Inicio sesión E3 TV Revista E3 Eventos E3 Editorial E3 Newsletter Suscripción revista 5€/mes
Economía 3 menú
Newsletter Suscripción revista 5€/mes

El próximo jueves Ashocas convoca una caravana protesta para exigir ayudas

Las protestas continuarán todos los jueves hasta que el sector sea escuchado. La primera demanda es conocer el detalle del plan de ayudas previsto por el Consell para los sectores más afectados

Publicado el:
mesas de terraza en hostelería vacías

El próximo día 21, la Asociación de Hosteleros de Castellón (Ashocas) iniciará su calendario de movilizaciones contra las restricciones impuestas por el Gobierno de la Generalitat a la actividad del sector.

En concreto la protesta consistirá en una caravana de vehículos que atravesará la ciudad para dejar constancia de su descontento. Además está previsto que a los hosteleros se les sumen otros colectivos, como proveedores o repartidores.

La idea es desarrollar una caravana protesta todos los jueves “hasta que nos hagan caso”, según ha puesto de relieve el presidente de Ashocas, Álvaro Amores, después de haber celebrado este miércoles tarde una junta directiva extraordinaria.

En cualquier caso, los hosteleros no descartan nuevas formas de presión con el objetivo de lograr algo de oxígeno para un sector que sigue sufriendo con dureza los efectos de la crisis.

En este sentido, Amores ha reclamado en reiteradas ocasiones conocer las bases del plan de ayudas anunciado por el president Puig para los sectores más afectados que todavía no ha sido concretado.

Según los hosteleros de la Comunitat, podría cifrarse en un 80% la caída de ingresos derivada de la obligación del cierre de los establecimientos a las 17 horas. Es más, insisten en que, si el sector continúa ahogado “más del 30% de los bares y restaurantes de la provincia se verán obligados a cerrar con la consiguiente destrucción de empleo que ello puede generar, con miles de familias en la provincia afectadas”.

A juicio del presidente de esta patronal que agrupa a más de 200 hosteleros de Castellón “las pérdidas son millonarias y las constantes restricciones no hacen más que criminalizar a un sector que hasta ahora ha cumplido escrupulosamente con todas las normativas”, confirma.