Crisis coronavirus

Aitex crea una bata quirúrgica con más protección ante líquidos y patógenos

Mejora la estructura textil y el proceso de acabado para que el tejido cumpla con las especificaciones de uso y se maximice el confort respecto a las actuales batas

EFE/Marcial Guillén

El Instituto Tecnológico del Textil (Aitex) está desarrollando tejidos esterilizables para batas quirúrgicas y de protección mejorados, en cuanto a penetración de líquidos y patógenos tipo [PB]4-B, a partir de soluciones textiles técnica y económicamente viables. Así lo explica María Blanes, responsable del grupo de investigación acabados técnicos, salud y cosmética del centro tecnológico, quien precisa que se desarrolla partiendo de los requisitos establecidos en la Normas EN 13795 y EN 14126.

Este proyecto es uno de los seleccionados por la Conselleria de Innovación para la lucha contra el coronavirus. Blanes detalla que, para conseguir tejidos de protección mejorada ante líquidos y patógenos, están llevando a cabo dos líneas de trabajo. La primera se centra en la producción de hilo multifilamento bicomponente de poliéster (PET) de diferentes puntos de fusión y la segunda en la aplicación y estudio de diferentes acabados sobre el tejido.

aitex

Proyecto innovación Aitex

En concreto, Blanes detalla que trabajan en la producción de hilo multifilamento bicomponente de poliéster (PET) de diferentes puntos de fusión mediante extrusión multifilamento para la posterior operación de tejeduría. Así, estudiarán las diferentes variables que influyen en el producto final, como son la cantidad hilo, la estructura del tejido y su ligamento, llevando a cabo un estudio de optimización de todos los procesos y fases hasta obtener el tejido previo a su acabado, que será “viable, tanto técnica como económicamente”.

Asimismo, también estudian la aplicación de diferentes acabados sobre el tejido, ya sean procesos térmicos (calandrado), incluyendo la laminación con adhesivos hotmelt y membranas barrera, o químicos, “con el fin de mejorar las propiedades intrínsecas del tejido frente a agentes externos, incluidos microorganismos, y cumplir así con los requerimientos exigidos para el producto final y su aplicación”.


Blanes explica que ya se han realizado las primeras estructuras tejidas de poliéster y sus laminados; además de acabar los tejidos con algunos productos biocidas

La investigadora resalta que la diferencia con los Equipos de Protección Individual (EPI) actuales se encuentra en la mejora de la estructura textil y en el proceso de acabado para que el tejido llegue a cumplir con las especificaciones de uso de ambas normas y se maximice el confort. Además, indica que este tipo de artículos tienen una durabilidad mínima de un año de uso, por lo que los ensayos que exige la normativa para su certificación se hacen tanto en original como tras 50 lavados, correspondientes a las 52 semanas al año, presuponiendo un lavado a la semana.

maria-blanes-aitex

María Blanes, de Aitex

Por otro lado, expresa que el proyecto termina el 31 de diciembre del 2020 y subraya que actualmente ya se han realizado las primeras estructuras tejidas de poliéster, así como sus posteriores laminados. “También se han acabado los tejidos con algunos productos biocidas, con el objetivo de evaluar si tienen o no capacidad antiviral. Las caracterizaciones asociadas a estos tejidos son largas, así que de momento estamos pendientes de los diferentes resultados”, explica.

“En el proyecto, se optimizarán los prototipos y se preparan fichas técnicas en las que se incluirán todas las especificaciones y requisitos de fabricación que estos cumplen, con el objetivo de que las empresas puedan explotar los resultados a partir de 2021”, apunta Blanes. A este respecto, añade que Aitex pondrá a disposición de sus asociados esta información mediante el uso de los medios de difusión habituales, como puede ser la revista técnica del centro de investigación, precisa.

Además, comenta que estos equipos de protección podrán utilizarse cuando termine la emergencia sanitaria, pues cumplirán con los requisitos específicos requeridos. Respecto a la financiación recibida por parte de la Conselleria de Innovación -60.500 euros-, Blanes admite que “en ningún caso” es suficiente para completar el desarrollo del proyecto, aunque añade que están “muy agradecidos de la ayuda que supone”.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter