automovilísticas de todo el mundo.

Además, los datos de mayo ahondan en el retroceso de la producción registrada en abril, cuando bajó el 16,4%. Y en marzo, cuando descendió el 13,3% en comparación con el quinto mes de 2019.

En el acumulado de los cinco primeros meses del año, en España, octavo productor mundial, se fabricaron 1.032.881 unidades, el 38,6% más que en el mismo periodo del año pasado, cuando las plantas permanecieron cerradas durante semanas debido a la pandemia. Y el 19% menos que en 2019, cuando el sector operaba con normalidad.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

La falta de componentes lastra la producción de coches

“El desabastecimiento de microchips que se está registrando desde inicios de año, unido a la mayor debilidad del mercado nacional y los mercados de exportación, está condicionando negativamente el ritmo de producción de vehículos en España”, según la asociación de fabricantes Anfac.

Para adecuar el ritmo a la disponibilidad de los componentes, se han efectuado paros y retrasos en la cadencia de las líneas de producción de las fábricas y las previsiones apuntan a que la escasez de microchips seguirá siendo un problema para las factorías “al menos durante el primer semestre de 2022”, según la misma fuente. De hecho, Ford España acaba de plantear su enésimo ERTE precisamente por esta falta de semiconductores.

Además, la producción española de vehículos se está viendo lastrada por la caída generalizada de las ventas en sus principales mercados de destino, así como por el descenso del mercado nacional.

Así, según datos de Anfac, en Francia las matriculaciones descendieron hasta mayo el 22,7%; en Alemania, el 26,7 %; Reino Unido, el 30,8 %, y en Italia, el 19,3 %.

En España, las ventas de coches bajaron el 35,9%, lo que es especialmente relevante si se tiene en cuenta que uno de cada cuatro vehículos vendidos en el país es de fabricación nacional, han recordado desde Anfac.

Los vehículos eléctricos, los únicos que se salvan

Por tipo de vehículo, en mayo, en comparación con el mismo mes de 2019, la fabricación de turismos y todoterrenos retrocedió el 32,9%, hasta 157.969 unidades, en tanto que la de vehículos comerciales e industriales se desplomó el 57,5%, hasta 24.869 unidades.

La producción de vehículos de cero y bajas emisiones (eléctricos, híbridos enchufables, híbridos convencionales, gas natural y GLP) subió el 113,2% respecto al año anterior. Así, sumó 20.813 unidades, lo que situó su cuota sobre el total del 11,4%. En el acumulado del año, este segmento suma 107.748 unidades, el 183,5% más.

Las exportaciones de coches caen un 34,5% por la baja demanda en Europa

Con la debilidad de la demanda europea de telón de fondo, las exportaciones bajaron en mayo (frente a 2019) el 34,3 %, hasta 157.635 unidades, mientras que en el acumulado de año, la caída es del 13,7 % (884.244 vehículos), según Anfac, que ha recordado que Europa concentra habitualmente el 70 % de las ventas al exterior de coches.

Así, dentro del ‘top cinco’ de países de destino de la producción española en Europa, sólo elevó su demanda Turquía, con un avance del 33,1%. Por el contrario, las entregas bajaron en Alemania (48%); Reino Unido (41,9%); Italia (37,1%) y Francia (19,8%).

Las compras desde África disminuyeron el 16,3%, mientras que las de América subieron apoyadas en los repuntes de México (93,4 %) y Chile (70,5 %).

Las exportaciones hacia Asia crecieron el 6,6%, con un incremento de Japón (404,4%) que contrarrestó la caída casi total de Corea del Sur (99,9%); en tanto que la mejora de Australia (235,5%) permitió que Oceanía elevara su demanda el 136,3% en mayo.

En total, las exportaciones de turismos descendieron el 33,5 % (132.856 unidades) y las de vehículos comerciales e industriales, el 38,5 % (24.779 unidades).

Los motivos del desabastecimiento de microchips

“A pesar de los esfuerzos del sector, el ritmo de producción se está viendo fuertemente condicionado por un factor externo como es el desabastecimiento de los microchips”, ha lamentado el director general de Anfac, José López-Tafal, que ha recordado que esta crisis les afecta “gravemente” porque los vehículos están cada vez más digitalizados.

Los microchips o semiconductores se emplean en los sistemas tecnológicos e informáticos de los automóviles y, en el mundo, y su escasez se debe fundamentalmente, a que los fabricantes han desviado su producción hacia sectores como, por ejemplo, los teléfonos de última generación, ante los cambios en los hábitos de consumo provocados por la covid-19, que ha causado el desplome mundial de las ventas de coches.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.