Sergio Sánchez Ramírez

‘El VAR y la Supereconomía’, ¿cuál es el rumbo de la economía española?

En los últimos años, con la implantación del VAR (Video Assistant Referee), el fútbol ha experimentado una necesaria y polémica evolución en el arbitraje a nivel mundial. Además, por si fuera poco, y para mantener viva la llama de la tertulia deportiva, la pasada semana se anunciaba, de manera oficial, la creación (o el intento) de una Superliga europea que pretende dar un giro de 360º a las competiciones europeas e internacionales que existen en la actualidad. El principal objetivo de esta es solventar la difícil situación financiera que la pandemia por Covid-19 ha provocado en los gigantes del fútbol.

De forma paralela, la caída de la economía española es flagrante y ahora, urgentemente, necesitamos un ‘videoarbitraje’ que nos ayude a revisar las ‘jugadas económicas’, las polémicas decisiones que se han tomado y están agravando el abismo de la crisis económica en nuestro país. En este sentido, debemos crear e implantar una ‘Supereconomía’. Es decir, establecer una serie de políticas y medidas coherentes que no deriven en un colapso económico. Señoras y señores, la recuperación de la economía española no es ningún juego.

En determinadas ocasiones, la Comisión Europea (CE) puede mostrarse un tanto optimista, pero cuidado con perder de vista la realidad. Nos podría bofetear sin previo aviso. La institución europea espera que el PIB español crezca alrededor del 5,6% este año y un 5,3% para el año siguiente, convirtiéndonos en uno de los países de mayor crecimiento dentro de la Unión Europea, por encima de la media. Sin embargo, podemos encontrar varios indicadores que desvelan la falacia de ciertas actitudes durante los últimos meses.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Mercado laboral y deuda pública

Si abordamos el mercado laboral, la velocidad de reactivación del empleo será menor que el restablecimiento del Producto Interior Bruto (PIB), golpeando duramente a los jóvenes españoles. Así, ocupamos el primer puesto en el pódium del desempleo de la zona euro, con un 40% de paro en jóvenes menores de 25 años, según datos publicados por Eurostat. Otro indicador que nos abre la puerta a la realidad española es el incremento de la deuda. La deuda pública se encuentra por encima del 117% del PIB, según datos del Instituto Nacional de Estadística, cifras que no conocíamos desde los primeros años del siglo XX.

Ejemplo de otro factor, que nos da a conocer la lóbrega situación, es el impacto que la crisis está teniendo sobre la estructura del tejido productivo español. Una de las grandes preocupaciones de nuestra economía en épocas de recesión son las pequeñas y medianas empresas. Desde que se declaró el estado de alarma en todo el territorio nacional, se ha producido un goteo incesante en la desaparición y destrucción de organizaciones y empleos. Si nos encontráramos en una partida de ajedrez, nuestro escenario económico estaría ‘en jaque’ desde hace unos meses. Y, discúlpenme, pero aquí no se llevan a cabo las sorpresivas y bizarras remontadas de The Queen’s Gambit.

“España debe crear esa supereconomía”

A pesar de lo expuesto anteriormente, siempre hay una luz que nos puede dar esperanza, en tanto que podemos encaminarnos hacia un deseado crecimiento económico. Por ello, España debe crear esa ‘supereconomía’ que le garantice un adecuado cambio estructural para lograr un modelo económico competitivo, caracterizado por los siguientes cinco ejes o pilares de actuación:

  • Digitalización. En la última década hemos hablado del proceso de digitalización, pero probablemente ha sido en este último año –cuando nos hemos quedado en casa, hemos teletrabajado y recurrido al e-commerce o comercio electrónico–, el momento en el que más hemos añorado las necesidades indudables de la digitalización. Multitud de organizaciones han tenido que evolucionar con rapidez, ajustando sus procesos internos, armonizando la relación con sus clientes y modificando sus modelos de negocio al nuevo entorno.
  • Transición energética. Es palpable la necesidad de una correcta transición energética. Una transición legítima, colectiva y competente que sea consciente de la participación de todos los factores relacionados con el medioambiente, especialmente cuando hacemos referencia al cambio climático.
  • En este caso, los protagonistas serán la proximidad, la utilización de materias primas con mayor eficiencia y reducción de los residuos –aplicación de la estrategia de economía circular– y el fomento de la Responsabilidad Social Corporativa.
  • Innovación. Finalmente, el rol de la innovación será crucial para establecer propuestas novedosas en el mercado, de manera que consiga anticiparse a las nuevas demandas de los consumidores. La innovación y el desarrollo sostenible desempeñan un papel decisivo en todos los sectores y, además, presentan una especial implicación con los objetivos de la agenda 2030.

El futuro del crecimiento económico

El futuro del crecimiento económico, nuestra posición en el mercado global y, sobre todo, la creación de empleo también estarán marcadas por el estímulo que ejerzan las empresas, universidades y centro de formación. Esta preocupación es tan antigua como aguda. No nos encontramos frente a una nueva alteración, sino ante un alifafe, no leve, que perjudica a toda España. La crisis económica no durará unos meses y su evocación actual no es sino la repetición de una crónica que ya ha estado anunciándose.

Sobre el autor

Sergio Sánchez Ramírez es profesor en el Departamento de Economía de la Universidad Unicervantes. Además, colabora en la Cátedra de Innovación y Desarrollo Cooperativo y Empresarial de la Universidad de Castilla-La Mancha y en Group for Research in Organizational Knowledge, Innovation and Strategy. Graduado en Administración y Dirección de Empresas en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) y Máster en Estrategia y Marketing de la Empresa en la misma universidad. Apasionado de la evolución económica, transformación digital, impacto del Big Data en las empresas y, sobre todo, las personas.

IMSKE-protesis
GVA-Sanidad-vacunacion-gripe
IMSKE-protesis

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.