El proyecto construirá una red de investigación que proporcionará la base científica para afianzar una Inteligencia Artificial responsable, fiable, segura y transparente

La CE reconoce al Instituto VRAIN como centro de excelencia en investigación en IA

El Instituto VRAIN de la UPV es uno de los socios del proyecto TAILOR, una de las cuatro redes europeas de Centros de Investigación de Excelencia en IA

Vicent Botti, director del Instituto Valenciano de Investigación en Inteligencia Artificial (VRAIN). Foto: Archivo E3.

El Instituto VRAIN de la Universitat Politècnica de València (UPV) ha sido reconocido por la Comisión Europea como centro de excelencia en investigación en Inteligencia Artificial. Este centro de la UPV participará en el proyecto europeo TAILOR, una iniciativa clave para el futuro de la Inteligencia Artificial en Europa.

La IA es una tecnología es esencial para responder a muchos de los enormes desafíos a los que nos enfrentamos. Tiene un gran impacto en la nuestra vida cotidiana; sin ir más lejos, hoy es clave en la gestión y respuesta frente a la COVID19. Y tendrá también una incidencia enorme en todos los sectores empresariales. Y el proyecto TAILOR ayudará a hacer frente a todos estos desafíos.

TAILOR fue recientemente aprobado por la Comisión Europea en el marco de la acción Towards a vibrant European Network of AI Excellence Centres (Hacia una red de centros de excelencia en IA). El objetivo de esta acción es desarrollar redes de centros de excelencia con el fin de impulsar la capacidad de investigación en Europa y la condición de Europa como potencia investigadora de la IA y hacerla atractiva para los científicos y los nuevos talentos. También se espera que esta iniciativa contribuya al desarrollo de una Inteligencia Artificial ética y fiable, la marca de la IA “made in Europe”.

Pero, para aprovechar todas las oportunidades que brinda y minimizar los riesgos, es necesario una IA fiable, centrada en el ser humano, que genere confianza y no dudas.  Europa está dando importantes pasos en este sentido, para convertirse en el centro mundial de la IA confiable. Y a ello responde, precisamente, TAILOR.

En el proyecto, impulsado por la red internacional CLAIRE –a la que pertenece la UPV- participan un total de 55 socios europeos, tanto universidades, como centros tecnológicos y empresas, referentes internacionales todos ellos en el campo de la Inteligencia Artificial. Y entre estos socios, se encuentra el Instituto VRAIN de la UPV. De España, participan también Instituto de Investigación en Inteligencia Artificial (IIIA) del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), la Universitat Pompeu Fabra y la Universidad de Málaga.

“La fiabilidad sigue requiriendo una importante investigación básica. El propósito de TAILOR es construir una sólida red de investigación que proporcionará la base científica para afianzar una  Inteligencia Artificial responsable, fiable, segura y  transparente. El comportamiento de las personas está regulado por numerosas leyes, sin embargo, los algoritmos están sujetos a muy pocas regulaciones. Esto es inapropiado y peligroso, ya que los sistemas de IA interfieren cada vez más en nuestras vidas, a menudo sin nuestro conocimiento. Esto debería estar controlado y TAILOR contribuirá a ese control, a conseguir una IA digna de confianza”, destaca Vicent Botti, director del Instituto VRAIN e investigador principal del proyecto en la Universitat Politècnica de València.

TAILOR establecerá así una hoja de ruta estratégica para el desarrollo de la IA confiable, apoyada en cinco programas de investigación básica. “Cada programa forma entornos virtuales de investigación con muchos de los mejores investigadores de IA de Europa que abordan los principales desafíos científicos identificados en la hoja de ruta”, apunta Vicent Botti. Además, TAILOR impulsará un conjunto de mecanismos de apoyo a la innovación, la comercialización y la transferencia de conocimientos a la industria.

El proyecto, financiado por el programa Horizon 2020 de la Unión Europea, cuenta con un presupuesto de 12 millones de euros y está coordinado por la Universidad de Linköping (Suecia).

Suscríbete a nuestra newsletter