Antonio Alberola, director de producto y calidad de Cleanity

Alberola (Cleanity): “En los próximos años, la desinfección será una prioridad empresarial”

Jamás hasta ahora la limpieza e higiene había sido tan relevante e imprescindible. Con la llegada de la pandemia, la población ha tenido que extremar las precauciones hasta límites inimaginables solo unos meses antes. Y estos nuevos hábitos no se han limitado a los hogares, sino que la industria también ha tenido que adaptarse en este sentido. Por todo ello, desde la compañía valenciana de limpieza y desinfección industrial Cleanity consideran que, como consecuencia de la pandemia, “en los próximos años los protocolos de higiene y desinfección van a ser una prioridad para las compañías”.

Así lo asegura Antonio Alberola, director de producto y calidad de esta empresa, fundada en el 2006 con el objetivo de ofrecer soluciones de limpieza e higiene en el sector industrial. Con el paso de los años, la compañía ha consolidado su compromiso con la I+D+i y desarrollado un portfolio de productos y servicios para dar una respuesta completa a las necesidades de la limpieza industrial. Siempre con el foco puesto en el desarrollo de nuevas líneas de investigación innovadoras en ámbitos como los biofilms, la eliminación de olores o los alérgenos.

En el año 2013 la empresa realizó una fuerte apuesta con el diseño de CleanProcess, un método 360º para controlar todo el proceso de limpieza. Este último año ha sido especialmente significativo para Cleanity, debido a la situación actual provocada por la pandemia, que ha trabajado para consolidarse como un referente en desinfección de espacios y el desarrollo de servicios de consultoría para establecer los protocolos más efectivos frente a la Covid-19. 


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

– Acontecimientos como la propagación del coronavirus, han vuelto a encender la voz de alarma en todo el mundo y a poner en el candelero aspectos como la seguridad alimentaria, el diseño higiénico, etc. Desde vuestro punto de vista como especialistas, ¿qué opinión nos podéis aportar?

A nivel general, es importante destacar que la crisis del coronavirus ha sido una crisis sanitaria que en ningún momento ha derivado a una alerta alimentaria. Obviamente, este año se ha producido un cambio mundial en la percepción del mundo de la higiene y la desinfección, la imagen que se tenía sobre esta cuestión antes del 2020 ha cambiado por completo.

“Los protocolos para la seguridad alimentaria han funcionado”

En el caso de la industria alimentaria y el canal Horeca, los protocolos que ya se tenían implantados para garantizar la seguridad alimentaria han funcionado y se han reforzado todavía más. Lo novedoso ha sido la incorporación de una mayor atención a los trabajadores de otras áreas de la empresa, como puede ser el caso de las oficinas, haciendo que procesos que antes eran obligatorios en las zonas de producción -como el lavado y desinfección de manos, el uso de pasos higiénicos para limpiar el calzado, etc.- hayan sido adoptados por el resto de los trabajadores.

A nivel particular, en Cleanity hemos experimentado un aumento del interés por las nebulizaciones, una forma de asegurar la limpieza, especialmente en aquellas zonas de difícil acceso, por la que han apostado muchas empresas. Otro de los focos que ha concentrado ese nuevo interés es el de las formaciones de los trabajadores en materias vinculadas a la higiene.

Estamos convencidos, y así empezamos a verlo, que en los próximos años los protocolos de higiene y desinfección van a ser una prioridad para las compañías.

¿Cómo os habéis volcado y trabajado con vuestros clientes?

Durante los meses más duros de la pandemia hemos trabajado sin descanso, nuestros equipos no han parado y hemos reforzado turnos para que ningún cliente quedara sin atender. Nos hemos volcado en atender las necesidades de nuestros clientes, sabiendo que nos necesitaban más que nunca.

Hemos estado a su lado para proporcionarles soluciones de higiene, reforzando los equipos para realizar limpiezas y nebulizaciones que les permitieran continuar con su tarea diaria cuando, ante situaciones puntuales de desabastecimiento, estas industrias se vieron obligadas a aumentar su producción a principios de la pandemia.

Desde nuestro nacimiento, en Cleanity hemos apostado por forjar relaciones estables y duraderas con nuestros clientes y esta crisis nos ha permitido reforzar esos lazos, trabajando codo con codo para garantizar el suministro de alimentos seguros.

 En general, ¿cómo se ha reforzado y crecido el servicio de limpieza completa y la gestión de residuos en la industria agroalimentaria?

En los últimos años, la industria de la alimentación ha experimentado un desarrollo exponencial y por ello ha pasado a requerir servicios de limpieza integrales y completos. Para responder a esta necesidad nació nuestro servicio CleanProcess. Se trata de un método 360º en el que se implican todas las áreas de nuestro equipo: desde el análisis del espacio hasta la implementación de un plan de limpieza adaptado a las características de cada cliente, el servicio de limpieza, la retirada de los residuos generados, hasta su evaluación y la mejora constante.

Nuestro equipo trabaja intensamente para ofrecer planteamientos integrales de higiene en áreas como implantación de productos, EPIS (equipos de protección individual), redacción de guías, cursos a medida, equipos o manipulación de productos químicos y en todas las superficies de una industria (zona de trabajo, salas de materias primas, elaboración, procesado, envasado, almacenamiento y transporte).

Nueva planta en Buñol

En el campo de la gestión de residuos, acabamos de inaugurar una nueva planta de tratamiento situada en la localidad de Buñol (Valencia) con capacidad para la gestión de residuos, tanto los de carácter peligroso como los clasificados como no peligrosos. Su envergadura nos permite multiplicar por tres nuestra capacidad de gestión en este campo.

– Otro de los temas de interés son las alergias alimentarias.  En este sentido, ¿cómo trabajáis con la industria alimentaria que debe implementar las prácticas adecuadas para evitar la contaminación cruzada? ¿Con qué productos o sistemas contáis para controlar y analizar estos peligros o puntos críticos que se pueden dar en la industria?

Las alergias son un tema que ocupa y preocupa a la industria alimentaria, no solo por las posibles implicaciones derivadas de un incorrecto etiquetado o la aparición de alérgenos no declarados por una contaminación cruzada, sino porque la dieta de exclusión es la única medida que puede tomar una persona alérgica y por ello la industria trabaja para asegurar la presencia de alimentos libres de ciertos alérgenos que permitan su consumo a toda la población afectada.

En este sentido. desde Cleanity hemos desarrollado soluciones específicas para la eliminación de alérgenos en industria alimentaria como Alerclean, un desengrasante enzimático que asegura la eliminación de los tres alérgenos que provocan más del 75% de retiradas de alimentos en España.

Protocolos de limpieza para una correcta eliminación de alérgenos

También trabajamos junto con las empresas en el establecimiento de protocolos de limpieza que aseguren una correcta eliminación de alérgenos. Además, nuestro servicio de auditorías examina todos los pasos involucrados en el proceso productivo, desde la homologación de proveedores hasta el uso de sistemas de producción en planta o la formación de los trabajadores, permitiendo detectar de manera estandarizada puntos de mejora en los procesos de nuestros clientes.

Por último, tenemos un convenio con la Federación de Asociaciones de Celiacos de España (FACE), con la que colaboramos activamente a través de diversas actividades, entre ellas la participación en el Manual de Buenas Prácticas para la Restauración sin Gluten, donde Cleanity tenía mucho que aportar después de años de estudio para obtener soluciones efectivas que eviten la contaminación cruzada en cocinas profesionales.

– ¿En qué otras líneas de acción están centrada la compañía en materia agroalimentaria a tenor de los nuevos hábitos de vida?

Nuestra compañía está centrada en ofrecer soluciones de higiene cada vez más sostenibles. Para ello hemos potenciado estos últimos años la gama bio, con productos enzimáticos, más respetuosos con el medio ambiente y que aportan un plus, como la lucha contra biofilms, la eliminación de alérgenos o la neutralización de biocidas.

 – No solo la industria, también el sector de la restauración /canal horeca debe ir de la mano en todas estas cuestiones. ¿Estáis colaborando en este campo?

Por supuesto, trabajamos intensamente para lograr unos estándares de calidad y seguridad alimentaria en el canal Horeca similares a los que encontramos en la industria alimentaria. Se trata de un sector caracterizado por unas elevadas exigencias que requieren del desarrollo de soluciones muy específicas para garantizar la tranquilidad y satisfacción de los clientes de estos establecimientos.

Para ello, colaboramos con diversas asociaciones y federaciones (FEDACOVA, FACE, Quimacova, ANICE) ofreciendo formaciones a sus asociados en aspectos relevantes como la erradicación de la listeria, las correctas prácticas de higiene, etc.

Productos enfocados a restaurantes u hoteles

Además, ya sabemos que una de las nuevas demandas que nos dejará la pandemia será la de clientes que quieran consumir alimentos seguros en espacios seguros. Pensando en estos requerimientos contamos con gamas de producto enfocadas a cubrir las necesidades de restaurantes, bares, hoteles o cafeterías.

 – Más allá de la industria alimentaria que ha sido vuestro motor de crecimiento, cuéntanos cómo se ha diversificado y crecido la empresa y los servicios que presta…

La empresa siempre ha tenido como foco la industria alimentaria y ese es nuestro ámbito natural de desarrollo. Hemos arrancado el año poniendo en marcha tres nuevas divisiones de negocio, una de ellas, Cleanity Services está destinada a ofrecer equipos especializados que implanten las soluciones con la mayor garantía. También hemos desarrollado Cleanity Recycling, responsable de gestionar los residuos, el reciclaje, así como del desarrollo de las nuevas políticas de medio ambiente que llevan a cabo desde la compañía. Y, por último, Cleanity Solutions, es el área que engloba las soluciones diseñadas para garantizar a la industria alimentaria la máxima seguridad en el proceso de manipulación de alimentos. En todos los casos partimos de un conocimiento muy alto del sector alimentario, y es ahí donde tenemos nuestro expertise y centramos nuestras operaciones.

Esta nueva organización obedece, por un lado, al crecimiento de la compañía, tanto en servicios como en el desarrollo de soluciones, y, por otro, a nuestro deseo de ser cada vez más eficaces y ofrecer soluciones globales a las necesidades de nuestros clientes.

 – Háblanos un poco de vuestros retos como la importancia del I+D, de reforzar el respeto al medio ambiente en todas vuestras actuaciones…

Desde los orígenes de la compañía, la apuesta por la I+D+i ha sido constante. Necesitamos estar a la vanguardia, ya que nuestro mercado se mueve muy rápidamente, con constantes innovaciones, nuevos lanzamientos, nuevas maneras de fabricar y nosotros hemos de estar siempre un paso por delante, para asegurar la limpieza y desinfección de las instalaciones donde se fabrican los alimentos que el consumidor tendrá a su disposición mañana.

Esta visión nos ha permitido desarrollar productos innovadores y sostenibles. En este sentido, creamos la gama Cleanity Bio para controlar y eliminar los biofilms a base de soluciones sostenibles que aprovechan la tecnología enzimática; la línea Caps que ofrece soluciones en formato hidrosoluble para optimar al máximo los consumos, minimizar el impacto medioambiental y facilitar el transporte o nuestro último lanzamiento Neutra Q4 que neutraliza los amonios en todo tipo de aguas y limita el efecto de estos en el medioambiente.

– Cuéntanos más detalles sobre la nueva planta de Buñol.

Se trata de una planta muy avanzada que va a permitir aunar en un único recinto el almacenamiento y valorización de materiales peligrosos y no peligrosos facilitando la logística y minimizando el impacto medioambiental de las operaciones.

Inversión superior a los 300.000 euros

La planta tiene una superficie total de 8.650 m2, con una superficie cubierta de 700m2 destinados a residuo peligroso y 750m2 destinados a residuos no peligrosos, su amplitud le permite almacenar hasta 100Tn de residuos peligrosos y 200Tn de residuos no peligrosos. La inversión realizada para ponerla en marcha ha sido de más de 300.000 euros.

La gestión y el control de residuos es una de las áreas de trabajo prioritarias para la empresa, que innova constantemente para formular sus productos en formatos que permitan reducir al máximo el consumo de plástico, así como en el diseño de soluciones que den respuesta a los procesos de postlimpieza, como es el caso de las fórmulas biodegradables que generan menos residuos tóxicos.

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.