Tecnología ante la crisis sanitaria

Quién forma el equipo de Inteligencia Artificial de Puig en la lucha contra COVID-19

La experta en ciencia de datos, Nuria Oliver, lidera a un grupo de expertos para la coordinación de la inteligencia de datos ante la epidemia de COVID-19

Ximo Puig, Nuria Oliver y Carolina Pascual

La pandemia de la COVID-19 ha planteado desafíos sin precedentes para las sociedades y los gobiernos de todo el mundo. Además de la actuación sanitaria para combatir el virus, las medidas no médicas han demostrado ser también críticas para para retrasar y contener la propagación del virus. En esta línea, la inteligencia de datos resulta fundamental para poder analizar la efectividad de las medidas que ya han sido acordadas, así como para anticipar las que puedan adoptarse en el futuro.

Así lo recoge el decreto aprobado a finales de marzo por la Generalitat para crear la Comisionada de la Presidencia de la Generalitat para la Estrategia Valenciana para la Inteligencia Artificial y, especialmente, “para la coordinación de la inteligencia de datos ante la epidemia por la infección de COVID-19 en la Comunitat Valenciana”, reza el texto. Un equipo multidisciplinar liderado por Nuria Oliver, doctora en Ciencias de la Computación por el MIT, cuyo objetivo es realizar un seguimiento de las actuaciones así como aconsejar, a partir del análisis de los datos, las actuaciones necesarias, sobre todo en el contexto de la propagación del coronavirus.

“Queríamos ver cómo ayudar a tomar las mejores decisiones en base al análisis de datos. Apoyar a la Generalitat para que adopte las mejores políticas públicas”, explica Oliver, quien define al equipo como “un grupo de expertos voluntarios de la sociedad civil trabajando directamente para el president”. La Comisionada de la Presidencia para la Estrategia Valenciana para la Inteligencia Artificial responde directamente ante Ximo Puig, quien recibe todos los días un informe de los análisis realizados por el equipo de IA.

Grupos de trabajo del equipo de IA

Este se divide en tres grupos de trabajo. El primero de ellos se encarga de realizar estudios de movilidad a partir de datos de telefonía móvil facilitados por el INE. Como recogía el estudio ‘Mobile phone data and COVID-19: Missing an opportunity?’ publicado a finales de marzo y que elaboraba la propia Oliver, en colaboración con expertos de todo el mundo, el uso de datos de teléfonos móviles puede ayudar a controlar la pandemia del coronavirus de diversas formas:

  • Mayor acceso a estimaciones de población e información de movilidad previamente no disponibles para permitir comprender mejor las tendencias de COVID-19 y la distribución geográfica.
  • Identificar los factores clave y las consecuencias de implementar diferentes medidas para contener la propagación de COVID-19.
  • Aprovechar los recuentos de población en tiempo real y los datos de movilidad para permitir nuevas capacidades predictivas y permitir evaluar riesgos, necesidades y oportunidades futuras.

Un segundo grupo de trabajo es el encargado de realizar modelos epidemiológicos, es decir, estudiar la dinámica de transmisión de la enfermedad. Y por último, un tercero realiza estudios de diversa índole como medir que proporción de la población habría desarrollado inmunidad a la enfermedad, la elaboración de mapas de riesgo de nuevos brotes o la capacidad de la sanidad, entre otros.

Todos los miembros del equipo, según explica Oliver, tienen conocimientos en Python y el software de estadística R, así como en otras tecnologías de análisis de datos. Se trata de expertos de las diferentes universidades de la Comunitat así como de técnicos de la Generalitat. Entre ellos están Joaquín Huerta (UJI), Antonio Falcó (CEU), Adolfo López (Fisabio), Xavier Barber (UMH) o Miguel Rebollo (UPV), entre los más de 30 expertos que conforman el equipo.

Según expresa Nuria Oliver, los días de trabajo durante la pandemia son “ágiles e intensos”. Todos los días mantienen reuniones y elaboran resúmenes con los resultados y los aspectos más destacados que entregan a presidencia. Cuentan, señala la experta en datos, con sistemas de seguridad y controles de acceso a los datos. Además han firmado acuerdos de confidencialidad y de ética para tratar correctamente los datos que obtienen.

coronito

Suscríbete a nuestra newsletter