El motosharing valenciano ante la covid-19

El motosharing valenciano ante la covid-19

Las empresas de motosharing asentadas en València empezaban a recobrar la actividad tras la situación vivida durante la primera oleada del coronavirus. Sin embargo, en esta segunda ola, las restricciones a la movilidad, así como las medidas adoptadas en hostelería y ocio siguen lastrando la actividad del sector sharing valenciano. Así lo explican empresas como Yego, Electric Molo o eCooltra.

En esta línea, Electric Molo, la startup valenciana de motos compartidas eléctricas por suscripción, ha tomado la decisión de suspender temporalmente su servicio en la ciudad de València debido a la crisis sanitaria del coronavirus y las medidas restrictivas que siguen vigentes. “Debido a la situación actual y a las restricciones de movilidad, hemos decidido suspender temporalmente el servicio a partir del 28 de noviembre”, exponen fuentes de Electric Molo consultadas por Economía 3. Añaden que aprovechan el momento para “poder realizar unas mejoras del servicio que nos ayudarán a ofrecer una mejor experiencia”.

En concreto, como explican en su blog, se centrarán en mejorar su app para que sea “más estable e intuitiva”, así como generar nuevos servicios a la medida de sus usuarios y añadir vehículos a su flota. Por el momento, la startup valenciana cuenta con 300 motos eléctricas en la ciudad equivalentes a 125 cc. Motocicletas que han seguido activas durante el periodo de confinamiento y las posteriores fases de desescalada, como destacan desde la compañía. “Hemos sido la única empresa que ha mantenido el servicio ya que muchos usuarios utilizan las motos como medio de transporte principal, sobre todo para ir y volver del trabajo”, aseveran.


Suscríbete gratis a nuestra Newsletter
Y recibirás en exclusiva la actualidad económica y empresarial.

Por su parte, eCooltra, que cuenta con 540 motos en la Comunitat Valenciana, apunta que la reducción de la movilidad general de los ciudadanos sigue repercutiendo en la actividad de la empresa. “Desde el confinamiento de primavera y hasta ahora, en Valencia hemos visto que los niveles de facturación han descendido ligeramente comparado con el mismo periodo de 2019”, señala Oriol Marimón-Clos, CEO de eCooltra y añade que “teniendo en cuenta que esto obedece a una reducción de toda la movilidad en general, entendemos que cuando se recuperen todas las actividades lograremos estar a niveles como los de 2019”.

En este sentido, indica Marimón-Clos que esperan alcanzar los niveles de actividad del año pasado a partir de Semana Santa, aunque para el caso concreto de la capital del Turia indica que “a ver si logramos que para Fallas la cosa ya se anime y después no decaiga”.

electric-molo

Motos eléctricas de Electric Molo.

Yego empezaba el año ampliando su flota en València. Pasaba de 250 motos a 520 en marzo, justo antes de que se decretase el estado de alarma. Unos planes de expansión que han sufrido el impacto de la pandemia. “Durante el confinamiento nuestra facturación y nuestros trayectos cayeron prácticamente en su totalidad. Solo mantuvimos algún trayecto residual, pero nunca llegamos a cerrar”, explica Elio Martínez, city mánager de Yego en València, quien relata que mantuvieron el servicio para aquel personal esencial que continuaba yendo al trabajo durante el confinamiento.

Expone que la crisis del coronavirus ha supuesto una bajada del 95-98 % de la facturación de Yego en los meses de confinamiento. A partir de mayo empezaron a crecer, hasta llegar a julio, mes en el que alcanzaron los mismos números que antes de la pandemia. “De julio a septiembre registramos un aumento de usuarios del 17%, y un +44% de trayectos respecto al mismo periodo del año anterior”, expone Martínez.

Moto de Yego por València. Foto: @Yegovalencia.

Señala que a partir de verano recuperaron la actividad normal pero las medidas que se han ido implantando para restringir el movimiento de las personas, así como las limitaciones en sectores como la hostelería o el turismo han dificultado la recuperación completa del sector. “De octubre hasta hoy hemos notado de nuevo una frenada a ese crecimiento, debido a la climatología, pero sobre todo a las nuevas restricciones”, apunta el city mánager de Yego.

Pese a ello, agradece que la Comunitat Valenciana sea de las que menos restricciones tiene. “Somos una de las comunidades menos afectadas por las restricciones y eso nos permite mantener un nivel bastante bueno de trayectos. En Barcelona, en cambio, sí que hemos notado el golpe”, expone Martínez.

Apunta que es difícil gestionar la incertidumbre ya que “en cada nueva restricción notamos las diferencias” pero que, en València, Yego “sigue con sus planes” y asegura que mantendrán el empleo. “Lo que intentamos es controlar mucho más el gasto y ganar en productividad. Por el momento no hemos dejado de hacer nada de lo que íbamos a hacer en València”, concluye Elio Martínez.


Mantente informado cada día con nuestra newsletter. Suscríbete gratis.

coronito

LANTANIA: el futuro en construccion tren-300
LANTANIA: el futuro en construccion campo solar-300

Dejar una respuesta

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.