Infraestructuras medioambientales

El futuro del vertedero de Reciplasa provoca un conflicto entre Onda y Vila-real

La decisión de Onda de subastar los terrenos anexos de la planta de tratamiento de RSU hace que Vila-real amenace con no depurar las aguas industriales ondenses

Instalaciones de tratamiento de RSU de Reciplasa en Onda.

El futuro de la planta de tratamiento de residuos sólidos urbanos (RSU) de Reciplasa, en Onda, que sirve a los 44 municipios integrantes del Plan Zonal II condiciona  la posibilidad de que este municipio pueda tratar las aguas industriales en la depuradora mancomunada de Vila-real. Mientras Onda, gobernada por el PP y miembro de Reciplasa, decidió sacar a subasta los terrenos anexos a la planta, lo que condicionaba su necesaria ampliación, en Vila-real, con gobierno socialista, amenazan con no tratar las aguas de las posibles empresas que se ubiquen en esos terrenos.

Superadas las primeras semanas de polémica, el consejo de Administración de Reciplasa ha apelado al diálogo y aceptado la propuesta de Onda de sentarse a dialogar y buscar una salida. Algo más cercano tras quedar desierta la citada subasta.

Onda y Vila-real tienen representación en el consejo de administración de Reciplasa y son conocedores de que la colmatación del actual punto de vertido de la empresa en Onda obliga a su cierre y hace preciso ampliar el terreno para poder seguir vertiendo los rechazos procedentes de la planta de tratamiento y reciclaje. Sin embargo, el consistorio ondense quiere llevar adelante el plan de captación de nuevas inversiones Onda Logistic y podría levantarse en los terrenos anejos al vertedero, un suelo municipal que va a salir a subasta.

Esta situación propició la reacción del alcalde de Vila-real, José Benlloch, quien anunció que “mientras Onda siga bloqueando el correcto tratamiento de las basuras de Vila-real y toda la zona, nosotros también tendremos que velar por la defensa y los intereses de nuestros territorios”.

Este enfrentamiento daba al traste con años de consenso en la toma de decisiones en el seno de Reciplasa, fruto del cual se adoptó la decisión de construir la planta de residuos en Onda y llevar la Estación Depuradora de Aguas Residuales (EDAR) mancomunada de Vila-real-Onda-Betxí-les Alqueries al primero de estos municipios.

Reciplasa aceptó en la reunión de su consejo de administración del pasado miércoles la oferta de diálogo recibida desde el Ayuntamiento de Onda. Diálogo para buscar una solución al futuro de los terrenos adyacentes a la planta de Onda que albergan parte del vertedero y son de propiedad municipal tras finalizar el arrendamiento por parte de la firma con la colmatación del vertedero y la clausura de las instalaciones.

El consejo de  Adminnistración de Reciplasa, con mayoría de  alcaldes socialistas, los mismos que gobiernan los municipios más poblados de la provincia y los más importantes del área azulejero, recordó a través de su presidente, Ignasi Garcia, que “esta es la cuarta petición de diálogo que llevamos a cabo, por lo que pedimos por favor a la alcaldesa que atienda nuestra solicitud para que entre todas las partes podamos encontrar una solución favorable”. Y añade que “somos conscientes de que nuestra empresa pública, de la cual Onda es accionista, es la mejor situada para llevar a cabo el mantenimiento y la vigilancia de este vertedero clausurado”.

El problema de los terrenos que estaban en régimen de alquiler por parte de Reciplasa se remonta finales de 2019 cuando ésta quiso negociar con el consistorio para adquirir los terrenos anexos y vitales para el futuro de la planta. Pero el Ayuntamiento de Onda sacó a subasta los terrenos sin contar con la gestora de los residuos, que pidió la paralización de la subasta. Un procedmiento que acabó desierto. Tras el cual ambas partes buscan de nuevo puntos de encuentro por la vía del diálogo.

Suscríbete a nuestra newsletter