Reacciones paro

Randstad califica los buenos registros laborales como “inicio de la recuperación”

La CEOE reclama intensificar las medidas ya adoptadas para aportar adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza

Archivado en: 

EFE/Mariscal

Un análisis de Randstad Research ha destacado que los registros del mercado de trabajo en el mes de julio de este año reflejan un comportamiento muy positivo, lo que constituye un efecto ‘rebote’ después de tres meses inusualmente negativos para el mercado laboral, con fuertes descensos de la afiliación y crecimientos del paro registrado. Tanto la afiliación como el paro han mejorado sustancialmente las cifras del mismo mes en años previos.

Asimismo, la contratación también se ha visto afectada y se ha reducido a ritmos interanuales intensos, aunque menores a los de los meses previos. Finalmente, el número de personas afectadas por ERTE es de 1,18 millones, después de una reducción de más de 700.000 durante el mes de julio.

La afiliación a la Seguridad Social en julio aumentó en 161.217 personas, un incremento de un 0,89 %, el mejor comportamiento en dicho mes desde 2005. La serie desestacionalizada refleja un significativo aumento en julio y la variación interanual se sitúa en un -3,83 %. La cifra total de afiliados se sitúa en los 18,79 millones de personas.

Asimismo, la contratación creció un 32,47 % respecto a junio, con un total de 1,54 millones de contratos. En comparación con el mes anterior, el aumento de la contratación se ha producido tanto en la indefinida (+23,35 %) como en la temporal (+33,47 %). En términos interanuales, la contratación indefinida cayó un 24,02 % mientras que la temporal descendió un 30,03 % respecto a las cifras de julio de 2019, lo que refleja todavía el fuerte impacto en la contratación de la paralización económica como consecuencia de la crisis de la COVID-19.

Por otro lado, el paro registrado descendió en julio en 89.849 personas (-2,33 %), lo que supone el mejor julio de la serie desde 1997. En términos desestacionalizados el dato es también positivo, aunque la reducción del desempleo es ligeramente inferior. La cifra total de parados registrados queda situada en los 3,77 millones.

Por su parte, la CEOE ha pedido intensificar las medidas ya adoptadas para aportar adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza a través del diálogo social. Así, pese a la caída del desempleo, ha apuntado que “los datos desestacionalizados evidencian que, en España, se ha recuperado tan solo el 17,38 % del empleo perdido durante la crisis de la COVID-19”. “Los datos reflejan que, en un año, el desempleo se ha incrementado en 761.601 personas y hay 747.656 afiliados menos, cifras todas ellas muy preocupantes si tenemos en cuenta la paralización de la demanda de sectores clave, como el turismo, y las incertidumbres que se ciernen sobre la economía española tras el paréntesis estival”, ha expresado.

En este escenario, ha considerado que los efectos de la crisis sanitaria obligan a intensificar las medidas adoptadas para aportar adaptabilidad, seguridad jurídica y confianza a las empresas y a los inversores, instrumentadas a través del diálogo social, en una situación “tan excepcional como la actual”.

Suscríbete a nuestra newsletter